Warning: getimagesize(https://www.hoydallas.com/images/Musica/Pit-bull-700-OV.jpg): failed to open stream: HTTP request failed! HTTP/1.1 404 Not Found in /home/customer/www/hoydallas.com/public_html/libraries/sourcecoast/openGraph.php on line 420
Enrique Iglesias y Pitbull: Dos lobos de la música y el entretenimiento en Dallas

Enrique Iglesias y Pitbull: Dos lobos de la música y el entretenimiento en Dallas

Enrique Iglesias y Pitbull dejaron todo en el escenario durante el show que presentaron el viernes pasado en el American Airline Center, al llegarle el turno a Dallas de su tercera gira en conjunto (antes 2012 y 2014), recorriendo Estados Unidos y Canadá.

Además de talento y profunda sencillez, los dos cantantes se valieron de una súper producción que incluyó un gran sonido, pantalla gigante con tecnología 3D y un enorme equipo de luces, que por momentos se combinó con llamaradas de fuego real.

Para empezar, Enrique ofreció “Súbeme la radio”, de su disco en proceso, provocando eco en el arrebatado recinto. Su aparición fue antecedida por la presentación del quinteto CNCO a cargo de abrir la gira.

“Siempre me gusta invitar a colegas en mis giras, así han estado desde Paulina Rubio y Aventura hasta Wisin y Yandel, Prince Royce, Romeo, JBalvin, Jennifer López y ahora le toca a los chicos CNCO”, dijo Iglesias en una entrevista con la agencia EFE, recientemente.

La conocida irreverencia de Enrique, mantuvo desde el principio a sus fans atentos a su proximidad. Y no los defraudó, pues empezó a coquetear al ritmo de temas como “I’m a Freak” y “Duele el corazón”, para terminar "entregándose" por completo al cantar “Bailamos” (1999), su primer éxito bilingüe: el madrileño llegó hasta las butacas para abrazar y cantarle muy de cerca a sus seguidores, que no desaprovecharon la oportunidad de tomarse 'la selfie del recuerdo'. 

Un pequeño segundo escenario en la parte posterior, le sirvió al madrileño para un momento íntimo acústico, en el que interpretó "Loco", a dueto con su corista, imprimiéndole Enrique un tinte dramático. Después, le tomó las manos a varios de sus fans, brindó con ellos y despidió su “visita” a los asistentes más alejados del escenario principal entonando “Cuando me enamoro”.

“Just want to be with you”, “Escape” y “Tonight (I’m lovin’ you)”, se agregaron al repertorio que mantuvo eufórica a la audiencia. “El Perdón”, “Bailando” y “I like it” concluyeron una hora y 15 minutos de una intrépida entrega que fluyó con la espontaneidad de público-artista; así es Enrique Iglesias en concierto, al natural.

“Gracias Dallas, hasta pronto”, dijo a su público que entre aplausos y gritos lo vio persignándose y agachándose para besar el escenario, entre lluvia de fuegos artificiales en el escenario y otra de globos blancos con sus iniciales entre las gradas.

PITBULL INSPIRADOR
No menos efusiva fue la presentación del cubano Armando Christian Pérez, Pitbull, quien hizo despliegue de energía con temas como “This moment”, “Hey Baby”, Rain over me” y “Hey Ma”.

Agradeciendo al público de Dallas, “que muestra amor, por tantos años”, dijo que “gracias a Dios y a los fans” con 17 años de carrera, ha podido recorrer el mundo con su música, y “viajando por el mundo veo que por mucho que pensemos que somos diferentes, en realidad somos todos iguales: Respiramos el mismo aire, todos derramamos sangre, todos nos ponemos los pantalones una pierna a la vez”, aseguró agregando que lo que une a todos derrumbando barreras, fronteras, “sin importar por quien votaste”, es la música, introduciendo el tema “Echa pallá (Manos pa’ arriba).

Sus clásicos “Ay chico (lengua afuera)” y “Shake” fueron celebrados por su público. “If you don’t stand for something, you’ll fall for anything” (Si no defiendes por algo, te vencerás por cualquier cosa), “and if you don’t know where you’re from, you don’t know where you’re going” (si no sabes de donde eres, no sabes a donde vas), asevero el rapero también conocido como Mr. 305.

“Bon Bon Panamericano”, “I know you want me (calle ocho) y “Hotel Room Service”, tema en que pidió el grito de las “mujeres sofisticadas y poderosas”, continuaron la gran fiesta animada por sus ocho llamativas bailarinas.

Repasando sus vivencias dentro y fuera de los escenarios en la letra de “Give me Everything”, confesó es su canción favorita por ser el primer tema en sonar a nivel mundial.

Aunque la esperada presencia de Enrique y Pitbull cantando juntos, no llegó para el público de Dallas, cada uno por su lado supo consentir a la audiencia y celebrar la música. 

Además de talento y profunda sencillez, los dos cantantes se valieron de una súper producción que incluyó un gran sonido, pantalla gigante con tecnología 3D y un enorme equipo de luces, que por momentos se combinó con llamaradas de fuego real.

Para empezar, Enrique ofreció “Súbeme la radio”, de su disco en proceso, provocando eco en el arrebatado recinto. Su aparición fue antecedida por la presentación del quinteto CNCO a cargo de abrir la gira.

“Siempre me gusta invitar a colegas en mis giras, así han estado desde Paulina Rubio y Aventura hasta Wisin y Yandel, Prince Royce, Romeo, JBalvin, Jennifer López y ahora le toca a los chicos CNCO”, dijo Iglesias en una entrevista con la agencia EFE, recientemente.

La conocida irreverencia de Enrique, mantuvo desde el principio a sus fans atentos a su proximidad. Y no los defraudó, pues empezó a coquetear al ritmo de temas como “I’m a Freak” y “Duele el corazón”, para terminar "entregándose" por completo al cantar “Bailamos” (1999), su primer éxito bilingüe: el madrileño llegó hasta las butacas para abrazar y cantarle muy de cerca a sus seguidores, que no desaprovecharon la oportunidad de tomarse 'la selfie del recuerdo'. 

Un pequeño segundo escenario en la parte posterior, le sirvió al madrileño para un momento íntimo acústico, en el que interpretó "Loco", a dueto con su corista, imprimiéndole Enrique un tinte dramático. Después, le tomó las manos a varios de sus fans, brindó con ellos y despidió su “visita” a los asistentes más alejados del escenario principal entonando “Cuando me enamoro”.

“Just want to be with you”, “Escape” y “Tonight (I’m lovin’ you)”, se agregaron al repertorio que mantuvo eufórica a la audiencia. “El Perdón”, “Bailando” y “I like it” concluyeron una hora y 15 minutos de una intrépida entrega que fluyó con la espontaneidad de público-artista; así es Enrique Iglesias en concierto, al natural.

“Gracias Dallas, hasta pronto”, dijo a su público que entre aplausos y gritos lo vio persignándose y agachándose para besar el escenario, entre lluvia de fuegos artificiales en el escenario y otra de globos blancos con sus iniciales entre las gradas.

PITBULL INSPIRADOR
No menos efusiva fue la presentación del cubano Armando Christian Pérez, Pitbull, quien hizo despliegue de energía con temas como “This moment”, “Hey Baby”, Rain over me” y “Hey Ma”.

Agradeciendo al público de Dallas, “que muestra amor, por tantos años”, dijo que “gracias a Dios y a los fans” con 17 años de carrera, ha podido recorrer el mundo con su música, y “viajando por el mundo veo que por mucho que pensemos que somos diferentes, en realidad somos todos iguales: Respiramos el mismo aire, todos derramamos sangre, todos nos ponemos los pantalones una pierna a la vez”, aseguró agregando que lo que une a todos derrumbando barreras, fronteras, “sin importar por quien votaste”, es la música, introduciendo el tema “Echa pallá (Manos pa’ arriba).

Sus clásicos “Ay chico (lengua afuera)” y “Shake” fueron celebrados por su público. “If you don’t stand for something, you’ll fall for anything” (Si no defiendes por algo, te vencerás por cualquier cosa), “and if you don’t know where you’re from, you don’t know where you’re going” (si no sabes de donde eres, no sabes a donde vas), asevero el rapero también conocido como Mr. 305.

“Bon Bon Panamericano”, “I know you want me (calle ocho) y “Hotel Room Service”, tema en que pidió el grito de las “mujeres sofisticadas y poderosas”, continuaron la gran fiesta animada por sus ocho llamativas bailarinas.

Repasando sus vivencias dentro y fuera de los escenarios en la letra de “Give me Everything”, confesó es su canción favorita por ser el primer tema en sonar a nivel mundial.

Aunque la esperada presencia de Enrique y Pitbull cantando juntos, no llegó para el público de Dallas, cada uno por su lado supo consentir a la audiencia y celebrar la música.