Con Kyrie Irving en su mejor semana de la temporada, Mavs remonta y vence a Rockets

Con Kyrie Irving en su mejor semana de la temporada, Mavs remonta y vence a Rockets

Luka y Kyrie se abrazan en el AA Center. Crédito: Dallas Mavericks

El mayor puntaje de la temporada para Kyrie Irving sirvió para impulsar a Mavericks ante Rockets el domingo en un partido que parecía difícil de ganar para Dallas.

PARÁBOLA. Un triple curveado que disparó en el último segundo del periodo de regulación Dante Exum empató el juego a 129 y obligó a un tiempo extra. Irving sumó 48 puntos y Luka Doncic 37, en un resultado que dejó automáticamente fuera de la postemporada a Houston, que aspiraba a pelear entre los fonderos de la tabla de posiciones del Oeste por un pase a la gran fiesta.

Para tal efecto, en el inicio del partido los Rockets lucían concentrados en evitar ser eliminados. Y a pesar de sufrir la expulsión de uno de sus titulares (Amen Thompson, quien le cometió una falta flagrante a Maxi Kleber y los oficiales lo echaron tras una revisión de la jugada, a poco de cumplirse los primeros ocho minutos de acción), los visitantes fueron un rival sumamente complicado en el American Airlines Center durante la primera mitad, en la que llegaron a construir una ventaja de hasta 22 puntos.

Irving anotó 19 puntos en el último periodo, y su aporte en ese capítulo marcó la diferencia, a pesar de la persistencia de Rockets, liderado por el canastero Dillon Brooks, que anotó 29 puntos y se concentró durante casi todo el encuentro en perseguir a Luka.

ABRAZO. Al final del juego, Doncic le dijo a Irving que estaba cansado y “Kai” le dio un abrazo: fue un momento icónico capturado por decenas de cámaras el cual es probablemente el mayor testamento hasta ahora de la buena química entre ambas súper estrellas un año después de la llegada de Irving a Dallas, quien ha despejado dudas sobre su madurez como jugador y se ha acoplado finalmente con el joven esloveno. El gesto no terminó ahí, en la masiva celebración, Irving convocó a sus demás compañeros a unirse en un círculo mientras el reloj expiraba en definitivo.

IRVING. el lunes fue designado por la NBA el “Jugador de la semana” en toda la liga, contando los juegos del periodo entre el 1 y 7 de abril, en los que Kai, de 6-2 de estatura y 190 libras, promedió 31.8 puntos, con 5.3 rebotes y 3 asistencias en 40 minutos por partido. Con una efectividad de .524% de media distancia, .400% en disparos de tres puntos y 1.5 robos de balón.

Los números de Irving reflejan la confianza que ha crecido entre todo el grupo, pero en especial entre él y Doncic, quien con la carga de una temporada en la que el europeo ha lucido como fuerte candidato a Jugador Más Valioso, en lo físico se ha empezado a resentir, justo cuando Irving ha comenzado a resurgir como el jugador consistente y versátil en la pintura y de buena puntería en disparos de larga distancia.

Del 5 de febrero a la fecha, Irving ha participado en 29 juegos seguidos con Dallas, a comparación del sube y baja que experimentó en la primera parte de la temporada en la que se le vio fuera durante la mayor parte del mes de diciembre. Algo cambió en su enfoque y los resultados se notan.

PARÁBOLA. Un triple curveado que disparó en el último segundo del periodo de regulación Dante Exum empató el juego a 129 y obligó a un tiempo extra. Irving sumó 48 puntos y Luka Doncic 37, en un resultado que dejó automáticamente fuera de la postemporada a Houston, que aspiraba a pelear entre los fonderos de la tabla de posiciones del Oeste por un pase a la gran fiesta.

Para tal efecto, en el inicio del partido los Rockets lucían concentrados en evitar ser eliminados. Y a pesar de sufrir la expulsión de uno de sus titulares (Amen Thompson, quien le cometió una falta flagrante a Maxi Kleber y los oficiales lo echaron tras una revisión de la jugada, a poco de cumplirse los primeros ocho minutos de acción), los visitantes fueron un rival sumamente complicado en el American Airlines Center durante la primera mitad, en la que llegaron a construir una ventaja de hasta 22 puntos.

Irving anotó 19 puntos en el último periodo, y su aporte en ese capítulo marcó la diferencia, a pesar de la persistencia de Rockets, liderado por el canastero Dillon Brooks, que anotó 29 puntos y se concentró durante casi todo el encuentro en perseguir a Luka.

ABRAZO. Al final del juego, Doncic le dijo a Irving que estaba cansado y “Kai” le dio un abrazo: fue un momento icónico capturado por decenas de cámaras el cual es probablemente el mayor testamento hasta ahora de la buena química entre ambas súper estrellas un año después de la llegada de Irving a Dallas, quien ha despejado dudas sobre su madurez como jugador y se ha acoplado finalmente con el joven esloveno. El gesto no terminó ahí, en la masiva celebración, Irving convocó a sus demás compañeros a unirse en un círculo mientras el reloj expiraba en definitivo.

IRVING. el lunes fue designado por la NBA el “Jugador de la semana” en toda la liga, contando los juegos del periodo entre el 1 y 7 de abril, en los que Kai, de 6-2 de estatura y 190 libras, promedió 31.8 puntos, con 5.3 rebotes y 3 asistencias en 40 minutos por partido. Con una efectividad de .524% de media distancia, .400% en disparos de tres puntos y 1.5 robos de balón.

Los números de Irving reflejan la confianza que ha crecido entre todo el grupo, pero en especial entre él y Doncic, quien con la carga de una temporada en la que el europeo ha lucido como fuerte candidato a Jugador Más Valioso, en lo físico se ha empezado a resentir, justo cuando Irving ha comenzado a resurgir como el jugador consistente y versátil en la pintura y de buena puntería en disparos de larga distancia.

Del 5 de febrero a la fecha, Irving ha participado en 29 juegos seguidos con Dallas, a comparación del sube y baja que experimentó en la primera parte de la temporada en la que se le vio fuera durante la mayor parte del mes de diciembre. Algo cambió en su enfoque y los resultados se notan.