Warning: getimagesize(https://www.hoydallas.com/images/libros/la-isla_225.jpg): failed to open stream: HTTP request failed! HTTP/1.1 404 Not Found in /home/customer/www/hoydallas.com/public_html/libraries/sourcecoast/openGraph.php on line 420
La isla de los amores infinitos

La isla de los amores infinitos

Por lo menos durante los últimos cuatro días no estuve en Dallas, anduve viajando; me fui a Miami, España, China y Cuba pero en este intenso viaje me encontré con personas famosas como Rita Montaner y Benny Moré, se acrecentó un poco mi conocimiento sobre la historia de Cuba y hasta me enteré de algunas leyendas mágicas de estos países y todo gracias a “La Isla de los amores infinitos”, una novela de Daína Chaviano.

¿Qué si conocía a la autora? No, la verdad no. Cuando supe que era cubana me dio un poco de miedo empezar a leer su novela porque creía que iba a encontrarme una más de esas historias de cubanas llenas de nostalgia y ensoñación, donde la isla se convierte casi en el paraíso. Sin embargo, desde el primer capítulo Chaviano me mostró mi error.

Cecilia, el personaje central de la novela es bastante aburrida, digamos que funciona sólo como el hilo conductor de las historias de amor de las que se entera gracias a Amalia, la anciana que conoce en un bar de Miami.

Cecilia es periodista y está escribiendo un artículo sobre una casa fantasma que se ha aparecido en varias ocasiones en diferentes sitios de Miami, eso la lleva a involucrarse un poco con el esoterismo, el aura, la meditación y por supuesto a conocerse mejor.

La historia está cargadísima, desde que nos narra el suicidio de Lingao Fa o Flor de Loto, la abuela de Pablo hasta la aparición de Amalia, el único amor de éste, es un ir y venir por la historia, pero el ritmo de la novela está muy bien cuidado y los descansos vienen cuando el capítulo habla de Cecilia, en donde no hay que involucrarse con leyendas y tradiciones, sino con una visión de Cuba muy actual, muy fresca, como debe ser la que corresponde a la era posmarielista.

Quiero imaginar, porque al menos así parece a simple vista, que Chaviano hizo una investigación acuciosa de los acontecimientos que narra y que se puede confiar en su ubicación de los hechos, pero en caso de no ser así no importa porque es una novela, y por supuesto se vale inventar.

“La Isla de los amores infinitos” tiene un poco de todo, es como si fuera a usted a un mercado y le ofrecieran probar comida criolla, cubana, americana, española; hay en esa novela uno y muchos mundos. Todos disfrutables.

Al final es una historia de amor a ritmo de bolero, un recurso ya bastante usado por otros autores, en donde por ejemplo una película da pie a una narración, aquí los boleros o las letras de algunos nombran los capítulos, pero hasta eso hay que reconocer, que la autora sabe de la nostalgia almibarada que este género musical nos deja.

Es un libro recomendable, tiene sabor cubano, ritmo africano, fantasía “hollywoodesca” y muy buena manufactura.


Título: La Isla de los amores infinitos
Autor: Daína Chaviano
Editorial: Vintage Español.
Costo: $15.00 Los vale.

¿Qué si conocía a la autora? No, la verdad no. Cuando supe que era cubana me dio un poco de miedo empezar a leer su novela porque creía que iba a encontrarme una más de esas historias de cubanas llenas de nostalgia y ensoñación, donde la isla se convierte casi en el paraíso. Sin embargo, desde el primer capítulo Chaviano me mostró mi error.

Cecilia, el personaje central de la novela es bastante aburrida, digamos que funciona sólo como el hilo conductor de las historias de amor de las que se entera gracias a Amalia, la anciana que conoce en un bar de Miami.

Cecilia es periodista y está escribiendo un artículo sobre una casa fantasma que se ha aparecido en varias ocasiones en diferentes sitios de Miami, eso la lleva a involucrarse un poco con el esoterismo, el aura, la meditación y por supuesto a conocerse mejor.

La historia está cargadísima, desde que nos narra el suicidio de Lingao Fa o Flor de Loto, la abuela de Pablo hasta la aparición de Amalia, el único amor de éste, es un ir y venir por la historia, pero el ritmo de la novela está muy bien cuidado y los descansos vienen cuando el capítulo habla de Cecilia, en donde no hay que involucrarse con leyendas y tradiciones, sino con una visión de Cuba muy actual, muy fresca, como debe ser la que corresponde a la era posmarielista.

Quiero imaginar, porque al menos así parece a simple vista, que Chaviano hizo una investigación acuciosa de los acontecimientos que narra y que se puede confiar en su ubicación de los hechos, pero en caso de no ser así no importa porque es una novela, y por supuesto se vale inventar.

“La Isla de los amores infinitos” tiene un poco de todo, es como si fuera a usted a un mercado y le ofrecieran probar comida criolla, cubana, americana, española; hay en esa novela uno y muchos mundos. Todos disfrutables.

Al final es una historia de amor a ritmo de bolero, un recurso ya bastante usado por otros autores, en donde por ejemplo una película da pie a una narración, aquí los boleros o las letras de algunos nombran los capítulos, pero hasta eso hay que reconocer, que la autora sabe de la nostalgia almibarada que este género musical nos deja.

Es un libro recomendable, tiene sabor cubano, ritmo africano, fantasía “hollywoodesca” y muy buena manufactura.


Título: La Isla de los amores infinitos
Autor: Daína Chaviano
Editorial: Vintage Español.
Costo: $15.00 Los vale.