Histórico: Abogado indocumentado obtiene licencia para ejercer en California

REDACCIÓN -- "Con lágrimas en los ojos, me siento feliz de reportar que he sido admitido a la Barra, gracias a Dios. Esto es para todos ustedes que se atreven a soñar y al hacerlo cambian el mundo". De esta forma, Sergio García, un indocumentado graduado de la carrera de leyes, y que previamente había aprobado el examen para pertenecer a la Barra de Abogados de California, anunció el fallo que la Corte Suprema de ese estado decidió a su favor, para que pueda ejercer su carrera a pesar de carecer de estatus legal en el país.

La Corte Suprema de California decidió el jueves por la mañana que Sergio García, un indocumentado que llegó hace 20 años a los Estados Unidos, puede tener una licencia para ejercer la abogacía.

Univision.com reportó que el fallo fue unánime y se dio después de varios meses de una larga batalla legal que llegó a manos del máximo tribunal de justicia de California. En el 2013, la Asamblea Estatal aprobó una ley que autoriza a los graduados de abogado que pueden ejercer libremente en el estado, independientemente de su estado migratorio, pero a principios de septiembre del mismo año, la Corte Suprema de California inició un debate para decidir si le concedía el permiso para ejercer su profesión a Sergio C. García, un inmigrante de origen mexicano.

García reside en California como inmigrante indocumentado desde que tenía 1 año y medio de edad. El abogado tiene más de 20 años esperando a que el gobierno de Estados Unidos le otorgue la residencia legal. Hace cuatro años aprobó su examen como abogado, pero el Departamento de Justicia de California rechazó su petición para ejercer "por no tener papeles".

Es de sobra sabido que García se pagó por sus propios medios sus estudios. Trabajó como mesero en un restaurante, entre otros empleos que desempeñó para poder costear sus gastos escolares. El inmigrante argumentó ante la Corte que si el gobierno estadunidense le ha aceptado los impuestos que ha pagado desde que tenía 17 años, podría conceder reciprocidad en su caso.

El abogado es hijo de campesinos mexicanos. Su padre pidió al gobierno que le concediera la residencia legal, pero el padre presentó la solicitud antes de obtener la ciudadanía estadunidense. Ahora el padre de Sergio García es ciudadano estadunidense, pero la solicitud para el abogado se encuentra rezagada entre decenas de miles ante autoridades de migración, escribió el diario La Opinión de Los Angeles.

En Florida y Nueva York, los también abogados José Godínez Samperio (de 25 años de edad) y César Vargas (de 28), ambos sin estatus legal, buscan ejercer su profesión.

 

La Corte Suprema de California decidió el jueves por la mañana que Sergio García, un indocumentado que llegó hace 20 años a los Estados Unidos, puede tener una licencia para ejercer la abogacía.

Univision.com reportó que el fallo fue unánime y se dio después de varios meses de una larga batalla legal que llegó a manos del máximo tribunal de justicia de California. En el 2013, la Asamblea Estatal aprobó una ley que autoriza a los graduados de abogado que pueden ejercer libremente en el estado, independientemente de su estado migratorio, pero a principios de septiembre del mismo año, la Corte Suprema de California inició un debate para decidir si le concedía el permiso para ejercer su profesión a Sergio C. García, un inmigrante de origen mexicano.

García reside en California como inmigrante indocumentado desde que tenía 1 año y medio de edad. El abogado tiene más de 20 años esperando a que el gobierno de Estados Unidos le otorgue la residencia legal. Hace cuatro años aprobó su examen como abogado, pero el Departamento de Justicia de California rechazó su petición para ejercer "por no tener papeles".

Es de sobra sabido que García se pagó por sus propios medios sus estudios. Trabajó como mesero en un restaurante, entre otros empleos que desempeñó para poder costear sus gastos escolares. El inmigrante argumentó ante la Corte que si el gobierno estadunidense le ha aceptado los impuestos que ha pagado desde que tenía 17 años, podría conceder reciprocidad en su caso.

El abogado es hijo de campesinos mexicanos. Su padre pidió al gobierno que le concediera la residencia legal, pero el padre presentó la solicitud antes de obtener la ciudadanía estadunidense. Ahora el padre de Sergio García es ciudadano estadunidense, pero la solicitud para el abogado se encuentra rezagada entre decenas de miles ante autoridades de migración, escribió el diario La Opinión de Los Angeles.

En Florida y Nueva York, los también abogados José Godínez Samperio (de 25 años de edad) y César Vargas (de 28), ambos sin estatus legal, buscan ejercer su profesión.