Leo Dan: Tenemos mucho que aportar a las nuevas generaciones

Leo Dan es una leyenda viviente de la música. En su época de mayor éxito (cantando en español) rivalizaba con los Beatles en las listas de popularidad y el cariño que se ganó a través de los años no solo está entre el público, sus colegas también lo respetan y aprecian su legado.

En este año inesperado y de una nueva década inaugurada con una pandemia, el venerado intérprete argentino lanzó un segundo álbum de celebración con una lista de intérpretes que invitan a transportarse en el tiempo: Río Roma, Pandora, Amanda Miguel, La Sonora Santanera, Natalia Jiménez, Alicia Jiménez, Daniela Romo, Ramón Ayala y Bronco son algunos de sus compañeros de viaje.

Para fortuna propia y de su público, Sony Music adquirió los derechos del material (CD+DVD) y ahora lo promueve con ahínco. En el proceso, Leo Dan aprovecha para remontarse a épocas que graciosamente advierte, "no hace mucho que pasaron".

En una entrevista telefónica desde Miami, con la voz inconfundible de los discos de vinilo que ya no se tocan pero siguen sonando en la memoria de millones, explica que "Celebrando a una Leyenda" (II) lo tiene satisfecho y contento.

Una de sus favoritas de esta segunda colección, dice que es la de "La radio está tocando tu canción" que logró con Bronco. Destaca que con Amanda Miguel entonó casi con una sola alma "Ojos azules", una especie de canción folclórica de la Argentina andina, "Le puso mucho amor", comentó sobre la interpretación de su compatriota. Pero el "sencillo" que promueve, a manera tradicional, es el plasmado junto a Carlos Rivera Esa pared, convertida en bolero.

NADA FÁCIL: Sobre la crisis global por el coronavirus, el cantante y letrista estima que es un momento "respetable, nada fácil" y luego bromea para añadir que está en sus mejores vacaciones, pero el tema del trato a la gente de su generación es inevitable y entonces se desborda.

"Hay cosas que a veces uno, no sé como explicarlo, a los viejos nos consideran que ya no servimos, cuando hay mucha gente que tiene para aportar mucho a las nuevas generaciones, hay mucha confusión, me acerco mucho a Dios, él me puede dar la pauta a seguir. Estamos siendo un poco... a nosotros nos dicen, no ustedes son personas de riesgo, se pueden morir; pero yo hasta pienso que no le quieren pagar [a unos] la jubilacion".

En todo caso, reafirma que lo más importante es la fé. Todos los días escribe, nos cuenta al final de la entrevista y se emociona al recordar que al poco tiempo de llegar a México conoció a Miguel Aveces Mejía, quien casado con una compatriota suya, se volvió amigo cercano.

Así empezó a sentir más de cerca las canciones de mariachi que ya conocía por las películas de la Epoca de Oro que conquistaron a todo el continente en el siglo pasado. Después se acercó también a José Alfredo Jiménez y en una de ésas, en contra de todas las recomendaciones, grabó "Esa pared", como ranchera. El resto es historia.

En este año inesperado y de una nueva década inaugurada con una pandemia, el venerado intérprete argentino lanzó un segundo álbum de celebración con una lista de intérpretes que invitan a transportarse en el tiempo: Río Roma, Pandora, Amanda Miguel, La Sonora Santanera, Natalia Jiménez, Alicia Jiménez, Daniela Romo, Ramón Ayala y Bronco son algunos de sus compañeros de viaje.

Para fortuna propia y de su público, Sony Music adquirió los derechos del material (CD+DVD) y ahora lo promueve con ahínco. En el proceso, Leo Dan aprovecha para remontarse a épocas que graciosamente advierte, "no hace mucho que pasaron".

En una entrevista telefónica desde Miami, con la voz inconfundible de los discos de vinilo que ya no se tocan pero siguen sonando en la memoria de millones, explica que "Celebrando a una Leyenda" (II) lo tiene satisfecho y contento.

Una de sus favoritas de esta segunda colección, dice que es la de "La radio está tocando tu canción" que logró con Bronco. Destaca que con Amanda Miguel entonó casi con una sola alma "Ojos azules", una especie de canción folclórica de la Argentina andina, "Le puso mucho amor", comentó sobre la interpretación de su compatriota. Pero el "sencillo" que promueve, a manera tradicional, es el plasmado junto a Carlos Rivera Esa pared, convertida en bolero.

NADA FÁCIL: Sobre la crisis global por el coronavirus, el cantante y letrista estima que es un momento "respetable, nada fácil" y luego bromea para añadir que está en sus mejores vacaciones, pero el tema del trato a la gente de su generación es inevitable y entonces se desborda.

"Hay cosas que a veces uno, no sé como explicarlo, a los viejos nos consideran que ya no servimos, cuando hay mucha gente que tiene para aportar mucho a las nuevas generaciones, hay mucha confusión, me acerco mucho a Dios, él me puede dar la pauta a seguir. Estamos siendo un poco... a nosotros nos dicen, no ustedes son personas de riesgo, se pueden morir; pero yo hasta pienso que no le quieren pagar [a unos] la jubilacion".

En todo caso, reafirma que lo más importante es la fé. Todos los días escribe, nos cuenta al final de la entrevista y se emociona al recordar que al poco tiempo de llegar a México conoció a Miguel Aveces Mejía, quien casado con una compatriota suya, se volvió amigo cercano.

Así empezó a sentir más de cerca las canciones de mariachi que ya conocía por las películas de la Epoca de Oro que conquistaron a todo el continente en el siglo pasado. Después se acercó también a José Alfredo Jiménez y en una de ésas, en contra de todas las recomendaciones, grabó "Esa pared", como ranchera. El resto es historia.