Warning: getimagesize(https://www.hoydallas.com/images/EEUU/Cityof-700.jpg): failed to open stream: HTTP request failed! HTTP/1.1 404 Not Found in /home/customer/www/hoydallas.com/public_html/libraries/sourcecoast/openGraph.php on line 420
Ford estudia desde varios ángulos el desarrollo e integración de los vehículos autónomos

Ford estudia desde varios ángulos el desarrollo e integración de los vehículos autónomos

SAN FRANCISCO -- Jim Hackett, el nuevo CEO y presidente de Ford, no cree que para el 2021 los vehículos autónomos vayan a remplazar por completo a los automóviles tradicionales, pero anticipa que los carros robots se integrarán paulatinamente a la sociedad, al principio como productos que ofrecerán un servicio de transporte a usuarios que no necesariamente serán sus dueños.

“Será algo progresivo, como la computación”, dijo el ejecutivo durante el simposio “City of Tomorrow” que celebró Ford el jueves, para impulsar la conversación en torno a la previsible propagación en masa de los vehículos autónomos en el futuro cercano de la sociedad.

“Si piensas en un vehículo que puede conducirse a cualquier lado, a cualquier hora, en cualquier circustancia, frío, lluvia – eso va más allá de 2021. Y cada fabricante te dirá lo mismo”, explicó Hackett al San Francisco Chronicle.

Ford mientras tanto, insiste en su objetivo de hacerse de un lugar en esa inevitable transición que experimentan las ciudades del mundo en su modo de movilizarse o transportarse. El año pasado, por ejemplo, adquirió “Chariot”, un servicio de transporte compartido que ahora ofrece sus servicios con una flotilla de vans Ford Transit, y ha pasado de tener 12 empleados a más de 100.

La fabricante de la popular F-150 también invertirá mil millones de dólares durante los siguientes cinco años en Argo AI, un “star up” de conducción autónoma (self-driving), entre otros proyectos que tiene en su portafolio la división de Movilidad Inteligente de Ford, que nada tiene que ver con la producción y venta de automóviles.

Hackett tiene experiencia en innovar y predecir las tendencias de industrias es las que labora. Como presidente Steelcase, una productora de muebles para oficina, se le acredita por anticipar que el diseño de las oficinas cambiaría de los cubículos a un espacio abierto, dándole a los trabajadores la flexibilidad de trabajar en donde prefieran.

MOVILIDAD A PIE O EN BICI
En un panel que abordó la manera de cómo se integrarán y operarán los vehículos autónomos en las ciudades, Karina Ricks, del recién fundado Departamento de Movilidad e Infraestructura de Pittsburgh, explicó que los integrantes de un hogar promedio en Estados Unidos hacen un 40 por ciento de recorridos de menos de una milla en automóvil, pudiendo caminar, “porque las calles son horribles y hostiles”.

Poco antes, en ese mismo tono, Janette Sadik-Khan, responsable de que Nueva York sumara 400 millas de carriles para bicicletas en las calles de la Gran Manzana, en años recientes, hizo notar que “las posibilidades están escondidas a simple vista”, mientras que en las proyecciones a futuro, sigue viendo a las calles sin gente (peatones).

“Nadie camina en las calles del futuro”, dijo la excomisionada del Departamento de Transporte de Nueva York durante su participación. “Hay un exceso de asfalto al que hay que reutilizar”, aseguró; aunque la resistencia a cambios es normal, explicó, en el caso de las “bike lanes”, que en Nueva York enfrentaron muchas críticas y después, las guías de diseño que desarrolló fueron adoptadas por decenas de ciudades estadounidenses y en el mundo.

“Cuando cambias la calle, cambias el mundo”, recordó Sadik-Khan antes de despedirse.

“Será algo progresivo, como la computación”, dijo el ejecutivo durante el simposio “City of Tomorrow” que celebró Ford el jueves, para impulsar la conversación en torno a la previsible propagación en masa de los vehículos autónomos en el futuro cercano de la sociedad.

“Si piensas en un vehículo que puede conducirse a cualquier lado, a cualquier hora, en cualquier circustancia, frío, lluvia – eso va más allá de 2021. Y cada fabricante te dirá lo mismo”, explicó Hackett al San Francisco Chronicle.

Ford mientras tanto, insiste en su objetivo de hacerse de un lugar en esa inevitable transición que experimentan las ciudades del mundo en su modo de movilizarse o transportarse. El año pasado, por ejemplo, adquirió “Chariot”, un servicio de transporte compartido que ahora ofrece sus servicios con una flotilla de vans Ford Transit, y ha pasado de tener 12 empleados a más de 100.

La fabricante de la popular F-150 también invertirá mil millones de dólares durante los siguientes cinco años en Argo AI, un “star up” de conducción autónoma (self-driving), entre otros proyectos que tiene en su portafolio la división de Movilidad Inteligente de Ford, que nada tiene que ver con la producción y venta de automóviles.

Hackett tiene experiencia en innovar y predecir las tendencias de industrias es las que labora. Como presidente Steelcase, una productora de muebles para oficina, se le acredita por anticipar que el diseño de las oficinas cambiaría de los cubículos a un espacio abierto, dándole a los trabajadores la flexibilidad de trabajar en donde prefieran.

MOVILIDAD A PIE O EN BICI
En un panel que abordó la manera de cómo se integrarán y operarán los vehículos autónomos en las ciudades, Karina Ricks, del recién fundado Departamento de Movilidad e Infraestructura de Pittsburgh, explicó que los integrantes de un hogar promedio en Estados Unidos hacen un 40 por ciento de recorridos de menos de una milla en automóvil, pudiendo caminar, “porque las calles son horribles y hostiles”.

Poco antes, en ese mismo tono, Janette Sadik-Khan, responsable de que Nueva York sumara 400 millas de carriles para bicicletas en las calles de la Gran Manzana, en años recientes, hizo notar que “las posibilidades están escondidas a simple vista”, mientras que en las proyecciones a futuro, sigue viendo a las calles sin gente (peatones).

“Nadie camina en las calles del futuro”, dijo la excomisionada del Departamento de Transporte de Nueva York durante su participación. “Hay un exceso de asfalto al que hay que reutilizar”, aseguró; aunque la resistencia a cambios es normal, explicó, en el caso de las “bike lanes”, que en Nueva York enfrentaron muchas críticas y después, las guías de diseño que desarrolló fueron adoptadas por decenas de ciudades estadounidenses y en el mundo.

“Cuando cambias la calle, cambias el mundo”, recordó Sadik-Khan antes de despedirse.