Adolis García se redime y guía a los Texas Rangers a la Serie Mundial

"No lo pude lograr temprano en mi carrera, pero no me rendí". Esa fue la reflexión de Adolis García al pedírsele que hiciera un balance de su largo camino tras salir de Cuba, jugar en Japón y llegar a las Grandes Ligas en busca del éxito.

Tras el júbilo de calificar al ansiado Clásico de Otoño, el beisbolista le agradeció a toda la fanaticada su presencia. Los abucheos constantes le importaron poco o nada...

Video: Adolis habla al final del Juego 7

Autoexigiéndose un mejor control de sus emociones, "El Bombi" García se negó a hablar con la prensa tras el triunfo del sexto juego celebrado el domingo, el cual obligó a un séptimo y decisivo choque entre los Rangers y los Astros en su insólita serie, en la que ninguno de los equipos ganó en casa.

El gesto le ayudó al bateador cubano concentrarse y a obtener el premio al Más Valioso de la Serie del Campeonato de la Liga Americana después de que su equipo venció convincentemente a Houston 11-4 la noche siguiente, el lunes en el Minute Maid Park.

A García le bastaron simplemente dos noches en el terreno de juego (como visitante) para redimirse y borrar el sabor amargo del incidente en el quinto juego de la serie que probablemente propició indirectamente la tercera derrota seguida de Rangers en Arlington.

El lunes, el potente bateador disparó dos jonrones, incluyendo uno con las bases llenas e impulsó cinco carreras, además de patrullar sin problema alguno el jardín derecho en el ambiente hostil que produjeron los fanáticos de Houston.

Inspirados y sin miedo a nada, los Rangers respondieron al desafío de ganar o irse a casa con una fulminante actuación ofensiva que desde la primera entrada anunció un sabor a paliza: Un jonrón y tres bases robadas fueron el principio del fin. El campeón se despidió ante su propio público después de nueve entradas fútiles.

Los Rangers abrirán en el Globe Life Field la Serie Mundial el viernes, al recibir a los Diamondbacks de Arizona, que a su vez eliminaron en siete partidos a los Filis de Filadelfia.

 

Tras el júbilo de calificar al ansiado Clásico de Otoño, el beisbolista le agradeció a toda la fanaticada su presencia. Los abucheos constantes le importaron poco o nada...

Video: Adolis habla al final del Juego 7

Autoexigiéndose un mejor control de sus emociones, "El Bombi" García se negó a hablar con la prensa tras el triunfo del sexto juego celebrado el domingo, el cual obligó a un séptimo y decisivo choque entre los Rangers y los Astros en su insólita serie, en la que ninguno de los equipos ganó en casa.

El gesto le ayudó al bateador cubano concentrarse y a obtener el premio al Más Valioso de la Serie del Campeonato de la Liga Americana después de que su equipo venció convincentemente a Houston 11-4 la noche siguiente, el lunes en el Minute Maid Park.

A García le bastaron simplemente dos noches en el terreno de juego (como visitante) para redimirse y borrar el sabor amargo del incidente en el quinto juego de la serie que probablemente propició indirectamente la tercera derrota seguida de Rangers en Arlington.

El lunes, el potente bateador disparó dos jonrones, incluyendo uno con las bases llenas e impulsó cinco carreras, además de patrullar sin problema alguno el jardín derecho en el ambiente hostil que produjeron los fanáticos de Houston.

Inspirados y sin miedo a nada, los Rangers respondieron al desafío de ganar o irse a casa con una fulminante actuación ofensiva que desde la primera entrada anunció un sabor a paliza: Un jonrón y tres bases robadas fueron el principio del fin. El campeón se despidió ante su propio público después de nueve entradas fútiles.

Los Rangers abrirán en el Globe Life Field la Serie Mundial el viernes, al recibir a los Diamondbacks de Arizona, que a su vez eliminaron en siete partidos a los Filis de Filadelfia.