De España a Dallas, con la gaita y la flauta: Carlos Núñez

Pocos músicos reúnen la energía, virtuosismo, imaginación, atrevimiento y carisma en sus conciertos y grabaciones como el multi-instrumentista Carlos Núñez; no en vano el L.A. Times sugirió alguna vez que Núñez es el hombre quien podría hacer posible el convertirse en una estrella de pop tocando música tradicional con la gaita y la flauta.

Núñez es el más famoso y consumado gaitero de Galicia, noroeste de España, rica en música celta vibrante y con una expresividad única. Hace ya varias décadas, el lider de The Chieftains, Paddy Moloney, llamaba a Galicia "el país celta desconocido", implicando que una música tradicional tan emocionante como la de Galicia hacía tiempo que merecía un éxito y reconocimiento global. De la misma manera que The Chieftains (que se convirtieron en los principales embajadores de la música tradicional irlandesa por el mundo), Carlos ha hecho lo propio por Galicia, escribe Earle Hitchner, prominente crítico de este tipo de música.

Nacido en 1971 y criado en Vigo, donde empezó a tocar la gaita a los 8 años, Carlos personifica y refleja el espíritu indomable de la música gallega, por eso es consciente de la trampa que supone que la música tradicional caiga en la autocomplacencia y quede aislada de la innovación. En esas circunstancias, incluso la música más vigorosa podría caer en lo predecible, sin embargo Carlos, respetando la herencia musical de Galicia y buscando salvaguardarla, al mismo tiempo explora con destreza posibilidades frescas y fascinantes. Todo ello puede escucharse con excelente resultado en su nuevo disco, Inter-Celtic (Sony Music, disponible 18 de febrero).

¿Qué significa ese título para Carlos Núñez? "Esa era la pregunta que yo me hacia de niño desde mi Galicia natal y cuya respuesta encontré cuando -con 12 años- me invitaron a tocar en Bretaña con la Orquesta Sinfónica del Festival Interceltique de Lorient: Los 7 países celtas juntábamos nuestras músicas y nuestras culturas jugando a ser "una sola nación", mas allá de las lenguas y las fronteras. Desde entonces, ese sentimiento que en Galicia llamamos "irmandade" ha sido para mi una auténtica misión en todos estos años".

Esta hermandad musical fue fortalecida por The Chieftains, a quienes Carlos había conocido en Lorient. En 1994, el grupo invitó a Carlos a tocar con ellos en el Carnegie Hall de Nueva York, un debut muy prometedor en EE.UU., donde giraron juntos muchas veces desde entonces. También participó en varios de sus discos, como Voice of Ages (2012), San Patricio (2010), The Long Black Veil (1995) y Santiago (Carlos y Paddy trabajaron mano a mano para desarrollar este proyecto con energía gallega y visión hispánica de 1996). Esos dos últimos discos ganaron premios Grammy y Carlos como solista también recibió dos nominaciones a los Latin Grammys por Os Amores Libres en 2000 y Mayo Longo en 2001.

No es sorprendente, que el disco debut de Carlos en solitario en 1996, A Irmandade das Estrelas, cumpliera su misión musical de confraternidad intercéltica de manera deslumbrante. Con más de 50 invitados, el album gozó de unas ventas extraordinarias en España, donde se convirtió en la primera grabación de Música Celta en alcanzar el disco de platino.

La gaita es el símbolo sonoro de Galicia, que se remonta al menos al siglo XI. El dominio absoluto de este instrumento por parte de Carlos ha sido parte esencial de su creciente popularidad dentro y fuera de España. Su habilidad con el punteiro para doblar, extender, o recortar notas, mantener y cambiar los tempos, explorar matices armónicos y colores tonales, y complementar y hacer contrapunto a otros músicos, es nada menos que asombrosa, y este sello musical no se limita a su interpretación de la gaita.

En el Real Conservatorio de Madrid, Carlos recibió clases de flauta de pico barroca, consiguiendo las calificaciones más altas posibles, pero fue su propia experiencia la que posteriormentehizo llegar su dominio del instrumento al nivel de calidad necesario para estudios de grabación y salas de conciertos. "La flauta es un instrumento muy íntimo y personal", dice Carlos. "La gaita tiene bordones, así que su sonido es poderosamente terrenal. Con la flauta, puedes volar como un pájaro".

El arsenal de instrumentos de Carlos también incluye la ocarina, whistles, gaita escocesa, uilleann pipes (gaita irlandesa), bombarda, biniou koz (gaita bretona), y pastoral pipes (el antecesor del siglo XVIII de la actual uilleann pipes). Esta impresionante panoplia de instrumentos proporciona a Carlos y su público una variedad de texturas acordes con la de su repertorio.

En Inter-Celtic, el amplio registro de Carlos es de nuevo ejemplar y estimulante, secundado por su propia banda y otra larga lista de estrellas invitadas. El disco brilla desde el primer tema, "Mambo" (melodía de espíritu libre, compuesta por Carlos y su compañero de grupo Pancho Alvarez), hasta el último, "Reel Roots" ("medley" de melodías de baile, tocado con una combinación embriagadora de jazz, rock y ambientes irlandeses y gallegos).

Esta nueva placa, opina Hitchner sólo añadirá lustre a la talla de Carlos Núñez como exportación musical más valorada de Galicia, construyendo fuertes y duraderos puentes entre las distintas tradiciones celtas con pasión y cariño. Núñez sigue siendo una fuerza global a tener en cuenta en la música de hoy en día.

 

Carlos Núñez se presenta en el Festival Irlandés del Norte de Texas: el 6, 7, 8 de marzo en Dallas (Fair Park). Para boletos y más información: http://www.ntif.org/tickets/index.html 

 

Núñez es el más famoso y consumado gaitero de Galicia, noroeste de España, rica en música celta vibrante y con una expresividad única. Hace ya varias décadas, el lider de The Chieftains, Paddy Moloney, llamaba a Galicia "el país celta desconocido", implicando que una música tradicional tan emocionante como la de Galicia hacía tiempo que merecía un éxito y reconocimiento global. De la misma manera que The Chieftains (que se convirtieron en los principales embajadores de la música tradicional irlandesa por el mundo), Carlos ha hecho lo propio por Galicia, escribe Earle Hitchner, prominente crítico de este tipo de música.

Nacido en 1971 y criado en Vigo, donde empezó a tocar la gaita a los 8 años, Carlos personifica y refleja el espíritu indomable de la música gallega, por eso es consciente de la trampa que supone que la música tradicional caiga en la autocomplacencia y quede aislada de la innovación. En esas circunstancias, incluso la música más vigorosa podría caer en lo predecible, sin embargo Carlos, respetando la herencia musical de Galicia y buscando salvaguardarla, al mismo tiempo explora con destreza posibilidades frescas y fascinantes. Todo ello puede escucharse con excelente resultado en su nuevo disco, Inter-Celtic (Sony Music, disponible 18 de febrero).

¿Qué significa ese título para Carlos Núñez? "Esa era la pregunta que yo me hacia de niño desde mi Galicia natal y cuya respuesta encontré cuando -con 12 años- me invitaron a tocar en Bretaña con la Orquesta Sinfónica del Festival Interceltique de Lorient: Los 7 países celtas juntábamos nuestras músicas y nuestras culturas jugando a ser "una sola nación", mas allá de las lenguas y las fronteras. Desde entonces, ese sentimiento que en Galicia llamamos "irmandade" ha sido para mi una auténtica misión en todos estos años".

Esta hermandad musical fue fortalecida por The Chieftains, a quienes Carlos había conocido en Lorient. En 1994, el grupo invitó a Carlos a tocar con ellos en el Carnegie Hall de Nueva York, un debut muy prometedor en EE.UU., donde giraron juntos muchas veces desde entonces. También participó en varios de sus discos, como Voice of Ages (2012), San Patricio (2010), The Long Black Veil (1995) y Santiago (Carlos y Paddy trabajaron mano a mano para desarrollar este proyecto con energía gallega y visión hispánica de 1996). Esos dos últimos discos ganaron premios Grammy y Carlos como solista también recibió dos nominaciones a los Latin Grammys por Os Amores Libres en 2000 y Mayo Longo en 2001.

No es sorprendente, que el disco debut de Carlos en solitario en 1996, A Irmandade das Estrelas, cumpliera su misión musical de confraternidad intercéltica de manera deslumbrante. Con más de 50 invitados, el album gozó de unas ventas extraordinarias en España, donde se convirtió en la primera grabación de Música Celta en alcanzar el disco de platino.

La gaita es el símbolo sonoro de Galicia, que se remonta al menos al siglo XI. El dominio absoluto de este instrumento por parte de Carlos ha sido parte esencial de su creciente popularidad dentro y fuera de España. Su habilidad con el punteiro para doblar, extender, o recortar notas, mantener y cambiar los tempos, explorar matices armónicos y colores tonales, y complementar y hacer contrapunto a otros músicos, es nada menos que asombrosa, y este sello musical no se limita a su interpretación de la gaita.

En el Real Conservatorio de Madrid, Carlos recibió clases de flauta de pico barroca, consiguiendo las calificaciones más altas posibles, pero fue su propia experiencia la que posteriormentehizo llegar su dominio del instrumento al nivel de calidad necesario para estudios de grabación y salas de conciertos. "La flauta es un instrumento muy íntimo y personal", dice Carlos. "La gaita tiene bordones, así que su sonido es poderosamente terrenal. Con la flauta, puedes volar como un pájaro".

El arsenal de instrumentos de Carlos también incluye la ocarina, whistles, gaita escocesa, uilleann pipes (gaita irlandesa), bombarda, biniou koz (gaita bretona), y pastoral pipes (el antecesor del siglo XVIII de la actual uilleann pipes). Esta impresionante panoplia de instrumentos proporciona a Carlos y su público una variedad de texturas acordes con la de su repertorio.

En Inter-Celtic, el amplio registro de Carlos es de nuevo ejemplar y estimulante, secundado por su propia banda y otra larga lista de estrellas invitadas. El disco brilla desde el primer tema, "Mambo" (melodía de espíritu libre, compuesta por Carlos y su compañero de grupo Pancho Alvarez), hasta el último, "Reel Roots" ("medley" de melodías de baile, tocado con una combinación embriagadora de jazz, rock y ambientes irlandeses y gallegos).

Esta nueva placa, opina Hitchner sólo añadirá lustre a la talla de Carlos Núñez como exportación musical más valorada de Galicia, construyendo fuertes y duraderos puentes entre las distintas tradiciones celtas con pasión y cariño. Núñez sigue siendo una fuerza global a tener en cuenta en la música de hoy en día.

 

Carlos Núñez se presenta en el Festival Irlandés del Norte de Texas: el 6, 7, 8 de marzo en Dallas (Fair Park). Para boletos y más información: http://www.ntif.org/tickets/index.html