"Risen", una historia de ascensión y conversión

En la película "Risen", la poderosa historia bíblica de la Resurección es retratada bajo una óptica diferente, con unos cuantos matices inesperados, pero aun así no logra despojarse del usual toque de la industria hollywoodense.

Un personaje ficticio, Clavius (Joseph Fiennes), militar romano de alta jerarquía, y su joven ayudante, Lucius (Tom Felton), reciben la tarea de prevenir, primero, y descubrir después el misterio de la desaparición del cuerpo de Jesús. Clavius apenas sabía de su existencia y se entera del cruel destino de Jesús cuando Pilatos le dice que tiene que crucificarlo por pedido del pueblo. 

La mancuerna inútil de Clavius y Lucius no deja mucho a la imaginación, tomando en cuenta que la historia bíblica de la resurrección es sobradamente conocida. Los detalles que Kevin Reynolds construyó en torno al pasaje son la novedad. Gran parte de la acción reside en la imaginativa persecución -de Jesús, vivo o muerto, protagonizada por los romanos, que presionados por los judíos, buscan poder refutar los rumores de un Mesías resucitado y evitar una rebelión en Jerusalén.

Una de las sorpresas más grandes de Risen es la interpretación que Cliff Curtis logra hacer de Jesús (Yeshua, en hebreo). Es una intervención sutil, en la que pocas veces habla el actor y cuya apariencia física no es la de un hombre de tez blanca con ojos de color. La intención del director definitivamente fue la de apartarse de estereotipos inculcados en otras producciones bíblicas.

El desempeño a nivel individual, tanto de Fiennes como de Curtis, es poderoso y convincente. El cierre de la película es sorprendente y conmovedor; da la impresión de que bien pudo haberse llamado "La Conversión".

La cinta incluye violencia bíblica e imágenes perturbadoras, altamente gráficas en algunos casos. PG-13

Un personaje ficticio, Clavius (Joseph Fiennes), militar romano de alta jerarquía, y su joven ayudante, Lucius (Tom Felton), reciben la tarea de prevenir, primero, y descubrir después el misterio de la desaparición del cuerpo de Jesús. Clavius apenas sabía de su existencia y se entera del cruel destino de Jesús cuando Pilatos le dice que tiene que crucificarlo por pedido del pueblo. 

La mancuerna inútil de Clavius y Lucius no deja mucho a la imaginación, tomando en cuenta que la historia bíblica de la resurrección es sobradamente conocida. Los detalles que Kevin Reynolds construyó en torno al pasaje son la novedad. Gran parte de la acción reside en la imaginativa persecución -de Jesús, vivo o muerto, protagonizada por los romanos, que presionados por los judíos, buscan poder refutar los rumores de un Mesías resucitado y evitar una rebelión en Jerusalén.

Una de las sorpresas más grandes de Risen es la interpretación que Cliff Curtis logra hacer de Jesús (Yeshua, en hebreo). Es una intervención sutil, en la que pocas veces habla el actor y cuya apariencia física no es la de un hombre de tez blanca con ojos de color. La intención del director definitivamente fue la de apartarse de estereotipos inculcados en otras producciones bíblicas.

El desempeño a nivel individual, tanto de Fiennes como de Curtis, es poderoso y convincente. El cierre de la película es sorprendente y conmovedor; da la impresión de que bien pudo haberse llamado "La Conversión".

La cinta incluye violencia bíblica e imágenes perturbadoras, altamente gráficas en algunos casos. PG-13