Finales NBA: Dallas se topa con la férrea defensa de Boston y el regreso de Porzingis

Finales NBA: Dallas se topa con la férrea defensa de Boston y el regreso de Porzingis

Luka Doncic durante un juego de postemporada. Foto: Twitter (X)

El Juego 1 de las Finales de la NBA pasó como de rayo entre Mavericks y Celtics, con el triunfo para Boston, 107-89, que hizo gala de su gran defensa y presionó a Dallas desde el principio.

Mavs redujo una ventaja que en la primera mitad fue de hasta 29 puntos a solo 8 en el tercer periodo, con Luka Doncic inspirado, pero los Celtics recuperaron el control del juego al no permitirle a ningún otro jugador de Dallas entrar en ritmo ofensivo.

Los 89 puntos de Dallas fueron la cantidad más baja que han anotado en toda esta postemporada. El desempeño de los entrenados por Jason Kidd fue muy pálido en comparación al festín que se dieron en el quinto juego de la serie anterior cuando eliminaron a Minnesota.

A pesar de sus 30 puntos y 10 rebotes, Doncic solo alcanzó a repartir 1 asistencia, algo inusual en su estilo de juego. El estelar jugador explicó que la poca distribución de juego de su parte se debió a que Boston les jugó "uno contra uno" mayormente.

El centro Kristaps Porzingis fue el sorpresivo "Factor X" con su regreso a la alineación de Boston, quien se reintegró después de un mes de estar fuera, con una eficiencia sorpresiva y proveniente de la banca. El exjugador de los Mavericks anotó 18 puntos y bloqueó 3 disparos en la primera mitad.

Los dos hombres grandes de Celtics fueron superiores a sus contrapartes de Dallas. El dominicano Al Horford, de 38 años, también lució sólido en ambos lados de la cancha, con un total de 10 puntos, 7 rebotes, 3 asistencias y dos bloqueos, como titular.

Dereck Lively, quien jugó como suplente detrás de Daniel Gafford, fue apabullado por los árbitros en el tercer periodo, en donde le pitaron su quinta falta y tuvo que ir a la banca para evitar la sexta y con ello ser expulsado.

PODER. Jaylen Brown decidió atacar la pintura cuando parecía que Boston iba a dejarse alcanzar por Mavericks y en el segundo periodo consiguió una clavada para "póster" entre Kyrie Irving y Daniel Gafford. Brown lideró a Celtics con 22 puntos, 6 rebotes, 3 robos, 3 bloqueos, 2 asistencias y 2 robos.

Irving fue abucheado cada vez que tuvo el balón en las manos y sumó apenas 12 puntos al atinar 6 de sus 19 disparos y errar sus 5 lanzamientos de triples.

“No nos desempeñamos del modo en que hubiéramos querido, empezando conmigo”, dijo Irving, quien admitió que todos estaban ansiosos y emocionados por jugar el primer partido de la serie.

Los Mavs no se pudieron asentar, comentó Irving. "Tengo que asumir la responsabilidad por la comunicación, mis compañeros permanecieron unidos y nos dimos una oportunidad en la segunda mitad (de regresar al juego) y solo tenemos que seguir haciendo lo correcto. Ellos salieron temprano y nos pegaron en la boca".

El Juego 1 es para hacer ajustes, agregó “Kai”, aunque aclaró que deseaban ganarlo. 

El domingo continúa la serie, con otro juego nocturno en Boston, a las 7 p.m., hora de Dallas (WFAA, Canal 8). Todos los juegos de las Finales de la NBA pueden verse por televisión abierta, en las estaciones locales de ABC. 

Mavs redujo una ventaja que en la primera mitad fue de hasta 29 puntos a solo 8 en el tercer periodo, con Luka Doncic inspirado, pero los Celtics recuperaron el control del juego al no permitirle a ningún otro jugador de Dallas entrar en ritmo ofensivo.

Los 89 puntos de Dallas fueron la cantidad más baja que han anotado en toda esta postemporada. El desempeño de los entrenados por Jason Kidd fue muy pálido en comparación al festín que se dieron en el quinto juego de la serie anterior cuando eliminaron a Minnesota.

A pesar de sus 30 puntos y 10 rebotes, Doncic solo alcanzó a repartir 1 asistencia, algo inusual en su estilo de juego. El estelar jugador explicó que la poca distribución de juego de su parte se debió a que Boston les jugó "uno contra uno" mayormente.

El centro Kristaps Porzingis fue el sorpresivo "Factor X" con su regreso a la alineación de Boston, quien se reintegró después de un mes de estar fuera, con una eficiencia sorpresiva y proveniente de la banca. El exjugador de los Mavericks anotó 18 puntos y bloqueó 3 disparos en la primera mitad.

Los dos hombres grandes de Celtics fueron superiores a sus contrapartes de Dallas. El dominicano Al Horford, de 38 años, también lució sólido en ambos lados de la cancha, con un total de 10 puntos, 7 rebotes, 3 asistencias y dos bloqueos, como titular.

Dereck Lively, quien jugó como suplente detrás de Daniel Gafford, fue apabullado por los árbitros en el tercer periodo, en donde le pitaron su quinta falta y tuvo que ir a la banca para evitar la sexta y con ello ser expulsado.

PODER. Jaylen Brown decidió atacar la pintura cuando parecía que Boston iba a dejarse alcanzar por Mavericks y en el segundo periodo consiguió una clavada para "póster" entre Kyrie Irving y Daniel Gafford. Brown lideró a Celtics con 22 puntos, 6 rebotes, 3 robos, 3 bloqueos, 2 asistencias y 2 robos.

Irving fue abucheado cada vez que tuvo el balón en las manos y sumó apenas 12 puntos al atinar 6 de sus 19 disparos y errar sus 5 lanzamientos de triples.

“No nos desempeñamos del modo en que hubiéramos querido, empezando conmigo”, dijo Irving, quien admitió que todos estaban ansiosos y emocionados por jugar el primer partido de la serie.

Los Mavs no se pudieron asentar, comentó Irving. "Tengo que asumir la responsabilidad por la comunicación, mis compañeros permanecieron unidos y nos dimos una oportunidad en la segunda mitad (de regresar al juego) y solo tenemos que seguir haciendo lo correcto. Ellos salieron temprano y nos pegaron en la boca".

El Juego 1 es para hacer ajustes, agregó “Kai”, aunque aclaró que deseaban ganarlo. 

El domingo continúa la serie, con otro juego nocturno en Boston, a las 7 p.m., hora de Dallas (WFAA, Canal 8). Todos los juegos de las Finales de la NBA pueden verse por televisión abierta, en las estaciones locales de ABC.