El autor de la masacre de 2019 en El Paso recibe 90 cadenas perpetuas

Autor de la masacre de 2019 en El Paso recibe 90 cadenas perpetuas

CORTESÍA: TEXAS TRIBUNE

EL PASO -- El atacante de 24 años que mató a 23 personas y lesionó a otras 222 el 3 de agosto de 2019 en una tienda Walmart queriendo "balear a tantos mexicanos como fuera posible", fue sentenciado a 90 cadenas perpetuas consecutivas el viernes, lo cual indica que Patrick Crusius, de Allen, Texas pasará el resto de su vida en prisión. 

Read this story in English: (From the Texas Tribune).

Tras escuchar la sentencia en voz del juez, Crusius no hizo declaración alguna al preguntársele si quería decir algo. Estaba sentado, con los brazos cruzados, junto a su abogado, Joe Spencer en una corte federal.

El defensor de Crusius utilizó varios argumentos acerca de la salud mental del atacante y dijo que desde niño tuvo problemas mentales y fue diagnosticado con trastorno esquizoafectivo

Ian Martínez Hanna, el fiscal federal, dijo que los problemas de salud mental de Crusius no eran excusas. Explicó que el pistolero tuvo cada oportunidad para frenarse, incluso con su enfermedad mental, "no hay indicios de que no tuviera la capacidad de entender lo que hacía", dijo Hanna.

No cometamos ningún error al respecto, "es peligroso. Fracasó en su misión de vender odio y dividir", agregó el fiscal.

El 9 de julio de 2020, Crusius recibió 90 cargos por la matanza que perpetró en la ciudad fronteriza. El acusado ha estado encarcelado desde la masacre del 3 de agosto de 2019 y se declaró culpable este año.

También tiene pendiente hacerle frente a cargos estatales. El fiscal de distrito de El Paso, Bill Hicks, dijo el jueves que planea buscar la pena de muerte después de un juicio que se espera se lleve a cabo en 2024 o 2025, reportó el Texas Tribune.

Poco más de 600 millas es la distancia que separa el suburbio de Dallas, Allen, de El Paso. Ese trayecto lo hizo por carretera y al llegar al límite del estado de Texas abrió fuego en el estacionamiento de una tienda Walmart que se encontraba concurrida por las compras del regreso a clases. Luego ingresó al lugar y continuó su ataque. Las 23 víctimas que murieron y otras 22 que hirió eran en su mayoría mexicoamericanos y ciudadanos mexicanos tanto del El Paso como de Ciudad Juárez.

La edad de las víctimas osciló entre los 15 y los 90 años. Los residentes de las dos ciudades suelen cruzar la frontera a diario en ambos sentidos para trabajar, ir a la escuela, visitar familiares o ir de compras, señala el Tribune.

En la acusación se detalló que Crusius publicó un documento en internet para explicar el motivo de la agresión: "Este ataque es en respuesta a la invasión hispana de Texas. Ellos son los instigadores, no yo. Simplemente estoy defendiendo a mi país del remplazo étnico y cultural traído por la invasión".

Las imágenes captadas por las cámaras de vigilancia de su entrada a la tienda con un aparente rifle en mano (AK-47) circularon ampliamente en las redes sociales.

Algunos políticos de Texas, incluido el gobernador Greg Abbott, han descrito como una "invasión" el creciente número de migrantes que llegan a la frontera entre Texas y México, muchos de ellos solicitantes de asilo que huyen de la violencia y la pobreza extrema en Centro y Sudamérica. El "reemplazo étnico" sobre el que escribió el tirador proviene de una teoría de conspiración desacreditada de que las personas de color y los inmigrantes buscan reemplazar a los estadounidenses blancos, señaló el Tribune en su reporte.

El excandidato a gobernador y residente de El Paso, Beto O'Rourke, declaró en Twitter que además de la sentencia dictada al asesino, "la justicia verdadera abordaría la culpabilidad de aquéllos que avivaron temores de invasión, dijeron a los texanos que tomaran el asunto con sus propias manos, difundieron la teoría del remplazo e hicieron demasiado fácil el poder comprar un arma usada para matar a 23 personas en cuestión de minutos".

Read this story in English: (From the Texas Tribune).

Tras escuchar la sentencia en voz del juez, Crusius no hizo declaración alguna al preguntársele si quería decir algo. Estaba sentado, con los brazos cruzados, junto a su abogado, Joe Spencer en una corte federal.

El defensor de Crusius utilizó varios argumentos acerca de la salud mental del atacante y dijo que desde niño tuvo problemas mentales y fue diagnosticado con trastorno esquizoafectivo

Ian Martínez Hanna, el fiscal federal, dijo que los problemas de salud mental de Crusius no eran excusas. Explicó que el pistolero tuvo cada oportunidad para frenarse, incluso con su enfermedad mental, "no hay indicios de que no tuviera la capacidad de entender lo que hacía", dijo Hanna.

No cometamos ningún error al respecto, "es peligroso. Fracasó en su misión de vender odio y dividir", agregó el fiscal.

El 9 de julio de 2020, Crusius recibió 90 cargos por la matanza que perpetró en la ciudad fronteriza. El acusado ha estado encarcelado desde la masacre del 3 de agosto de 2019 y se declaró culpable este año.

También tiene pendiente hacerle frente a cargos estatales. El fiscal de distrito de El Paso, Bill Hicks, dijo el jueves que planea buscar la pena de muerte después de un juicio que se espera se lleve a cabo en 2024 o 2025, reportó el Texas Tribune.

Poco más de 600 millas es la distancia que separa el suburbio de Dallas, Allen, de El Paso. Ese trayecto lo hizo por carretera y al llegar al límite del estado de Texas abrió fuego en el estacionamiento de una tienda Walmart que se encontraba concurrida por las compras del regreso a clases. Luego ingresó al lugar y continuó su ataque. Las 23 víctimas que murieron y otras 22 que hirió eran en su mayoría mexicoamericanos y ciudadanos mexicanos tanto del El Paso como de Ciudad Juárez.

La edad de las víctimas osciló entre los 15 y los 90 años. Los residentes de las dos ciudades suelen cruzar la frontera a diario en ambos sentidos para trabajar, ir a la escuela, visitar familiares o ir de compras, señala el Tribune.

En la acusación se detalló que Crusius publicó un documento en internet para explicar el motivo de la agresión: "Este ataque es en respuesta a la invasión hispana de Texas. Ellos son los instigadores, no yo. Simplemente estoy defendiendo a mi país del remplazo étnico y cultural traído por la invasión".

Las imágenes captadas por las cámaras de vigilancia de su entrada a la tienda con un aparente rifle en mano (AK-47) circularon ampliamente en las redes sociales.

Algunos políticos de Texas, incluido el gobernador Greg Abbott, han descrito como una "invasión" el creciente número de migrantes que llegan a la frontera entre Texas y México, muchos de ellos solicitantes de asilo que huyen de la violencia y la pobreza extrema en Centro y Sudamérica. El "reemplazo étnico" sobre el que escribió el tirador proviene de una teoría de conspiración desacreditada de que las personas de color y los inmigrantes buscan reemplazar a los estadounidenses blancos, señaló el Tribune en su reporte.

El excandidato a gobernador y residente de El Paso, Beto O'Rourke, declaró en Twitter que además de la sentencia dictada al asesino, "la justicia verdadera abordaría la culpabilidad de aquéllos que avivaron temores de invasión, dijeron a los texanos que tomaran el asunto con sus propias manos, difundieron la teoría del remplazo e hicieron demasiado fácil el poder comprar un arma usada para matar a 23 personas en cuestión de minutos".