A todo galope, Ricky Ramírez triunfa en el Lone Star Park

GRAND PRAIRIE, Texas  -- Ricky Ramírez todavía no terminaba de celebrar su espectacular doblete del 10 de octubre en el Dash For Cash Derby con “Bodacious Eagle” y el Dash For Cash Futurity con “Famous Little Reba”, cuando el sábado 17  emergió con cuatro triunfos consecutivos en el Lone Star Park.

“Nunca me había tocado ganar un Futurity y un Derby en la misma noche, los dos caballos corrieron muy bien, hicieron su trabajo, yo nada más venía arriba de ellos asegurándome que hicieran todo bien, y gracias a Dios salió todo bien”, dijo Ramírez sonriente al recordar sus dos triunfos.

EN EQUIPO
En el desfile por el Círculo de Ganadores del Derby y Futurity en el hipódromo de Grand Prairie, Ramírez hizo equipo en el doblete con Johny Trotter, dueño de ambos ejemplares, repitiendo la exitosa mancuerna del Dash for Cash Futurity en el 2013 con “Dynastys First Call”.

INCANSABLE
A pesar de la emoción por las dos grandes carreras que conquistó, ese fin de semana Ricky no tuvo tiempo para celebrar, ya que el domingo por la mañana se puso en camino hacia Oklahoma, a cinco horas de distancia del área de Dallas, para participar en más carreras.

CUATRO AL HILO
Después de cerrar ganando las últimas cuatro carreras del 17 de octubre en Grand Prairie, Ramírez llegó a 20 triunfos en la pista del Lone Star Park, alejándose considerablemente del segundo lugar que ocupa Luis Vivanco con 12 victorias. De esas 20 carreras conquistadas, Ramírez ha ganado 4 de grandes apuestas.

CONTENTOS Y SANOS
¿Cuál es la preparación para estas competencias, como un Derby o un Futurity?, se le pregunta al jinete texano.

“Desde que llegan aquí los caballos al Lone Star Park andamos con ellos toda la mañana, entrenando, tratando de calificar; ya estando en la final, cualquiera de los 10 caballos finalistas la puede ganar, así que nada más los preparamos lo mejor posible, les damos sus alimentos, y asegurarnos de que los caballos estén contentos y sanos, que es lo principal”, responde Ramírez.

Nacido en Odessa, Texas Ricky montó su primera parejera a la edad de 13 años. “Cuando me gradué de la escuela no quise ir al colegio, ‘dije yo me quiero ir al hipódromo y montar ahí’. A los 18 años (2003) saqué mi licencia, y desde entonces no me he ido. Sigo de aquí a Nuevo México, a Oklahoma, a donde salga el trabajo, y gracias a Dios nos ha ido muy bien”.

TRES FUTURITIES
En el 2008, uno de sus grandes logros fue el haber ganado tres “futurities” en un lapso de seis meses; el primer triunfo lo registró en el Spring Futurity de Nuevo México en Sunland Park, montando “Hearts Runaway”. Fue el comienzo de una carrera de grandes triunfos para el jockey hispano.

En el 2010, Ramírez ganó el Texas Classic en el Lone Star Park con una bolsa de aproximadamente $1 millón, y en el 2011 triunfó en el Super Derby de Los Alamitos, de también $1 millón aproximadamente.

@hoydallas @sandrav33

“Nunca me había tocado ganar un Futurity y un Derby en la misma noche, los dos caballos corrieron muy bien, hicieron su trabajo, yo nada más venía arriba de ellos asegurándome que hicieran todo bien, y gracias a Dios salió todo bien”, dijo Ramírez sonriente al recordar sus dos triunfos.

EN EQUIPO
En el desfile por el Círculo de Ganadores del Derby y Futurity en el hipódromo de Grand Prairie, Ramírez hizo equipo en el doblete con Johny Trotter, dueño de ambos ejemplares, repitiendo la exitosa mancuerna del Dash for Cash Futurity en el 2013 con “Dynastys First Call”.

INCANSABLE
A pesar de la emoción por las dos grandes carreras que conquistó, ese fin de semana Ricky no tuvo tiempo para celebrar, ya que el domingo por la mañana se puso en camino hacia Oklahoma, a cinco horas de distancia del área de Dallas, para participar en más carreras.

CUATRO AL HILO
Después de cerrar ganando las últimas cuatro carreras del 17 de octubre en Grand Prairie, Ramírez llegó a 20 triunfos en la pista del Lone Star Park, alejándose considerablemente del segundo lugar que ocupa Luis Vivanco con 12 victorias. De esas 20 carreras conquistadas, Ramírez ha ganado 4 de grandes apuestas.

CONTENTOS Y SANOS
¿Cuál es la preparación para estas competencias, como un Derby o un Futurity?, se le pregunta al jinete texano.

“Desde que llegan aquí los caballos al Lone Star Park andamos con ellos toda la mañana, entrenando, tratando de calificar; ya estando en la final, cualquiera de los 10 caballos finalistas la puede ganar, así que nada más los preparamos lo mejor posible, les damos sus alimentos, y asegurarnos de que los caballos estén contentos y sanos, que es lo principal”, responde Ramírez.

Nacido en Odessa, Texas Ricky montó su primera parejera a la edad de 13 años. “Cuando me gradué de la escuela no quise ir al colegio, ‘dije yo me quiero ir al hipódromo y montar ahí’. A los 18 años (2003) saqué mi licencia, y desde entonces no me he ido. Sigo de aquí a Nuevo México, a Oklahoma, a donde salga el trabajo, y gracias a Dios nos ha ido muy bien”.

TRES FUTURITIES
En el 2008, uno de sus grandes logros fue el haber ganado tres “futurities” en un lapso de seis meses; el primer triunfo lo registró en el Spring Futurity de Nuevo México en Sunland Park, montando “Hearts Runaway”. Fue el comienzo de una carrera de grandes triunfos para el jockey hispano.

En el 2010, Ramírez ganó el Texas Classic en el Lone Star Park con una bolsa de aproximadamente $1 millón, y en el 2011 triunfó en el Super Derby de Los Alamitos, de también $1 millón aproximadamente.

@hoydallas @sandrav33