Dallas City Hall

A 3 años de la masacre en El Paso, "se debe hacer más para abordar el odio y la violencia con armas de fuego"

​​EL PASO, Texas -- La siguiente es una declaración de Frankie Miranda, presidente y director ejecutivo de Hispanic Federation:

"Hace tres años, en El Paso, una ciudad compuesta por un 81,5% de latinos y considerada en gran medida como una de las ciudades más seguras de nuestro país, un joven ingresó a El Paso Walmart y sin piedad disparó y mató a 23 almas inocentes e hirió a otras 24 durante la masacre. Hoy, nuestros corazones siguen destrozados al recordar a las víctimas y sobrevivientes de uno de los ataques más mortíferos dirigidos específicamente a latinos e inmigrantes.

El trauma continúa para las familias y nuestras comunidades mucho después de que arrestaron al tirador. Es nuestra responsabilidad honrar sus vidas exigiendo un control de armas más estricto y el fin de la retórica racista, antiinmigrante, antilatina, antisemita, antiasiática, antinegra y homofóbica que socava nuestro sentido de unidad como país.

Le damos la bienvenida a la aprobación de la reciente legislación bipartidista sobre armas, que regulan el acceso a las armas y proporciona fondos para apoyar servicios de salud mental. Sin embargo, el patrón de tiroteos masivos demuestra que nuestro gobierno debe hacer más en el control de armas.Ahora más tiradores masivos están usando rifles semiautomáticos, en muchos casos comprados bajo las leyes existentes.

Todos los atacantes en Buffalo, Nueva York; Uvalde, Texas; Pittsburgh, Pennsylvania; e incluso más recientemente en Highland Park, Illinois, usaron rifles semiautomáticos comprados legalmente. Estos rifles tienen una eficiencia letal que causa destrucción masiva y no deben venderse a personas que no tienen razón para comprarlos.

También se debe abordar la proliferación de teorías de conspiración, supremacía blanca y retórica de odio en las redes sociales y los medios principales de comunicación. El tirador de El Paso quería detener una "invasión hispana de Texas" en un momento en que los líderes usaban la retórica de la invasión y palabras como "animales" y "violadores" para describir a los inmigrantes.

Otros líderes están tomando medidas extremas para criminalizar y deshumanizar a los inmigrantes y otros miembros de la comunidad, como la Operación Lone Star y la introducción de leyes anti-LGBTQ+ dirigidas a nuestros niños en todo el país.

Estas narrativas y políticas discriminatorias de odio despojan a las personas de su humanidad, normalizan el odio y radicalizan a los jóvenes. Tales eventos solo comprueban que los supremacistas blancos y el odio representan la mayor amenaza de aumento de la violencia en nuestra sociedad, no los inmigrantes vulnerables y otras comunidades marginadas.

El ataque contra El Paso, el ataque contra Pulse, contra Buffalo y muchos otros ocurrieron debido a las leyes débiles de control de armas de fuego y la retórica antiinmigrante y de odio que se ha desarrollado en los últimos años. Hispanic Federation está comprometida a luchar por leyes más estrictas que protejan a todas las comunidades de la violencia armada y de la supremacía blanca. Debemos convertirnos en un país acogedor para quienes anhelan vivir seguros, no en una nación que tolera el odio, la discriminación y la violencia. Nuestros líderes deben implementar políticas públicas que reflejen nuestras comunidades y la voluntad del pueblo, como lo son la reforma migratoria y una legislación más estricta para el control de armas de fuego, y deben hacer todo lo que esté a su alcance para combatir las narrativas y políticas que inspiran odio”.

"Hace tres años, en El Paso, una ciudad compuesta por un 81,5% de latinos y considerada en gran medida como una de las ciudades más seguras de nuestro país, un joven ingresó a El Paso Walmart y sin piedad disparó y mató a 23 almas inocentes e hirió a otras 24 durante la masacre. Hoy, nuestros corazones siguen destrozados al recordar a las víctimas y sobrevivientes de uno de los ataques más mortíferos dirigidos específicamente a latinos e inmigrantes.

El trauma continúa para las familias y nuestras comunidades mucho después de que arrestaron al tirador. Es nuestra responsabilidad honrar sus vidas exigiendo un control de armas más estricto y el fin de la retórica racista, antiinmigrante, antilatina, antisemita, antiasiática, antinegra y homofóbica que socava nuestro sentido de unidad como país.

Le damos la bienvenida a la aprobación de la reciente legislación bipartidista sobre armas, que regulan el acceso a las armas y proporciona fondos para apoyar servicios de salud mental. Sin embargo, el patrón de tiroteos masivos demuestra que nuestro gobierno debe hacer más en el control de armas.Ahora más tiradores masivos están usando rifles semiautomáticos, en muchos casos comprados bajo las leyes existentes.

Todos los atacantes en Buffalo, Nueva York; Uvalde, Texas; Pittsburgh, Pennsylvania; e incluso más recientemente en Highland Park, Illinois, usaron rifles semiautomáticos comprados legalmente. Estos rifles tienen una eficiencia letal que causa destrucción masiva y no deben venderse a personas que no tienen razón para comprarlos.

También se debe abordar la proliferación de teorías de conspiración, supremacía blanca y retórica de odio en las redes sociales y los medios principales de comunicación. El tirador de El Paso quería detener una "invasión hispana de Texas" en un momento en que los líderes usaban la retórica de la invasión y palabras como "animales" y "violadores" para describir a los inmigrantes.

Otros líderes están tomando medidas extremas para criminalizar y deshumanizar a los inmigrantes y otros miembros de la comunidad, como la Operación Lone Star y la introducción de leyes anti-LGBTQ+ dirigidas a nuestros niños en todo el país.

Estas narrativas y políticas discriminatorias de odio despojan a las personas de su humanidad, normalizan el odio y radicalizan a los jóvenes. Tales eventos solo comprueban que los supremacistas blancos y el odio representan la mayor amenaza de aumento de la violencia en nuestra sociedad, no los inmigrantes vulnerables y otras comunidades marginadas.

El ataque contra El Paso, el ataque contra Pulse, contra Buffalo y muchos otros ocurrieron debido a las leyes débiles de control de armas de fuego y la retórica antiinmigrante y de odio que se ha desarrollado en los últimos años. Hispanic Federation está comprometida a luchar por leyes más estrictas que protejan a todas las comunidades de la violencia armada y de la supremacía blanca. Debemos convertirnos en un país acogedor para quienes anhelan vivir seguros, no en una nación que tolera el odio, la discriminación y la violencia. Nuestros líderes deben implementar políticas públicas que reflejen nuestras comunidades y la voluntad del pueblo, como lo son la reforma migratoria y una legislación más estricta para el control de armas de fuego, y deben hacer todo lo que esté a su alcance para combatir las narrativas y políticas que inspiran odio”.