Naturalidad, sentimiento y juventud: La terapia musical de Iván Cornejo

Naturalidad, sentimiento y juventud: La terapia musical de Iván Cornejo

Cortesía Revista Escooltura.

IRVING, Texas -- Acompañado de un coro descomunal en cada una de sus canciones, Iván Cornejo, el mexicoamericano que interpreta con dolor pero sin rencor, llenó a más no poder el Pavilion del Toyota Music Center aquí el viernes por la noche.

La parada en el área de Dallas dentro de su gira "Dañado Tour" le anotó a Cornejo un éxito más en su ascendente carrera, en la que gana adeptos por su naturalidad al interpretar y los sentimientos que deja fluir sin complicación ni desprecio, como un escape "terapéutico" de una nostalgia latente.

Aunque no todas las historias que cuenta y "sufre" con su música ligera son propias, aclara el casi veinteañero (19).

"La inspiración viene de muchas cosas: experiencias propias, películas, historias de amor, de amigos, de mi familia; en mi cabeza algunas veces me transporto a un lugar donde dejo que mi creatividad artística me lleve a una historia", explica.

El cantautor respondió a HOY Dallas por escrito tres preguntas poco antes de cumplir con la "terapia" ofrecida en el norte de Texas, de donde por cierto es originario un primo suyo que lo acompaña tocando. Cornejo es oriundo de Riverside, Califiornia.

Se considera ecléctico (caracterísitica que para sus miles de seguidores no es ningún secreto) y mencionó a Los Bukis, Johnny Cash y Joan Sebastian como sus grandes influencias junto a "Drake, Cigarettes after Sex, que son unos de mis favoritos del momento, y también Artic Monkeys".

COVERS. Prueba de ello fue que aparte de sus éxitos y cancionero personal, con guitarra en mano, ofreció a los asistentes su versión de "Hey there Delilah" (Plain White T's) y "Corre, corre" (Jesse & Joy).

Vestido con pantalón y camisa negra, a la Cash, pero no tan denso o tan profundo como la fallecida leyenda de la música country, más bien sencillo y agradecido con el público, sonreía de vez en cuando y hasta bajó del escenario para sentir la calidez de sus seguidores.

En la cabeza lució una bandana, como para no olvidar que en realidad es un muchacho, que bien podría ser un ex Menudo a la Draco (Roby) Rosa en sus años mozos pero con un "flow" más romántico: De una inmensa libertad expresiva en sus letras, sin desgarro total pero honesto en los sentimientos. "Piensas que soy un p...jo haciendo todo por ti, no te aproveches de mí, sabes que tienes poder, tú tienes todo el control"

¿Siempre has sido así de expresivo con tus sentimientos?, fue la pregunta de cierre que le hicimos, a lo que respondió: "Pues no, en realidad , como niño siempre fui más reservado con mis sentimientos, y creo que la música para mí ha sido como que una realización de expresar y dar de esos sentimientos más profundos que nacen cuando escribo mi música".

En el escenario, el apuntador no estuvo muy de su parte y se sinceró con el público al respecto. De cualquier manera, en cada número su voz estuvo acompañada por los miles que acudieron a "cantar" con él, a quienes tampoco les ocultó una leve tos que para nada hizo mella en sus interpretaciones.

La terapia está funcionando. (En el website de Cornejo, el equipo del cantante publica fotos y recuerdos de la "terapia" de los asistentes).

La parada en el área de Dallas dentro de su gira "Dañado Tour" le anotó a Cornejo un éxito más en su ascendente carrera, en la que gana adeptos por su naturalidad al interpretar y los sentimientos que deja fluir sin complicación ni desprecio, como un escape "terapéutico" de una nostalgia latente.

Aunque no todas las historias que cuenta y "sufre" con su música ligera son propias, aclara el casi veinteañero (19).

"La inspiración viene de muchas cosas: experiencias propias, películas, historias de amor, de amigos, de mi familia; en mi cabeza algunas veces me transporto a un lugar donde dejo que mi creatividad artística me lleve a una historia", explica.

El cantautor respondió a HOY Dallas por escrito tres preguntas poco antes de cumplir con la "terapia" ofrecida en el norte de Texas, de donde por cierto es originario un primo suyo que lo acompaña tocando. Cornejo es oriundo de Riverside, Califiornia.

Se considera ecléctico (caracterísitica que para sus miles de seguidores no es ningún secreto) y mencionó a Los Bukis, Johnny Cash y Joan Sebastian como sus grandes influencias junto a "Drake, Cigarettes after Sex, que son unos de mis favoritos del momento, y también Artic Monkeys".

COVERS. Prueba de ello fue que aparte de sus éxitos y cancionero personal, con guitarra en mano, ofreció a los asistentes su versión de "Hey there Delilah" (Plain White T's) y "Corre, corre" (Jesse & Joy).

Vestido con pantalón y camisa negra, a la Cash, pero no tan denso o tan profundo como la fallecida leyenda de la música country, más bien sencillo y agradecido con el público, sonreía de vez en cuando y hasta bajó del escenario para sentir la calidez de sus seguidores.

En la cabeza lució una bandana, como para no olvidar que en realidad es un muchacho, que bien podría ser un ex Menudo a la Draco (Roby) Rosa en sus años mozos pero con un "flow" más romántico: De una inmensa libertad expresiva en sus letras, sin desgarro total pero honesto en los sentimientos. "Piensas que soy un p...jo haciendo todo por ti, no te aproveches de mí, sabes que tienes poder, tú tienes todo el control"

¿Siempre has sido así de expresivo con tus sentimientos?, fue la pregunta de cierre que le hicimos, a lo que respondió: "Pues no, en realidad , como niño siempre fui más reservado con mis sentimientos, y creo que la música para mí ha sido como que una realización de expresar y dar de esos sentimientos más profundos que nacen cuando escribo mi música".

En el escenario, el apuntador no estuvo muy de su parte y se sinceró con el público al respecto. De cualquier manera, en cada número su voz estuvo acompañada por los miles que acudieron a "cantar" con él, a quienes tampoco les ocultó una leve tos que para nada hizo mella en sus interpretaciones.

La terapia está funcionando. (En el website de Cornejo, el equipo del cantante publica fotos y recuerdos de la "terapia" de los asistentes).