El homenaje de la escritora mexicana Cristina Rivera Garza a su única hermana

"La decisión (suya) fue que ella no tendría una vida sin él. Hace apenas un año decidí abrir las cajas donde depositamos las pertenencias de mi hermana. Su voz atravesó el tiempo y, como la de tantas mujeres desaparecidas y ultrajadas en México, demandó justicia". –Cristina Rivera Garza

"El invencible verano de Liliana" (Vintage Español, 2023) es un breve retrato de familia, una memoria y una denuncia, todo al mismo tiempo pero de forma ordenada y en fragmentos de prosa poética. Es también, ante todo, un homenaje a corazón abierto de la autora, Cristina Rivera Garza, a su única hermana, Liliana, la menor, asesinada a los 20 años por su exnovio, en la Ciudad de México (Un tipo sobre el cual desde 1990 pesa una orden de aprehensión).

En noviembre de 2017 conocí a Rivera Garza (MacArthur Genius 2020) en una de sus visitas a la librería independiente Wild Detectives, en Dallas. En un breve diálogo, después de una charla pública sobre su obra, le pregunté si se consideraba feminista, y recuerdo que sin ahondar en el tema me dijo que SÍ. "En un mundo como en el que vivimos me parece que es la única opción digna", abundó posteriormente. Lo dijo de un modo contundente pero con cierta nostalgia y ahí quedó todo. No le di seguimiento a su afirmación, lo tomé más como un asunto ideológico, lo admito y la idea de que se tratara solo de una idea suya, fue porque se autodefinió como feminista, pero no así a su obra. "Mis libros, por otra parte, los calificaría más de libros críticos, que plantean preguntas a veces incómodas acerca del mundo en que vivimos".

Uno de mis primeros escritos sobre sus libros giró en torno a los elogios que le dedicó en vida Carlos Fuentes, quien desde 1999 reclamaba más reconocimiento para Cristina Rivera Garza, una escritora verdaderamente impresionante. Supongo que en esa época ni ella misma sabía que iba a decidirse a destapar los recuerdos de su hermana (y todo lo que encontraría en varias cajas que tenían muchísimos años selladas), y que todo ello resultaría en un libro, en una renovada búsqueda de justicia por lo que le pasó a su ser querido cuando estudiaba arquitectura en la Universidad Autónoma de México.

Liliana tenía también, a su manera, vena de escritora. Las cartas y reflexiones divertidas reveladas a través del libro de Rivera Garza descubren a un ser humano curioso e idealista, quien a menudo se preguntaba el por qué de las crueldades de este mundo y no soportaba las injusticias. Resulta inimaginable pensar que alguien en sus cinco sentidos pudiera sentir rencor u odio por  una persona de tal calibre.

"El invencible verano de Liliana es una excavación en la vida de una mujer brillante y audaz que careció, como nosotros mismos, como todos los demás, del lenguaje necesario para identificar, denunciar y luchar contra la violencia sexista y el terrorismo de pareja que caracteriza a tantas relaciones patriarcales. Este libro es para celebrar su paso por la tierra y para decirle que, claro que sí, lo vamos a tirar. Al patriarcado lo vamos a tirar", dice Rivera Garza sobre su sentida obra.

"El invencible verano de Liliana" (Vintage Español, 2023) es un breve retrato de familia, una memoria y una denuncia, todo al mismo tiempo pero de forma ordenada y en fragmentos de prosa poética. Es también, ante todo, un homenaje a corazón abierto de la autora, Cristina Rivera Garza, a su única hermana, Liliana, la menor, asesinada a los 20 años por su exnovio, en la Ciudad de México (Un tipo sobre el cual desde 1990 pesa una orden de aprehensión).

En noviembre de 2017 conocí a Rivera Garza (MacArthur Genius 2020) en una de sus visitas a la librería independiente Wild Detectives, en Dallas. En un breve diálogo, después de una charla pública sobre su obra, le pregunté si se consideraba feminista, y recuerdo que sin ahondar en el tema me dijo que SÍ. "En un mundo como en el que vivimos me parece que es la única opción digna", abundó posteriormente. Lo dijo de un modo contundente pero con cierta nostalgia y ahí quedó todo. No le di seguimiento a su afirmación, lo tomé más como un asunto ideológico, lo admito y la idea de que se tratara solo de una idea suya, fue porque se autodefinió como feminista, pero no así a su obra. "Mis libros, por otra parte, los calificaría más de libros críticos, que plantean preguntas a veces incómodas acerca del mundo en que vivimos".

Uno de mis primeros escritos sobre sus libros giró en torno a los elogios que le dedicó en vida Carlos Fuentes, quien desde 1999 reclamaba más reconocimiento para Cristina Rivera Garza, una escritora verdaderamente impresionante. Supongo que en esa época ni ella misma sabía que iba a decidirse a destapar los recuerdos de su hermana (y todo lo que encontraría en varias cajas que tenían muchísimos años selladas), y que todo ello resultaría en un libro, en una renovada búsqueda de justicia por lo que le pasó a su ser querido cuando estudiaba arquitectura en la Universidad Autónoma de México.

Liliana tenía también, a su manera, vena de escritora. Las cartas y reflexiones divertidas reveladas a través del libro de Rivera Garza descubren a un ser humano curioso e idealista, quien a menudo se preguntaba el por qué de las crueldades de este mundo y no soportaba las injusticias. Resulta inimaginable pensar que alguien en sus cinco sentidos pudiera sentir rencor u odio por  una persona de tal calibre.

"El invencible verano de Liliana es una excavación en la vida de una mujer brillante y audaz que careció, como nosotros mismos, como todos los demás, del lenguaje necesario para identificar, denunciar y luchar contra la violencia sexista y el terrorismo de pareja que caracteriza a tantas relaciones patriarcales. Este libro es para celebrar su paso por la tierra y para decirle que, claro que sí, lo vamos a tirar. Al patriarcado lo vamos a tirar", dice Rivera Garza sobre su sentida obra.