"Sr. presidente, cumpla el sueño de mi hija": Los padres de Vanessa Guillén siguen sin residencia cuatro años después de la tragedia

"Sr. presidente, cumpla el sueño de mi hija": Los padres de Vanessa Guillén siguen sin residencia cuatro años después de la tragedia

Vanesa Guillén en uniforme militar. Cortesía Familia Guillén

La madre de Vanessa Guillén celebró la dedicatoria de un edificio postal que le hicieron en Houston a su hija a principios de abril y habló de un importante sueño que la joven de 20 años no pudo cumplir.

En junio de 2018, poco después de graduarse de la preparatoria, Vanessa se unió al Ejército. Tenía dos claros sueños, dijo Gloria Guillén el pasado 3 de abril: “Servir a esta patria y ser alguien en la vida, pero no lo pudo lograr, y el segundo sueño era que su papá tuviera su residencia para que pudiera trabajar bien como ella quería porque (lo) miraba sufrir mucho”.

CUATRO. Hace cuatro años, el 22 de abril de 2020, Vanessa Guillén dejó de responder el teléfono a su familia antes del mediodía. Para presionar al Ejército sobre su desaparición repentina, su hermana y padres se mudaron a Killeen, Texas y varias semanas después, a finales de junio, las autoridades encontraron restos de la joven militar a unas 20 millas de la base en donde prestaba servicio.

El hallazgo hecho el 30 de junio en el río León le puso fin a una búsqueda masiva que realizaban autoridades militares y civiles. La esperanza de encontrarla viva que guardaba su madre se esfumó. La persona señalada de perpetrar el brutal asesinato, Aaron Robinson, se mató de un tiro antes de ser arrestado por la autoridades poco después de haberse hecho público que Guillén definitivamente estaba muerta.

PETICIÓN. “Yo le quiero pedir, porque solo el presidente le puede otorgar la residencia a mi esposo y a mí, yo le quiero pedir al señor presidente que por favor cumpla el sueño de mi hija, que era un gran sueño. Ahí están las pruebas de que en el 2019 ella metió todos los papeles para que mi esposo arreglara... y no se pudo porque pasó la tragedia y nos enfocamos en la lucha y en la justicia. Después en 2021 yo me enfermé... y (mi familia) por enfocarse en mí no tramitaron nada".

La madre de Vanessa dijo que ha consultado a más de seis abogados de inmigración “y le dicen lo mismo”, que solo el presidente puede otorgar la residencia a los Guillén.

“Mi hija sufrió como nadie en este mundo. Su muerte fue muy fea, me dio el valor Dios para enfrentar la verdad. Fue algo horroroso. algo horrible lo que le hicieron a mi hija y sin justificación alguna”.

Video: "Vanessa Guillén hasta jugando soccer era muy pacífica"

DEMANDA. Mayra Guillén, en la demanda que presentó en agosto de 2022 la familia contra el Ejército por la muerte y múltiples vejaciones que sufrió la soldado de raíces mexicanas, dice que Vanessa estaba ansiosa por servir en el “Army” para proteger a la nación y a su familia. En el 2019 fue asignada a Fort Hood (que ahora es Fort Cavazos). “Todos estábamos felices de que estuviera tan cerca de casa, un trayecto de solo tres horas por carretera...En enero de 2020 su comportamiento empezó a cambiar drásticamente al punto que afectar su vida diaria, mi familia no podía entender por qué Vanessa no era la joven alegre que todos conocíamos”.

En febrero de 2020, Vanessa le confió a su madre que sufría de acoso sexual en la base por parte de un superior. En la demanda, su hermana mayor Mayra detalla que la joven soldado antes le había llamado llorando para decirle que desea terminar con su vida, pero sin decirle la razón de su angustia. Después de haber sido hospitalizada en Fort Hood, Vanessa sólo le dijo a Mayra que estaba así por “trabajo”. Fue después de su asesinato que Mayra se enteró que el acoso sexual que sufría era la causa de su agonía emocional.

Más sobre el caso Vanessa Guillén:

Vanessa Guillén sí era acosada por un sargento revela investigación del Ejército

Ceremonia póstuma a Vanessa Guillén: su madre visita el cuarto de armas

 

En junio de 2018, poco después de graduarse de la preparatoria, Vanessa se unió al Ejército. Tenía dos claros sueños, dijo Gloria Guillén el pasado 3 de abril: “Servir a esta patria y ser alguien en la vida, pero no lo pudo lograr, y el segundo sueño era que su papá tuviera su residencia para que pudiera trabajar bien como ella quería porque (lo) miraba sufrir mucho”.

CUATRO. Hace cuatro años, el 22 de abril de 2020, Vanessa Guillén dejó de responder el teléfono a su familia antes del mediodía. Para presionar al Ejército sobre su desaparición repentina, su hermana y padres se mudaron a Killeen, Texas y varias semanas después, a finales de junio, las autoridades encontraron restos de la joven militar a unas 20 millas de la base en donde prestaba servicio.

El hallazgo hecho el 30 de junio en el río León le puso fin a una búsqueda masiva que realizaban autoridades militares y civiles. La esperanza de encontrarla viva que guardaba su madre se esfumó. La persona señalada de perpetrar el brutal asesinato, Aaron Robinson, se mató de un tiro antes de ser arrestado por la autoridades poco después de haberse hecho público que Guillén definitivamente estaba muerta.

PETICIÓN. “Yo le quiero pedir, porque solo el presidente le puede otorgar la residencia a mi esposo y a mí, yo le quiero pedir al señor presidente que por favor cumpla el sueño de mi hija, que era un gran sueño. Ahí están las pruebas de que en el 2019 ella metió todos los papeles para que mi esposo arreglara... y no se pudo porque pasó la tragedia y nos enfocamos en la lucha y en la justicia. Después en 2021 yo me enfermé... y (mi familia) por enfocarse en mí no tramitaron nada".

La madre de Vanessa dijo que ha consultado a más de seis abogados de inmigración “y le dicen lo mismo”, que solo el presidente puede otorgar la residencia a los Guillén.

“Mi hija sufrió como nadie en este mundo. Su muerte fue muy fea, me dio el valor Dios para enfrentar la verdad. Fue algo horroroso. algo horrible lo que le hicieron a mi hija y sin justificación alguna”.

Video: "Vanessa Guillén hasta jugando soccer era muy pacífica"

DEMANDA. Mayra Guillén, en la demanda que presentó en agosto de 2022 la familia contra el Ejército por la muerte y múltiples vejaciones que sufrió la soldado de raíces mexicanas, dice que Vanessa estaba ansiosa por servir en el “Army” para proteger a la nación y a su familia. En el 2019 fue asignada a Fort Hood (que ahora es Fort Cavazos). “Todos estábamos felices de que estuviera tan cerca de casa, un trayecto de solo tres horas por carretera...En enero de 2020 su comportamiento empezó a cambiar drásticamente al punto que afectar su vida diaria, mi familia no podía entender por qué Vanessa no era la joven alegre que todos conocíamos”.

En febrero de 2020, Vanessa le confió a su madre que sufría de acoso sexual en la base por parte de un superior. En la demanda, su hermana mayor Mayra detalla que la joven soldado antes le había llamado llorando para decirle que desea terminar con su vida, pero sin decirle la razón de su angustia. Después de haber sido hospitalizada en Fort Hood, Vanessa sólo le dijo a Mayra que estaba así por “trabajo”. Fue después de su asesinato que Mayra se enteró que el acoso sexual que sufría era la causa de su agonía emocional.

Más sobre el caso Vanessa Guillén:

Vanessa Guillén sí era acosada por un sargento revela investigación del Ejército

Ceremonia póstuma a Vanessa Guillén: su madre visita el cuarto de armas