Hasta el fondo del alma con Zucchero

DALLAS -- Las entrañas del House of Blues se cimbraron con sonidos de soul, rock y blues por aproximadamente dos horas la noche del martes, durante la presentación de Zucchero en un Cambridge Room que lució a toda su capacidad.

El italiano arrancó su presentación en un ambiente de nostalgia y serenidad, para poco a poco elevar los ánimos de los varios cientos que acudieron a rendirle tributo y cantar con él en la urbe texana.

Álbum de fotos: http://on.fb.me/1g9KuXN 

La mayoría dominaba el italiano y lo acompañaron en varias canciones. El hecho se hizo evidente cuando Zucchero hizo una pausa obligada para esperar a que apagaran el aire acondicionado, pues apenas pronunció unas palabras en inglés -para explicar que le causaba molestias en la garganta, cuando le pidieron que hablara en italiano.

“Baila morena”, “Il Mare”, “Diamante” y “Senza Una Donna” fueron algunos de los cánticos que hicieron que el público con el artista y sus músicos se convirteran por momentos en una sola alma. Un espíritu gozoso.

DE ITALIA Y EL MUNDO

Emanuele Giri, de Milán, llegó con mucha anticipación a la cita acompañado de su novia Kristha Archila, de Guatemala. Los dos residen en Dallas, pero Emanuele dijo que desde los noventas no veía a Zucchero y nadie lo hizo moverse de su lugar frente al escenario al lado derecho, en donde se apostó más de media hora antes de que iniciara el espectáculo.

María del Rosario Palomo, una mexicana de Monterrey, llegó en taxi al concierto. A la salida recordó emocionada que descubrió la música del europeo cuando vio un disco suyo (ZU&Co.) en una Barnes and Noble, en donde aparecía el dueto con Maná –Baila Morena.

Además de exaltarse y practicar el italiano que ha aprendido con las canciones de “Zu”, Palomo compró un par de camisetas del recuerdo. Una para su sobrino que vive en México, y la suya.

La parte solemne de la noche llegó con la dedicatoria de “Miserere” al gran Luciano Pavarotti, un amigo muy querido de Zucchero. Gracias a la tecnología el dueto que grabaron ambos antes de que Pavarotti falleciera sigue siendo posible hasta estos días.

La despedida definitiva fue con "Per colpa di ci".

El miércoles la cita era en Austin y para el jueves lo esperaba Houston a Adelmo Fornaciari, el verdadero nombre de Zucchero. La gira “Americana Tour” lo ha llevado a las plazas más importantes de Canadá y Estados Unidos, en donde ha cautivado con su carisma y potente calidad interpretativa a conocedores y curiosos.

 

Escríbele un correo electrónico a Sandra Velázquez: This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

El italiano arrancó su presentación en un ambiente de nostalgia y serenidad, para poco a poco elevar los ánimos de los varios cientos que acudieron a rendirle tributo y cantar con él en la urbe texana.

Álbum de fotos: http://on.fb.me/1g9KuXN 

La mayoría dominaba el italiano y lo acompañaron en varias canciones. El hecho se hizo evidente cuando Zucchero hizo una pausa obligada para esperar a que apagaran el aire acondicionado, pues apenas pronunció unas palabras en inglés -para explicar que le causaba molestias en la garganta, cuando le pidieron que hablara en italiano.

“Baila morena”, “Il Mare”, “Diamante” y “Senza Una Donna” fueron algunos de los cánticos que hicieron que el público con el artista y sus músicos se convirteran por momentos en una sola alma. Un espíritu gozoso.

DE ITALIA Y EL MUNDO

Emanuele Giri, de Milán, llegó con mucha anticipación a la cita acompañado de su novia Kristha Archila, de Guatemala. Los dos residen en Dallas, pero Emanuele dijo que desde los noventas no veía a Zucchero y nadie lo hizo moverse de su lugar frente al escenario al lado derecho, en donde se apostó más de media hora antes de que iniciara el espectáculo.

María del Rosario Palomo, una mexicana de Monterrey, llegó en taxi al concierto. A la salida recordó emocionada que descubrió la música del europeo cuando vio un disco suyo (ZU&Co.) en una Barnes and Noble, en donde aparecía el dueto con Maná –Baila Morena.

Además de exaltarse y practicar el italiano que ha aprendido con las canciones de “Zu”, Palomo compró un par de camisetas del recuerdo. Una para su sobrino que vive en México, y la suya.

La parte solemne de la noche llegó con la dedicatoria de “Miserere” al gran Luciano Pavarotti, un amigo muy querido de Zucchero. Gracias a la tecnología el dueto que grabaron ambos antes de que Pavarotti falleciera sigue siendo posible hasta estos días.

La despedida definitiva fue con "Per colpa di ci".

El miércoles la cita era en Austin y para el jueves lo esperaba Houston a Adelmo Fornaciari, el verdadero nombre de Zucchero. La gira “Americana Tour” lo ha llevado a las plazas más importantes de Canadá y Estados Unidos, en donde ha cautivado con su carisma y potente calidad interpretativa a conocedores y curiosos.

 

Escríbele un correo electrónico a Sandra Velázquez: This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.