En Arizona piden poner en cuarentena al "Efecto Trump"

Haciendo todo lo humanamente posible para "desinfectarse del efecto Trump", el grupo Puente Arizona junto a varias coaliciones multiraciales se organizó para bloquear transitoriamente dos caminos que conducían hacia el mitin de Donald Trump en Fountain Hills, a unas 30 millas de Phoenix, Arizona el sábado.

Aunque finalmente los simpatizantes de Trump fueron asistidos por el Sheriff Joe Arpaio paa llegar a su destino, la movilización de los cientos de arizonianos hizo eco a nivel internacional.

Arpaio se encargó de despejar el camino de “unas 10,000 personas” que tuvieron que esperar hasta una hora mientras los manifestantes intentaban frenarles en paso, aunque de manera pacífica, según mostraron diferentes medios de comunicación locales. Hubo solamente tres arrestados y cuatro vehículos fueron recogidos por grúas.

“Los manifestantes recibían amenazas y gritos de odio de parte de los simpatizantes de Trump”, indicó el grupo Puente Arizona Human Rights. La campaña del magnate indicó que hasta 20,000 se concentraron en el evento que finalmente celebró en el Condado de Maricopa.

Puente Arizona detalló en su comunicado que los simpatizantes de Trump incluso hacían como que les dispararaban.

"En Arizona hemos escuchado el odio de Trump antes y sabemos a dónde nos lleva", dijo Carlos García, director ejecutivo de Puente Arizona, en referencia a la SB1070 del 2010 que le costó al estado $ 200 millones tras un boicot durante la gubernatura de Jane Brewer. "El efecto de Trump no es una cuestión de un candidato. La fea retórica de Trump se está convirtiendo en propuestas de políticas que ponen en peligro la integridad de nuestras familias y la seguridad de nuestras comunidades. Todas las personas de conciencia tienen que unirse para detenerlo", señaló García.

“El propósito de la demostración fue mostrarle a Arizona y al país que rechazamos el racismo de Trump que se está viendo en el recorrido de la campaña. Que nuestro movimiento no se quedará viendo mientras “tratan de regresarnos de vuelta a las sombras”, leía la declaración del grupo proinmigrante y defensor de los derechos humanos. 

"El multimillonario podrá querer enfrentar a la gente pobre unos con otros, pero nuestros cuellos no están disponibles para quedarse quietos", añadió Marisa Franco, directora de la organización defensora de derechos humanos 'Mijente'.  

LIBERADOS:
Jacinta González, una manifestante anti-Trump arrestada el sábado por la mañana fue dejada en libertad hasta el domingo por ICE, a diferencia de las otras dos personas que fueron detenidas al mismo tiempo que ella y dejaron la cárcel el mismo sábado.

Aunque finalmente los simpatizantes de Trump fueron asistidos por el Sheriff Joe Arpaio paa llegar a su destino, la movilización de los cientos de arizonianos hizo eco a nivel internacional.

Arpaio se encargó de despejar el camino de “unas 10,000 personas” que tuvieron que esperar hasta una hora mientras los manifestantes intentaban frenarles en paso, aunque de manera pacífica, según mostraron diferentes medios de comunicación locales. Hubo solamente tres arrestados y cuatro vehículos fueron recogidos por grúas.

“Los manifestantes recibían amenazas y gritos de odio de parte de los simpatizantes de Trump”, indicó el grupo Puente Arizona Human Rights. La campaña del magnate indicó que hasta 20,000 se concentraron en el evento que finalmente celebró en el Condado de Maricopa.

Puente Arizona detalló en su comunicado que los simpatizantes de Trump incluso hacían como que les dispararaban.

"En Arizona hemos escuchado el odio de Trump antes y sabemos a dónde nos lleva", dijo Carlos García, director ejecutivo de Puente Arizona, en referencia a la SB1070 del 2010 que le costó al estado $ 200 millones tras un boicot durante la gubernatura de Jane Brewer. "El efecto de Trump no es una cuestión de un candidato. La fea retórica de Trump se está convirtiendo en propuestas de políticas que ponen en peligro la integridad de nuestras familias y la seguridad de nuestras comunidades. Todas las personas de conciencia tienen que unirse para detenerlo", señaló García.

“El propósito de la demostración fue mostrarle a Arizona y al país que rechazamos el racismo de Trump que se está viendo en el recorrido de la campaña. Que nuestro movimiento no se quedará viendo mientras “tratan de regresarnos de vuelta a las sombras”, leía la declaración del grupo proinmigrante y defensor de los derechos humanos. 

"El multimillonario podrá querer enfrentar a la gente pobre unos con otros, pero nuestros cuellos no están disponibles para quedarse quietos", añadió Marisa Franco, directora de la organización defensora de derechos humanos 'Mijente'.  

LIBERADOS:
Jacinta González, una manifestante anti-Trump arrestada el sábado por la mañana fue dejada en libertad hasta el domingo por ICE, a diferencia de las otras dos personas que fueron detenidas al mismo tiempo que ella y dejaron la cárcel el mismo sábado.