Cristina: orgullosa de su música y sus raíces

DALLAS -- A Cristina Eustace la vida no la ha tratado mal, pero tampoco le ha puesto las cosas en bandeja de plata. Su historia en la música es la de una joven persistente, que después de grabar su primer disco por derecho propio –se lo ganó al triunfar en Objetivo Fama en 2009, sigue luchando para afianzarse como intérprete de banda.

 En esta primavera, Cristina está feliz de promocionar el sencillo de su segundo álbum, que saldrá a la venta en un mes y medio.

"Con golpes de pecho" es un clásico de la música popular mexicana, de la autoría de Felipe Gómez Jiménez: una canción de reproche y dolor que, en versión banda, es interpretada por esta joven cantante con un vigor y temple que recuerda a las grandes de la música vernácula mexicana.

“Soy una mujer chihuahuense, que cuando canto, de verdad, con todo mi corazón y toda mi pasión, la banda va con mi voz”, comenta con una emoción difícil de ocultar, durante una conversación para hoydallas.com en un café de Uptown, en Dallas.

La respuesta en iTunes, donde está disponible desde principios de abril “Con golpes de pecho” ha sido muy positiva, asegura la extrovertida cantante, quien se distingue por tener una interacción muy estrecha con sus seguidores tanto en Facebook como en Twitter, además de su página personal donde coincide a menudo con sus fans, para incluso organizar salidas a museos en el área de Dallas, donde reside desde hace varios años.

Ser cantante del género regional mexicano y de banda es un gran reto, sobre todo para una mujer, dadas las condiciones actuales de la industria. Pero para Cristina es un gusto, una forma de honrar sus raíces y de conectarse con gente sencilla y sensible.

“No tengo qué demostrar nada, más que mi corazón y de dónde vengo y quién soy. Creo que en este disco estoy muy relajada”, recalca con seguridad y alegría esta chica, cuyo rostro se ilumina cada que habla de sus nuevas canciones y de su origen campirano, el cual se equilibra perfectamente con una educación universitaria adquirida en Estados Unidos.

Su sencillez y espontaneidad la ha llevado a lograr una conexión muy especial con sus seguidores. Justo antes de llegar a la entrevista regresaba del sepelio de una admiradora, quien murió tras padecer cáncer, y cuya familia le pidió que los acompañara a despedirla. Cristina no sólo accedió a la petición sino que le brindó una canción de despedida y vistió de color rosa, como la fallecida le pidió en vida.

ELEGANTE Y APASIONADO

Para su nuevo disco, cuyo título aún no define, contaba con una semana para terminar de grabar las voces, pero ella lo hizo en dos días y medio gracias a ese entusiasmo casi incontenible que la caracteriza al cantar.

La noche antes de llegar a Mazatlán para acudir al estudio de grabación, "de la emoción ni dormí", recuerda. "Me levanté a las 4 de la mañana [para salir al aeropuerto]. Le eché todo mi corazón y me divertí, tanto, tanto", agrega Cristina, quien por cierto, ha tenido pocas oportunidades de presentarse en su país de origen después de haber sido firmada por la disquera Fonovisa, ahora Universal.

Los productores, “se dieron bien a la tarea de conocerme y saber quién es Cristina. Entonces, es banda, banda, pero van a ver mi personalidad. Cuando escuches ‘Ya lo sé que tú te vas’, te juro que suena a una orquesta, súper elegante. Viene con muchísima pasión, y con una calidad que yo jamás en mi vida pensé que yo iba a tener en un disco".

El 14 de junio sale al mercado el disco completo y la espera no puede ser más larga para esta jovial cantante, que tiene una licenciatura en administración de negocios y sabe muy bien por dónde pisa en este competitivo mercado de la música. Con humildad y orgullo a la vez, no tiene empacho en afirmar que este nuevo álbum, el segundo de su corta carrera, es un trabajo de primera clase que la tiene emocionada y satisfecha.

La bravura con que interpreta sus temas reflejan una gran empatía con mujeres que le tocó ver sufrir durante su niñez y adolescencia, "porque vivencias propias no son", aclara durante la charla.

"Muchas de las mujeres que yo conozco, así se desahogan (cantando); en lugar de ir a desquitarse con el bato es, canta la canción...", comenta sobre algunos temas que ella considera como los "corta venas" dentro de su repertorio, incluyendo "Con golpes de pecho".

Cristina en sus canciones y cuando conversa con sus fans pide además, que la mujer se de siempre su lugar, pero que no se vaya a los extremos y también sepa llevar un equilibrio con su pareja y valore a su hombre.

“Estamos perdiendo el romance, vamos a apasionarnos otra vez, vamos a cachondearnos con la música. Como dice un gran amigo, ‘vamos a manosearnos el intelecto’”, añade con picardía.

Considera a su esposo y a sus padres como su mayor respaldo a nivel personal.

“Si no fuera por él no estuviera yo aquí. Ahora entre más pasa el tiempo me doy cuenta que el tener a alguien que no tiene que ver nada con la industria de la música y que te conoce antes de que no eras artista es muy importante”, apunta.

Cristina, además de ser un ama de casa de tiempo completo, cuando no está cantando se dedica a visitar hospicios y asilos de ancianos, especialmente en Puerto Rico, el país donde tanto la quieren desde su participación en Objetivo Fama.

“Tengo esa necesidad de ayudar, de cantarle a la gente. Con este disco me he acercado muchísimo a Dios, creo que es un disco muy bendecido. “He sobrepasado mis sueños. No me la creo”, concluye.

Para más información sobre Cristina, visita: www.cristinae.com



Escríbele un correo electrónico a Sandra Velázquez: This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

 En esta primavera, Cristina está feliz de promocionar el sencillo de su segundo álbum, que saldrá a la venta en un mes y medio.

"Con golpes de pecho" es un clásico de la música popular mexicana, de la autoría de Felipe Gómez Jiménez: una canción de reproche y dolor que, en versión banda, es interpretada por esta joven cantante con un vigor y temple que recuerda a las grandes de la música vernácula mexicana.

“Soy una mujer chihuahuense, que cuando canto, de verdad, con todo mi corazón y toda mi pasión, la banda va con mi voz”, comenta con una emoción difícil de ocultar, durante una conversación para hoydallas.com en un café de Uptown, en Dallas.

La respuesta en iTunes, donde está disponible desde principios de abril “Con golpes de pecho” ha sido muy positiva, asegura la extrovertida cantante, quien se distingue por tener una interacción muy estrecha con sus seguidores tanto en Facebook como en Twitter, además de su página personal donde coincide a menudo con sus fans, para incluso organizar salidas a museos en el área de Dallas, donde reside desde hace varios años.

Ser cantante del género regional mexicano y de banda es un gran reto, sobre todo para una mujer, dadas las condiciones actuales de la industria. Pero para Cristina es un gusto, una forma de honrar sus raíces y de conectarse con gente sencilla y sensible.

“No tengo qué demostrar nada, más que mi corazón y de dónde vengo y quién soy. Creo que en este disco estoy muy relajada”, recalca con seguridad y alegría esta chica, cuyo rostro se ilumina cada que habla de sus nuevas canciones y de su origen campirano, el cual se equilibra perfectamente con una educación universitaria adquirida en Estados Unidos.

Su sencillez y espontaneidad la ha llevado a lograr una conexión muy especial con sus seguidores. Justo antes de llegar a la entrevista regresaba del sepelio de una admiradora, quien murió tras padecer cáncer, y cuya familia le pidió que los acompañara a despedirla. Cristina no sólo accedió a la petición sino que le brindó una canción de despedida y vistió de color rosa, como la fallecida le pidió en vida.

ELEGANTE Y APASIONADO

Para su nuevo disco, cuyo título aún no define, contaba con una semana para terminar de grabar las voces, pero ella lo hizo en dos días y medio gracias a ese entusiasmo casi incontenible que la caracteriza al cantar.

La noche antes de llegar a Mazatlán para acudir al estudio de grabación, "de la emoción ni dormí", recuerda. "Me levanté a las 4 de la mañana [para salir al aeropuerto]. Le eché todo mi corazón y me divertí, tanto, tanto", agrega Cristina, quien por cierto, ha tenido pocas oportunidades de presentarse en su país de origen después de haber sido firmada por la disquera Fonovisa, ahora Universal.

Los productores, “se dieron bien a la tarea de conocerme y saber quién es Cristina. Entonces, es banda, banda, pero van a ver mi personalidad. Cuando escuches ‘Ya lo sé que tú te vas’, te juro que suena a una orquesta, súper elegante. Viene con muchísima pasión, y con una calidad que yo jamás en mi vida pensé que yo iba a tener en un disco".

El 14 de junio sale al mercado el disco completo y la espera no puede ser más larga para esta jovial cantante, que tiene una licenciatura en administración de negocios y sabe muy bien por dónde pisa en este competitivo mercado de la música. Con humildad y orgullo a la vez, no tiene empacho en afirmar que este nuevo álbum, el segundo de su corta carrera, es un trabajo de primera clase que la tiene emocionada y satisfecha.

La bravura con que interpreta sus temas reflejan una gran empatía con mujeres que le tocó ver sufrir durante su niñez y adolescencia, "porque vivencias propias no son", aclara durante la charla.

"Muchas de las mujeres que yo conozco, así se desahogan (cantando); en lugar de ir a desquitarse con el bato es, canta la canción...", comenta sobre algunos temas que ella considera como los "corta venas" dentro de su repertorio, incluyendo "Con golpes de pecho".

Cristina en sus canciones y cuando conversa con sus fans pide además, que la mujer se de siempre su lugar, pero que no se vaya a los extremos y también sepa llevar un equilibrio con su pareja y valore a su hombre.

“Estamos perdiendo el romance, vamos a apasionarnos otra vez, vamos a cachondearnos con la música. Como dice un gran amigo, ‘vamos a manosearnos el intelecto’”, añade con picardía.

Considera a su esposo y a sus padres como su mayor respaldo a nivel personal.

“Si no fuera por él no estuviera yo aquí. Ahora entre más pasa el tiempo me doy cuenta que el tener a alguien que no tiene que ver nada con la industria de la música y que te conoce antes de que no eras artista es muy importante”, apunta.

Cristina, además de ser un ama de casa de tiempo completo, cuando no está cantando se dedica a visitar hospicios y asilos de ancianos, especialmente en Puerto Rico, el país donde tanto la quieren desde su participación en Objetivo Fama.

“Tengo esa necesidad de ayudar, de cantarle a la gente. Con este disco me he acercado muchísimo a Dios, creo que es un disco muy bendecido. “He sobrepasado mis sueños. No me la creo”, concluye.

Para más información sobre Cristina, visita: www.cristinae.com



Escríbele un correo electrónico a Sandra Velázquez: This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.