Digno finalista: Mavericks culmina temporada llena de aspectos positivos

Digno finalista: Mavericks culmina temporada llena de aspectos positivos

Luka Doncic en Las Finales de la NBA contra Celtics. Foto; Dallas Mavericks

Qué bonita ilusión (deportiva y de vida) le regaló el equipo de los Mavericks a sus fanáticos. Su derrota 1-4 en Las Finales contra Celtics, después de empezar 0-3, no fue una sorpresa ya para nadie cuando fue evidente el arsenal con el que Boston llegó al gran certamen y aún así, el recorrido de Dallas no es como para "olvidar" y seguir adelante, por el contrario fue una temporada de aspectos positivos.

Aunque el tema aquí no son los Celtics, aunque como dijo Kyrie Irving, el proceso que los llevó a coronarse campeones después varios años de reveses, incluida una final perdida en el 2022, es un gran ejemplo para Dallas. "Es admirable" (la persistencia que demostró Boston), dijo Kai en la conferencia de prensa posterior al Juego 5 en el TD Garden, el hogar de su ex equipo, en donde por cierto, cada vez que pisa la cancha es el enemigo público número uno.

MAVS. Haciendo a un lado la derrota de Dallas (el equipo más carismático de la Final y probablemente con el jugador [Luka Doncic] que más llama la atención en la NBA en estos momentos por su facilidad para anotar), el balance del equipo entrenado por Jason Kidd es cien por ciento positivo: el crecimiento personal de Irving [sus acciones dentro y fuera de la cancha -más allá de sus palabras- merecen un capítulo aparte, después de vivir años tumultuosos en la liga] y el paulatino proceso de madurez de Doncic (un jugador fuera de serie, un súper dotado de magia y baloncesto que se dio cuenta en sus primeras Finales que necesita ser más "físico" para jugar una defensa efectiva y proteger su cuerpo), son dos aspectos innegablemente alentadores, tanto para fanáticos como para el cuerpo técnico y dueños del equipo.

RelacionadaEl "Viva México Güey" de Luka Doncic (CDMX 2019)

KAI. El haber saludado a sus rivales de Boston antes de ir a la banca, cuando Mavs "aceptó" que el juego y la serie serían para Celtics, fue un gesto de enorme madurez y humildad de parte de Irving; en una apreciación absolutamente particular, me atrevo a decir que fue, a su manera, una forma de disculparse ante el público de Boston por el desaire de haber pisoteado en una ocasión el logotipo central de la cancha, algo que no le quieren perdonar los verdes. Mucha gente no le cree que ya no es la misma persona que fue en sus 20's y que su perspectiva sobre el juego y la vida ha ido cambiando. Pero su cambio de actitud simplemente habla por él. Es su etapa de redención, en palabras del propio jugador. Después del Juego de Estrellas, a mediados de febrero, algo empezó a cuajar entre el grupo y Dallas se llenó de "buena onda". Y Kyrie tuvo bastante que ver, aunque también es obvio que la incorporación de Daniel Gafford y P.J. Washington ayudó a mejorar el desempeño colectivo. Irving apenas tiene 32 años, aunque veterano y campeón, le queda basquetbol suficiente para ir por más, y sobre todo, una mente abierta para seguir aprendiendo.

D-LIVE. Me parece que Dereck Lively II, con 20 años, inspiró a todos sus compañeros (a quienes llama hermanos) y genuinamente no creo que exageran cuando declaran al final de las prácticas que son una familia. Jaden Hardy dijo que todos estaban a solo una llamada de Lively, quien está de luto desde abril tras la muerte de su madre, a quien por cierto le dedicó el primer triple de su carrera, conseguido en el arrasante 4to. Juego con el que Mavs evitó la barrida al vencer de forma fulminante a Celtics en Dallas. El basquetbol es un deporte, un juego colectivo, y el de la NBA, a diferencia de las ligas europeas, es un súper espectáculo, es parte de una industria millonaria, pero sus protagonistas son seres humanos. Es la parte que a muchos logra conmover más allá de las celebraciones efímeras o los imperdibles resúmenes "highlights" de ESPN. 

Sandra Velázquez, periodista fundadora de HOYdallas.com, ex editora y articulista de ESPN, ha seguido muy de cerca el mágico mundo de la NBA desde 1998, cuando tuvo la oportunidad de ser analista invitada en las primeras transmisiones de radio en español de los Mavericks. Después, cubrió el debut de Eduardo Nájera con Dallas, y desde 2013 narra varios partidos al año en la radio local de Oklahoma City (Thunder en español).  Su correo es: This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

Aunque el tema aquí no son los Celtics, aunque como dijo Kyrie Irving, el proceso que los llevó a coronarse campeones después varios años de reveses, incluida una final perdida en el 2022, es un gran ejemplo para Dallas. "Es admirable" (la persistencia que demostró Boston), dijo Kai en la conferencia de prensa posterior al Juego 5 en el TD Garden, el hogar de su ex equipo, en donde por cierto, cada vez que pisa la cancha es el enemigo público número uno.

MAVS. Haciendo a un lado la derrota de Dallas (el equipo más carismático de la Final y probablemente con el jugador [Luka Doncic] que más llama la atención en la NBA en estos momentos por su facilidad para anotar), el balance del equipo entrenado por Jason Kidd es cien por ciento positivo: el crecimiento personal de Irving [sus acciones dentro y fuera de la cancha -más allá de sus palabras- merecen un capítulo aparte, después de vivir años tumultuosos en la liga] y el paulatino proceso de madurez de Doncic (un jugador fuera de serie, un súper dotado de magia y baloncesto que se dio cuenta en sus primeras Finales que necesita ser más "físico" para jugar una defensa efectiva y proteger su cuerpo), son dos aspectos innegablemente alentadores, tanto para fanáticos como para el cuerpo técnico y dueños del equipo.

RelacionadaEl "Viva México Güey" de Luka Doncic (CDMX 2019)

KAI. El haber saludado a sus rivales de Boston antes de ir a la banca, cuando Mavs "aceptó" que el juego y la serie serían para Celtics, fue un gesto de enorme madurez y humildad de parte de Irving; en una apreciación absolutamente particular, me atrevo a decir que fue, a su manera, una forma de disculparse ante el público de Boston por el desaire de haber pisoteado en una ocasión el logotipo central de la cancha, algo que no le quieren perdonar los verdes. Mucha gente no le cree que ya no es la misma persona que fue en sus 20's y que su perspectiva sobre el juego y la vida ha ido cambiando. Pero su cambio de actitud simplemente habla por él. Es su etapa de redención, en palabras del propio jugador. Después del Juego de Estrellas, a mediados de febrero, algo empezó a cuajar entre el grupo y Dallas se llenó de "buena onda". Y Kyrie tuvo bastante que ver, aunque también es obvio que la incorporación de Daniel Gafford y P.J. Washington ayudó a mejorar el desempeño colectivo. Irving apenas tiene 32 años, aunque veterano y campeón, le queda basquetbol suficiente para ir por más, y sobre todo, una mente abierta para seguir aprendiendo.

D-LIVE. Me parece que Dereck Lively II, con 20 años, inspiró a todos sus compañeros (a quienes llama hermanos) y genuinamente no creo que exageran cuando declaran al final de las prácticas que son una familia. Jaden Hardy dijo que todos estaban a solo una llamada de Lively, quien está de luto desde abril tras la muerte de su madre, a quien por cierto le dedicó el primer triple de su carrera, conseguido en el arrasante 4to. Juego con el que Mavs evitó la barrida al vencer de forma fulminante a Celtics en Dallas. El basquetbol es un deporte, un juego colectivo, y el de la NBA, a diferencia de las ligas europeas, es un súper espectáculo, es parte de una industria millonaria, pero sus protagonistas son seres humanos. Es la parte que a muchos logra conmover más allá de las celebraciones efímeras o los imperdibles resúmenes "highlights" de ESPN. 

Sandra Velázquez, periodista fundadora de HOYdallas.com, ex editora y articulista de ESPN, ha seguido muy de cerca el mágico mundo de la NBA desde 1998, cuando tuvo la oportunidad de ser analista invitada en las primeras transmisiones de radio en español de los Mavericks. Después, cubrió el debut de Eduardo Nájera con Dallas, y desde 2013 narra varios partidos al año en la radio local de Oklahoma City (Thunder en español).  Su correo es: This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.