El homenaje de Martha Figueroa a Luis Miguel

DALLAS, Texas -- Para coincidir con la celebración de los 30 años de la carrera artística de Luis Miguel, la periodista mexicana Martha Figueroa publicó a mediados de noviembre Micky. Un tributo diferente, un libro que contiene anécdotas y detalles novedosos en torno a la vida del escurridizo cantante y que son narrados en un tono muy poco solemne pero con gran precisión por la versátil comunicadora.

"Al principio me quise poner un poco seria, pero después lo empecé todo otra vez, porque yo no soy así", detalló Figueroa en una entrevista desde Miami para Hoy Dallas. "A veces sentía que me estaba riendo mucho y me preocupaba, pero creo que resultó un libro digerible y que la gente está disfrutando".

Figueroa se distinguió desde sus inicios como periodista televisiva por su espontaneidad y cierto libertinaje para comentar sobre las figuras más prominentes del mundo del espectáculo en México: En el programa "Ventaneando", la irreverencia de la mayoría de sus conductores, en 1996 tomó por sorpresa al público y a los artistas (a quienes llamaban luminarias, en contraste con el típico adjetivo de estrellas). Fue un estilo que después marcó tendencia en la cobertura del mundo del entretenimiento en la televisión de habla hispana del continente americano.

Pero en Micky. Un tributo diferente, las cosas son muy distintas. Como el título lo indica, se trata primordialmente de un homenaje que Figueroa le rinde a quien considera el mejor cantante latino, y lo hace a corazón abierto pero con muchísimos elementos contundentes: llámense entrevistas, fotos y recuerdos,  eso sí, sin meterse en grandes problemas o despertar nuevas polémicas. Es un trabajo por el cual está muy tranquila y al que no quiso darle tintes sensacionalistas, ni siquiera en el afán de lograr mayores ventas, según sus propias palabras; aunque el gran ingrediente que no pudo dejar afuera fue su estilo holgado y poco serio, ya que narra sus peripecias y tropiezos a la hora de estar detrás de Luis Miguel, lo mismo que las grandes alegrías de sus bien logrados encuentros.

"Es un libro que no fue oportunista, porque no se me ocurrió hacerlo de la noche a la mañana", afirma, con cierto orgullo. "Y porque -como muchas personas consideraron, era muy lógico que una persona como yo, que ha seguido tanto tiempo a Luis Miguel publicara algo sobre él".

Figueroa también acepta que "ahora tiene más cuidado de no meterse en las patas del caballo", aunque admite que su paso por Ventaneando marcó un estilo, que poco después la empezó a aburrir, y decidió por sí misma no hacer tanto "viboreo", sino más bien seguir con el toque de humor pero sin llegar a agredir.

"Al principio fue muy refrescante el atreverse a decir lo que pensábamos, y todos nos imitaban, pero tampoco es bueno, porque después había muchas copias de Ventaneando", recuerda.

Además del tono irónico y desenfadado que han caracterizado su trayectoria como comunicadora, o más bien como parte de esa personalidad, Figueroa se ha declarado desde siempre admiradora de Luis Miguel.

"Soy la persona que soy y no creo que se deba de separar, (lo de reportera y admiradora) aunque hay mucho colegas que se niegan a aceptar que admiran a alguien. Es válido tener admiración: Luis Miguel es la mejor voz latina. Y también soy consciente de que a veces tienes que hacer ciertas cosas para llegar a él y no tengo vergüenza de decirlo, como esa vez que lo esperé horas afuera del Auditorio Nacional", sostiene.

Pero eso no se compara, dice, con los monumentales sacrificios y devoción que las fanáticas que aparecen en el libro han hecho para acercarse a 'El Sol'. Figueroa reconoce que por todo eso, ellas son fanáticas de Luis Miguel y que ella, entonces es fanática de ellas: "es que son un fenómeno fantástico, son personas que darían la vida por el personaje. Que gastan sus ahorros por verlo. Y el sueño de todas es sólo poderse tomar una foto con él".

Además, para Luis Miguel la autora no es una desconocida.

En las páginas del que es su libro debut, Figueroa cuenta abiertamente que en un principio estuvo a punto de pactar con el cantante para una escribir una biografía autorizada, aunque finalmente lo que surgió fue un anecdotario personal, el cual tomó esa forma por razones lógicas, después de recibir el no de muchas personas allegadas a Luis Miguel, a quienes les propuso que dieran su testimonio.

"Es un libro muy mío. Muy personal, que sólo depende de mí, para bien o para mal. Le dije a mucha gente, 'oye, voy a escribir un libro', pero algunos no me creyeron y otros de plano no querían hablar".

Sea o no un libro con la bendición del personaje en cuestión, se trata de un testimonio de primera mano sobre aventuras y triunfos del cantante, lo mismo que de la propia escritora, quien hasta ahora no ha sabido de la reacción de Luis Miguel tras la publicación del libro.

"Ya pedí una cita con él para poderle entregar una copia personalmente", indica.

También finaliza reconociendo que, si Luis Miguel llega a  reconsiderar su postura y le pide que finalmente sea su biógrafa oficial, aceptaría con mucho gusto.

EXTRAS:
*Las influencias de Martha Figueroa en su carrera como comunicadora nunca fueron mujeres, se fijó siempre más en el estilo de Guillermo Ochoa, Jacobo Zabludowski o Raúl Velasco.

*En uno de los capítulos, MF rememora cómo Luis Miguel le contó cuando se entrenó a fondo para marcar sus músculos.

*A Luis Miguel en la época en que solía actuar en Siempre en Domingo le gustaban las canciones de Yuri.

*A pesar de las veces que lo ha entrevistado, MF dice que siempre lo ve distinto a Luis Miguel. "Habla tan pocas veces que todo lo que pueda decir es novedad".

*Es facil entrevistarlo porque no es un tipo extraño o raro como mucha gente imagina, dice MF.

*A MF le gustaría en un futuro ofrecer un taller de periodismo de espectáculos.

Escríbele un correo electrónico a Sandra Velázquez: This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

"Al principio me quise poner un poco seria, pero después lo empecé todo otra vez, porque yo no soy así", detalló Figueroa en una entrevista desde Miami para Hoy Dallas. "A veces sentía que me estaba riendo mucho y me preocupaba, pero creo que resultó un libro digerible y que la gente está disfrutando".

Figueroa se distinguió desde sus inicios como periodista televisiva por su espontaneidad y cierto libertinaje para comentar sobre las figuras más prominentes del mundo del espectáculo en México: En el programa "Ventaneando", la irreverencia de la mayoría de sus conductores, en 1996 tomó por sorpresa al público y a los artistas (a quienes llamaban luminarias, en contraste con el típico adjetivo de estrellas). Fue un estilo que después marcó tendencia en la cobertura del mundo del entretenimiento en la televisión de habla hispana del continente americano.

Pero en Micky. Un tributo diferente, las cosas son muy distintas. Como el título lo indica, se trata primordialmente de un homenaje que Figueroa le rinde a quien considera el mejor cantante latino, y lo hace a corazón abierto pero con muchísimos elementos contundentes: llámense entrevistas, fotos y recuerdos,  eso sí, sin meterse en grandes problemas o despertar nuevas polémicas. Es un trabajo por el cual está muy tranquila y al que no quiso darle tintes sensacionalistas, ni siquiera en el afán de lograr mayores ventas, según sus propias palabras; aunque el gran ingrediente que no pudo dejar afuera fue su estilo holgado y poco serio, ya que narra sus peripecias y tropiezos a la hora de estar detrás de Luis Miguel, lo mismo que las grandes alegrías de sus bien logrados encuentros.

"Es un libro que no fue oportunista, porque no se me ocurrió hacerlo de la noche a la mañana", afirma, con cierto orgullo. "Y porque -como muchas personas consideraron, era muy lógico que una persona como yo, que ha seguido tanto tiempo a Luis Miguel publicara algo sobre él".

Figueroa también acepta que "ahora tiene más cuidado de no meterse en las patas del caballo", aunque admite que su paso por Ventaneando marcó un estilo, que poco después la empezó a aburrir, y decidió por sí misma no hacer tanto "viboreo", sino más bien seguir con el toque de humor pero sin llegar a agredir.

"Al principio fue muy refrescante el atreverse a decir lo que pensábamos, y todos nos imitaban, pero tampoco es bueno, porque después había muchas copias de Ventaneando", recuerda.

Además del tono irónico y desenfadado que han caracterizado su trayectoria como comunicadora, o más bien como parte de esa personalidad, Figueroa se ha declarado desde siempre admiradora de Luis Miguel.

"Soy la persona que soy y no creo que se deba de separar, (lo de reportera y admiradora) aunque hay mucho colegas que se niegan a aceptar que admiran a alguien. Es válido tener admiración: Luis Miguel es la mejor voz latina. Y también soy consciente de que a veces tienes que hacer ciertas cosas para llegar a él y no tengo vergüenza de decirlo, como esa vez que lo esperé horas afuera del Auditorio Nacional", sostiene.

Pero eso no se compara, dice, con los monumentales sacrificios y devoción que las fanáticas que aparecen en el libro han hecho para acercarse a 'El Sol'. Figueroa reconoce que por todo eso, ellas son fanáticas de Luis Miguel y que ella, entonces es fanática de ellas: "es que son un fenómeno fantástico, son personas que darían la vida por el personaje. Que gastan sus ahorros por verlo. Y el sueño de todas es sólo poderse tomar una foto con él".

Además, para Luis Miguel la autora no es una desconocida.

En las páginas del que es su libro debut, Figueroa cuenta abiertamente que en un principio estuvo a punto de pactar con el cantante para una escribir una biografía autorizada, aunque finalmente lo que surgió fue un anecdotario personal, el cual tomó esa forma por razones lógicas, después de recibir el no de muchas personas allegadas a Luis Miguel, a quienes les propuso que dieran su testimonio.

"Es un libro muy mío. Muy personal, que sólo depende de mí, para bien o para mal. Le dije a mucha gente, 'oye, voy a escribir un libro', pero algunos no me creyeron y otros de plano no querían hablar".

Sea o no un libro con la bendición del personaje en cuestión, se trata de un testimonio de primera mano sobre aventuras y triunfos del cantante, lo mismo que de la propia escritora, quien hasta ahora no ha sabido de la reacción de Luis Miguel tras la publicación del libro.

"Ya pedí una cita con él para poderle entregar una copia personalmente", indica.

También finaliza reconociendo que, si Luis Miguel llega a  reconsiderar su postura y le pide que finalmente sea su biógrafa oficial, aceptaría con mucho gusto.

EXTRAS:
*Las influencias de Martha Figueroa en su carrera como comunicadora nunca fueron mujeres, se fijó siempre más en el estilo de Guillermo Ochoa, Jacobo Zabludowski o Raúl Velasco.

*En uno de los capítulos, MF rememora cómo Luis Miguel le contó cuando se entrenó a fondo para marcar sus músculos.

*A Luis Miguel en la época en que solía actuar en Siempre en Domingo le gustaban las canciones de Yuri.

*A pesar de las veces que lo ha entrevistado, MF dice que siempre lo ve distinto a Luis Miguel. "Habla tan pocas veces que todo lo que pueda decir es novedad".

*Es facil entrevistarlo porque no es un tipo extraño o raro como mucha gente imagina, dice MF.

*A MF le gustaría en un futuro ofrecer un taller de periodismo de espectáculos.

Escríbele un correo electrónico a Sandra Velázquez: This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.