Los Caifanes saldan su deuda en Dallas

DALLAS -- Con una presentación poderosa y emotiva los Caifanes saldaron la deuda que tenían con el público local al tocar por cerca de dos horas en el House of Blues gran parte del repertorio que los convirtió en una banda de rock en español clásica.

En junio, por razones de logística, el grupo tuvo que posponer la presentación en la ciudad, aclaró el bajista Sabo Romo.

"Por lo menos no fue por cuestiones personales, de verdad que no pudimos venir por razones de logística y se tuvo que mover la fecha", dijo Romo a HOY Dallas.

Los Caifanes son un grupo de sobrevivientes en varios sentidos, pero sobre todo a nivel personal. Saúl Hernández fue operado de la garganta durante la época de Jaguares, el guitarrista Alejandro Markovich fue intervenido de un tumor cerebral en el 2010 y el propio Romo recientemente sufrió un infarto, que también superó.

"Son cosas que nos han unido y al mismo tiempo nos han vuelto más humanos. Ahora viajamos con un cardiólogo, nos hemos concientizado más", comenta Romo.

Los boletos para escuchar a Caifanes se vendieron hasta por $100 dólares. Y el público tuvo que esperar hasta pasadas las 10 de la noche para que aparecieran Hernández, Markovich, Romo, Alfonso André y Diego Herrera en el escenario del lugar.

Y el grupo no es ajeno al furor que sigue desatando en sus presentaciones en vivo.

"Después de 25 años nos damos cuenta de la responsabilidad que podemos tener. El público sigue creciendo y cada vez vienen más jóvenes a vernos. Es como un 50 y 50, ellos difrutan y eso ayuda a que nosotros seamos capaces de seguir tocando así, también disfrutando", admitió Romo.

La noche del viernes, Saúl invitó a reflexionar sobre el verdadero significado de la Independencia de México y a revisar si de verdad hay motivos para celebrar. Emocionado, dijo, entre otras frases, "Viva México, y vivan los hombres, no los machos cobardes que maltratan a las mujeres".

Los Caifanes dejaron lo más popular de su catálogo para el cierre definitivo. "La celula que explota", "No dejes que" y La negra Tomasa" fueron la excusa perfecta para quedarse a escucharlos hasta el final.

 

En junio, por razones de logística, el grupo tuvo que posponer la presentación en la ciudad, aclaró el bajista Sabo Romo.

"Por lo menos no fue por cuestiones personales, de verdad que no pudimos venir por razones de logística y se tuvo que mover la fecha", dijo Romo a HOY Dallas.

Los Caifanes son un grupo de sobrevivientes en varios sentidos, pero sobre todo a nivel personal. Saúl Hernández fue operado de la garganta durante la época de Jaguares, el guitarrista Alejandro Markovich fue intervenido de un tumor cerebral en el 2010 y el propio Romo recientemente sufrió un infarto, que también superó.

"Son cosas que nos han unido y al mismo tiempo nos han vuelto más humanos. Ahora viajamos con un cardiólogo, nos hemos concientizado más", comenta Romo.

Los boletos para escuchar a Caifanes se vendieron hasta por $100 dólares. Y el público tuvo que esperar hasta pasadas las 10 de la noche para que aparecieran Hernández, Markovich, Romo, Alfonso André y Diego Herrera en el escenario del lugar.

Y el grupo no es ajeno al furor que sigue desatando en sus presentaciones en vivo.

"Después de 25 años nos damos cuenta de la responsabilidad que podemos tener. El público sigue creciendo y cada vez vienen más jóvenes a vernos. Es como un 50 y 50, ellos difrutan y eso ayuda a que nosotros seamos capaces de seguir tocando así, también disfrutando", admitió Romo.

La noche del viernes, Saúl invitó a reflexionar sobre el verdadero significado de la Independencia de México y a revisar si de verdad hay motivos para celebrar. Emocionado, dijo, entre otras frases, "Viva México, y vivan los hombres, no los machos cobardes que maltratan a las mujeres".

Los Caifanes dejaron lo más popular de su catálogo para el cierre definitivo. "La celula que explota", "No dejes que" y La negra Tomasa" fueron la excusa perfecta para quedarse a escucharlos hasta el final.