Maratón de Boston termina en tragedia

BOSTON -- Dos explosiones estremecieron el Maratón de Boston mientras los corredores cruzaban la línea de meta, dijeron testigos, y dejaron heridas a 28 personas, así como con la vida de 2 más en lo que usualmente es un día festivo en la ciudad.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, calificó como “insensatos” a los estallidos. En breve conferencia ofrecida desde la Casa Blanca, Obama aseguró que los servicios de inteligencia aún no han determinado las causas de los estallidos, pero aseguró que las investigaciones darán con los autores de los hechos y éstos rendirán cuentas a la justicia.

Dijo además que ha ordenado canalizar todos los recursos económicos y humanos federales que sean necesarios para atender a los afectados por los estallidos, así como colaborar con las autoridades locales, sean estas “demócratas o republicanas”.

La policía informó al menos de una explosión y testigos dijeron que hubo dos. Las detonaciones tuvieron lugar mientras los espectadores lanzaban vítores a los corredores que cruzaban la línea de meta.

Los servicios de inteligencia del gobierno también habrían hallado dos nuevos artefactos explosivos en las inmediaciones de la ruta del Maratón de Boston.

Los dos artefactos no estallaron y están siendo desactivados por personal especializado de los servicios de inteligencia.

Reporteros en el centro de prensa escucharon dos explosiones.

"Hubo una explosión, la policía, los bomberos y los servicios de emergencia médica están en el lugar. No tenemos información de cuántas personas resultaron heridas", dijo una portavoz del Departamento de Policía de Boston.

Mike Mitchell de Vancouver, Canadá, un corredor que había finalizado la prueba, dijo que estaba mirando hacia la meta y vio una "gran explosión".

El humo se elevó hasta unos 15 metros de altura, señaló Mitchell, quien remarcó que la gente comenzó a correr y a gritar tras escuchar la explosión.

"Todo el mundo se asustó mucho", sostuvo Mitchell.

Imágenes de televisión mostraban ambulancias, camiones de bomberos y decenas de vehículos de la policía cerca de la línea de meta.

Cientos de miles de espectadores usualmente se congregan a lo largo de los 42.19 kilómetros en los que se extiende la carrera, con la mayor cantidad de gente cerca de la línea de meta.

Las detonaciones tuvieron lugar más de cinco horas después del inicio de la carrera, en momentos en que la mayoría de los principales atletas ya habían completado el recorrido, pero maratonistas aficionados más lentos aún estaban corriendo.

La agencia de tránsito cerró todo los servicios al área, citando actividad policial.

Las ambulancias llegaron a la escena en pocos minutos y se podía ver a corredores y espectadores llorando y consolándose mutuamente.

FUENTE: Reuters

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, calificó como “insensatos” a los estallidos. En breve conferencia ofrecida desde la Casa Blanca, Obama aseguró que los servicios de inteligencia aún no han determinado las causas de los estallidos, pero aseguró que las investigaciones darán con los autores de los hechos y éstos rendirán cuentas a la justicia.

Dijo además que ha ordenado canalizar todos los recursos económicos y humanos federales que sean necesarios para atender a los afectados por los estallidos, así como colaborar con las autoridades locales, sean estas “demócratas o republicanas”.

La policía informó al menos de una explosión y testigos dijeron que hubo dos. Las detonaciones tuvieron lugar mientras los espectadores lanzaban vítores a los corredores que cruzaban la línea de meta.

Los servicios de inteligencia del gobierno también habrían hallado dos nuevos artefactos explosivos en las inmediaciones de la ruta del Maratón de Boston.

Los dos artefactos no estallaron y están siendo desactivados por personal especializado de los servicios de inteligencia.

Reporteros en el centro de prensa escucharon dos explosiones.

"Hubo una explosión, la policía, los bomberos y los servicios de emergencia médica están en el lugar. No tenemos información de cuántas personas resultaron heridas", dijo una portavoz del Departamento de Policía de Boston.

Mike Mitchell de Vancouver, Canadá, un corredor que había finalizado la prueba, dijo que estaba mirando hacia la meta y vio una "gran explosión".

El humo se elevó hasta unos 15 metros de altura, señaló Mitchell, quien remarcó que la gente comenzó a correr y a gritar tras escuchar la explosión.

"Todo el mundo se asustó mucho", sostuvo Mitchell.

Imágenes de televisión mostraban ambulancias, camiones de bomberos y decenas de vehículos de la policía cerca de la línea de meta.

Cientos de miles de espectadores usualmente se congregan a lo largo de los 42.19 kilómetros en los que se extiende la carrera, con la mayor cantidad de gente cerca de la línea de meta.

Las detonaciones tuvieron lugar más de cinco horas después del inicio de la carrera, en momentos en que la mayoría de los principales atletas ya habían completado el recorrido, pero maratonistas aficionados más lentos aún estaban corriendo.

La agencia de tránsito cerró todo los servicios al área, citando actividad policial.

Las ambulancias llegaron a la escena en pocos minutos y se podía ver a corredores y espectadores llorando y consolándose mutuamente.

FUENTE: Reuters