Romeo Santos vuelca emociones en Dallas

GRAND PRAIRIE, Texas -- Anthony “Romeo” Santos reiteró en esta ciudad su monarquía en la bachata al abarrotar el Verizon Theatre de Gran Prairie, el pasado viernes 16 al presentar lo nuevo de su faceta en solitario –Fórmula Vol. 1- aunado a los éxitos de Aventura.

El cantautor no decepcionó en lo más mínimo, presentando una destacada producción, buena ingeniería de sonido, acompañada de diez músicos y dos coristas –hombre y mujer-, además de demostrar ser excelente anfitrión convirtiendo su concierto en una explosiva fiesta, llena de sorpresas.

“You” y “Diabla” fueron los temas de arranque, ante un público eufórico dando paso a un “Romeo” visiblemente más delgado, sentado en un trono (mecánico) dorado y presentado por la voz del cómico George López, declarando: “Romeo, you’re the King of Bachata”, (Romeo, tú eres el Rey de la Bachata).

El ‘rey’ mantuvo expectante a su ya seducida audiencia durante cada uno de los 190 minutos que duró el recital y dio prueba de su vasta experiencia en el entarimado interactuando y provocando a su público femenino que dominó en números, a pesar de la nutrida presencia del sexo masculino.

“Nunca dejen que nadie les diga cómo vivir su vida, ni personal, ni profesional, got it? (¿entendido?)”, aconsejó el bachatero a sus fans. Esto, sin duda, en referencia a las fuertes críticas recibidas al alejarse “temporalmente” de Aventura abriendo pasó a su carrera como solista.

“Romeo” Santos, también dejo en claro que el emblema de “The King” en su disco de lanzamiento, y que figura en cada aspecto de esta gira promocional, se refiere exclusivamente a su música y en ningún momento pretende alardearse o sentirse más que “el verdadero y único Rey. El Todopoderoso”. Luego presumió, “con mucho respeto”, sus movimientos al estilo Michael Jackson.

“Cuando yo me proclamo rey, yo estoy hablando de una cosa más sencilla, estoy hablando de esta vaina que se llama bachata. En bachata I’m the mother f*ckin King, y ustedes son los soldados”, dijo Romeo.

“Veneno”, “Corazoncito” y “Los infieles” arrancaban aplausos, mientras la audaz sensualidad del neoyorkino arrancaba desmesurado ímpetu entre las gradas.

El calor humano hacia sus seguidores y el buen sentido del humor de Romeo destacó en cada instante, sobre todo cuando invitó a tres chicos de entre el público para interpretar junto a él “Debate de cuatro”, no solo cantando, pero personificando a los iconos de este género - Luis Vargas, Raulín Rodríguez y Anthony “El Mayimbe” Santos.

Las chicas, también tendrían su oportunidad y en la entrega del tema “Un beso”, sería una flaquita la que se llevara un beso de Romeo, mientras esté la cargaba en brazos y una gordita la que recibiera además de un beso más intenso, un sobresaliente baile sexy a ritmo del tribal “Inténtalo” de 3Ball Mty.

“Dile al amor” y “Magia negra” –tema que permitió un descanso a los músicos, por ser un ritmo diferente a la bachata-, mantuvo el festejo, pero la euforia se avivo aun más cuando el ex-aventura se traslado entre en medio de las gradas interpretando “Cuando se pierde un amor”, “Enséñame a olvidar” y “Todavía me amas”.

En armonía con el piano y copa de vino en vano, el romanticismo capturó el recinto con “Vale la pena el placer” y “Rival”. Luego de consentir a sus fans con un improvisado popurrí seleccionado por espontaneas solicitudes, se escuchó “Obsesión”, “All aboard”, “El malo” y“Santa”, para cerrar con el éxito “Promise”.

Romeo retomó su trono dejando un público notoriamente satisfecho y evidenciando la efectividad de ‘su fórmula’, mientras se despedía de sus fans creando con sus manos la característica señal del ‘corazoncito’ de Anthony “Romeo” Santos.

El cantautor no decepcionó en lo más mínimo, presentando una destacada producción, buena ingeniería de sonido, acompañada de diez músicos y dos coristas –hombre y mujer-, además de demostrar ser excelente anfitrión convirtiendo su concierto en una explosiva fiesta, llena de sorpresas.

“You” y “Diabla” fueron los temas de arranque, ante un público eufórico dando paso a un “Romeo” visiblemente más delgado, sentado en un trono (mecánico) dorado y presentado por la voz del cómico George López, declarando: “Romeo, you’re the King of Bachata”, (Romeo, tú eres el Rey de la Bachata).

El ‘rey’ mantuvo expectante a su ya seducida audiencia durante cada uno de los 190 minutos que duró el recital y dio prueba de su vasta experiencia en el entarimado interactuando y provocando a su público femenino que dominó en números, a pesar de la nutrida presencia del sexo masculino.

“Nunca dejen que nadie les diga cómo vivir su vida, ni personal, ni profesional, got it? (¿entendido?)”, aconsejó el bachatero a sus fans. Esto, sin duda, en referencia a las fuertes críticas recibidas al alejarse “temporalmente” de Aventura abriendo pasó a su carrera como solista.

“Romeo” Santos, también dejo en claro que el emblema de “The King” en su disco de lanzamiento, y que figura en cada aspecto de esta gira promocional, se refiere exclusivamente a su música y en ningún momento pretende alardearse o sentirse más que “el verdadero y único Rey. El Todopoderoso”. Luego presumió, “con mucho respeto”, sus movimientos al estilo Michael Jackson.

“Cuando yo me proclamo rey, yo estoy hablando de una cosa más sencilla, estoy hablando de esta vaina que se llama bachata. En bachata I’m the mother f*ckin King, y ustedes son los soldados”, dijo Romeo.

“Veneno”, “Corazoncito” y “Los infieles” arrancaban aplausos, mientras la audaz sensualidad del neoyorkino arrancaba desmesurado ímpetu entre las gradas.

El calor humano hacia sus seguidores y el buen sentido del humor de Romeo destacó en cada instante, sobre todo cuando invitó a tres chicos de entre el público para interpretar junto a él “Debate de cuatro”, no solo cantando, pero personificando a los iconos de este género - Luis Vargas, Raulín Rodríguez y Anthony “El Mayimbe” Santos.

Las chicas, también tendrían su oportunidad y en la entrega del tema “Un beso”, sería una flaquita la que se llevara un beso de Romeo, mientras esté la cargaba en brazos y una gordita la que recibiera además de un beso más intenso, un sobresaliente baile sexy a ritmo del tribal “Inténtalo” de 3Ball Mty.

“Dile al amor” y “Magia negra” –tema que permitió un descanso a los músicos, por ser un ritmo diferente a la bachata-, mantuvo el festejo, pero la euforia se avivo aun más cuando el ex-aventura se traslado entre en medio de las gradas interpretando “Cuando se pierde un amor”, “Enséñame a olvidar” y “Todavía me amas”.

En armonía con el piano y copa de vino en vano, el romanticismo capturó el recinto con “Vale la pena el placer” y “Rival”. Luego de consentir a sus fans con un improvisado popurrí seleccionado por espontaneas solicitudes, se escuchó “Obsesión”, “All aboard”, “El malo” y“Santa”, para cerrar con el éxito “Promise”.

Romeo retomó su trono dejando un público notoriamente satisfecho y evidenciando la efectividad de ‘su fórmula’, mientras se despedía de sus fans creando con sus manos la característica señal del ‘corazoncito’ de Anthony “Romeo” Santos.