Estrenos | "Las mujeres ya no lloran": El amplio espectro de Shakira

Estrenos | "Las mujeres ya no lloran": El amplio espectro de Shakira

Imagen promocional del nuevo disco de Shakira/Cortesía Sony Music

Aunque ofreció varios adelantos de "Las mujeres ya no lloran", el reunir los temas en un álbum y convocar a la prensa para un lanzamiento formal dice mucho de lo que esta compilación significa para Shakira.

Es una obra difícil de pasar por alto: atrevida y cruda, sentimental y honesta, sensual y llamativa, con letras reveladoras e íntimas y ritmos que atrapan. (La primera vez que escuchamos el disco, casi de principio a fin, fue el viernes en su día de estreno, alrededor de las 4 a.m. rumbo al aeropuerto, en Florida. La segunda vez fue el sábado por la noche en Dallas, y la sensación fue la misma).

La buena hechura de cada tema, en colaboración, o con ella sola, no te permiten dejar de escuchar, por curiosidad primero, y después, por gusto. Es un disco de colección, seas periodista o admirador de la colombiana, y representa la culminación de un ciclo que ella definió como un "proceso alquímico", mientras que los opinadores externos le llamamos catártico. También, hasta cierto punto, es el producto de un diálogo sanador con sus admiradores, siente ella.

"Un renacimiento personal, eso es lo que es este álbum, pero ya no es solo mío, ahora es de la gente, de mucha gente que se ha sentido representada", le dijo a Radio Caracol en una entrevista durante el evento con medios de comunicación que celebró en Miami el jueves. 

ANTES Y DESPUÉS. El concretar la grabación de La sesión 53 con BZRP empezó a hacerla sentir "del otro lado" en 2023: como que comenzaba por fin a sentir que sanaba, aunque el proceso había empezado con el tema Monotonía (junto a Ozuna) y Te felicito, junto a Rauw Alejandro. "Y aun sigo sanando", explicó. 

La moral le siguió subiendo con la respuesta arrolladora del público al dúo que hizo junto a Karol G: TQG

Las letras, independientemente del destinatario, resonarán en millones y hay para todos. Los modismos están actualizados y le alcanzó hasta para dedicar una de protesta junto a Fuerza Regida: "Lily Melgar, para ti esta canción, que no te pagaron la indemnización", dice Shakira en El jefe, un tema casi frenético.

¿Una balada? Última tiene todo para conectar con el alma, a puro piano. Se nos perdió el amor a mitad de camino, cómo es que te cansaste de algo tan genuino? No trates de convencerme, te lo pido.

Otra lenta, e indiscutiblemente la más sentimental, es Acróstico, en donde aparecen sus hijos Milán y Sasha. "Se nos rompió sólo un plato, no toda la vajilla y aunque no se poner la otra mejilla, aprender a perdonar es de sabios".

"Mientras escribía cada canción, me reconstruía a mí misma. Mientras las cantaba, mis lágrimas se transformaron en diamantes y mi vulnerabilidad en fuerza", declaró la sudamericana en anticipación al estreno del pasado 22 de marzo.

De repente ya no eras el mismo, me dejaste por tu narcisismo, te olvidaste de lo que un día fuimos, dice en la bachata con Ozuna. En una estrofa de Tiempo sin verte, "La Loba", pide mejor hablar a calzón quitado.

No hay mayor placer que el de tocarte, nadie como tú me hace fluir, canta junto a Rauw Alejandro en Cohete.

Por fin un café cargado (robusto) como hace muchísimo que no lo preparaba la colombiana: "Hay tanta mentira en las ciudades como hay tanta basura en los mares, ya no queda nadie honesto, solo los borrachos en los bares"... un toque citadino que hizo recordar las letras de un Joaquín Sabina recién entrado en los 50, pero, claro, la propia Shakira desde siempre ha escrito grandes cosas: "Que se supriman las doctrinas y deberes, Que se terminen las películas de acción, Que se destruyan en el mundo los placeres, Y que se escriba hoy una última canción. Pero que me quedes tú, me quede tu abrazo Y el beso que inventas cada día".

Es una obra difícil de pasar por alto: atrevida y cruda, sentimental y honesta, sensual y llamativa, con letras reveladoras e íntimas y ritmos que atrapan. (La primera vez que escuchamos el disco, casi de principio a fin, fue el viernes en su día de estreno, alrededor de las 4 a.m. rumbo al aeropuerto, en Florida. La segunda vez fue el sábado por la noche en Dallas, y la sensación fue la misma).

La buena hechura de cada tema, en colaboración, o con ella sola, no te permiten dejar de escuchar, por curiosidad primero, y después, por gusto. Es un disco de colección, seas periodista o admirador de la colombiana, y representa la culminación de un ciclo que ella definió como un "proceso alquímico", mientras que los opinadores externos le llamamos catártico. También, hasta cierto punto, es el producto de un diálogo sanador con sus admiradores, siente ella.

"Un renacimiento personal, eso es lo que es este álbum, pero ya no es solo mío, ahora es de la gente, de mucha gente que se ha sentido representada", le dijo a Radio Caracol en una entrevista durante el evento con medios de comunicación que celebró en Miami el jueves. 

ANTES Y DESPUÉS. El concretar la grabación de La sesión 53 con BZRP empezó a hacerla sentir "del otro lado" en 2023: como que comenzaba por fin a sentir que sanaba, aunque el proceso había empezado con el tema Monotonía (junto a Ozuna) y Te felicito, junto a Rauw Alejandro. "Y aun sigo sanando", explicó. 

La moral le siguió subiendo con la respuesta arrolladora del público al dúo que hizo junto a Karol G: TQG

Las letras, independientemente del destinatario, resonarán en millones y hay para todos. Los modismos están actualizados y le alcanzó hasta para dedicar una de protesta junto a Fuerza Regida: "Lily Melgar, para ti esta canción, que no te pagaron la indemnización", dice Shakira en El jefe, un tema casi frenético.

¿Una balada? Última tiene todo para conectar con el alma, a puro piano. Se nos perdió el amor a mitad de camino, cómo es que te cansaste de algo tan genuino? No trates de convencerme, te lo pido.

Otra lenta, e indiscutiblemente la más sentimental, es Acróstico, en donde aparecen sus hijos Milán y Sasha. "Se nos rompió sólo un plato, no toda la vajilla y aunque no se poner la otra mejilla, aprender a perdonar es de sabios".

"Mientras escribía cada canción, me reconstruía a mí misma. Mientras las cantaba, mis lágrimas se transformaron en diamantes y mi vulnerabilidad en fuerza", declaró la sudamericana en anticipación al estreno del pasado 22 de marzo.

De repente ya no eras el mismo, me dejaste por tu narcisismo, te olvidaste de lo que un día fuimos, dice en la bachata con Ozuna. En una estrofa de Tiempo sin verte, "La Loba", pide mejor hablar a calzón quitado.

No hay mayor placer que el de tocarte, nadie como tú me hace fluir, canta junto a Rauw Alejandro en Cohete.

Por fin un café cargado (robusto) como hace muchísimo que no lo preparaba la colombiana: "Hay tanta mentira en las ciudades como hay tanta basura en los mares, ya no queda nadie honesto, solo los borrachos en los bares"... un toque citadino que hizo recordar las letras de un Joaquín Sabina recién entrado en los 50, pero, claro, la propia Shakira desde siempre ha escrito grandes cosas: "Que se supriman las doctrinas y deberes, Que se terminen las películas de acción, Que se destruyan en el mundo los placeres, Y que se escriba hoy una última canción. Pero que me quedes tú, me quede tu abrazo Y el beso que inventas cada día".