Ford investiga con José Cuervo cómo hacer partes automotrices con fibra de agave

DALLAS -- Ford Motor Company anunció esta semana que está colaborando con José Cuervo para desarrollar un material sostenible, de peso ligero, a partir del agave,  para sumarlo en su línea de vehículos. 

Junto a José Cuervo, Ford explora cómo usar plantas de agave para elaborar un material bioplástico sostenible e incorporarlo a sus automóviles, dándole al subproducto de fibra de agave una segunda oportunidad en su utilidad.

Los investigadores están probando la durabilidad y la resistencia al calor del material para su uso potencial en el interior del vehículo y los componentes exteriores tales como arneses de cables y compartimientos de almacenamiento.

El éxito en el desarrollo de un compuesto sostenible podría reducir el peso de las piezas del automóvil, ayudando a mejorar la economía de combustible; el nuevo material podría aliviar el uso de productos petroquímicos, disminuyendo el impacto general de los vehículos sobre el medio ambiente, informó Ford.

Relacionada: ¿En qué consiste la colaboración entre Ford y José Cuervo?

Ford comenzó a investigar el uso de materiales sostenibles en sus vehículos en el año 2000. Hoy en día, el fabricante de automóviles utiliza varios materiales de origen biológico en sus vehículos, y está probando muchos más para futuras aplicaciones, incluyendo algas, piel de tomate y dióxido de carbono.

"En Ford, nuestro objetivo es reducir nuestro impacto sobre el medio ambiente", dijo Debbie Mielewski, del departamento de investigación de la sostenibilidad de Ford. "Como líder en el espacio de la sostenibilidad, estamos desarrollando nuevas tecnologías para emplear eficientemente los materiales y fibras desechados, mientras que potencialmente reducimos el uso de productos petroquímicos y de aligeramiento de nuestros vehículos para el ahorro de combustible deseado".

El ciclo de crecimiento de la planta de agave es un proceso mínimo de siete años. Una vez cosechado, el corazón de la planta se tuesta, antes de la molienda y extracción de su jugo para la destilación.

José Cuervo utiliza una parte de las fibras de agave restantes como abono para sus haciendas, y los artesanos locales hacen artesanías y papel de agave de los restos.

Ahora, como parte del plan de sostenibilidad más amplio de José Cuervo, el fabricante tequilero está uniendo fuerzas con el fabricante automotriz para desarrollar una nueva forma de utilizar sus fibras remanentes.

"Un automóvil típico contiene 400 libras de plástico", dijo Mielewski. "Nuestro trabajo es encontrar el lugar adecuado para un compuesto verde como éste para ayudar a nuestro impacto en el planeta. Es un trabajo que me enorgullece, y podría tener un impacto más amplio a través de numerosas industrias".

Junto a José Cuervo, Ford explora cómo usar plantas de agave para elaborar un material bioplástico sostenible e incorporarlo a sus automóviles, dándole al subproducto de fibra de agave una segunda oportunidad en su utilidad.

Los investigadores están probando la durabilidad y la resistencia al calor del material para su uso potencial en el interior del vehículo y los componentes exteriores tales como arneses de cables y compartimientos de almacenamiento.

El éxito en el desarrollo de un compuesto sostenible podría reducir el peso de las piezas del automóvil, ayudando a mejorar la economía de combustible; el nuevo material podría aliviar el uso de productos petroquímicos, disminuyendo el impacto general de los vehículos sobre el medio ambiente, informó Ford.

Relacionada: ¿En qué consiste la colaboración entre Ford y José Cuervo?

Ford comenzó a investigar el uso de materiales sostenibles en sus vehículos en el año 2000. Hoy en día, el fabricante de automóviles utiliza varios materiales de origen biológico en sus vehículos, y está probando muchos más para futuras aplicaciones, incluyendo algas, piel de tomate y dióxido de carbono.

"En Ford, nuestro objetivo es reducir nuestro impacto sobre el medio ambiente", dijo Debbie Mielewski, del departamento de investigación de la sostenibilidad de Ford. "Como líder en el espacio de la sostenibilidad, estamos desarrollando nuevas tecnologías para emplear eficientemente los materiales y fibras desechados, mientras que potencialmente reducimos el uso de productos petroquímicos y de aligeramiento de nuestros vehículos para el ahorro de combustible deseado".

El ciclo de crecimiento de la planta de agave es un proceso mínimo de siete años. Una vez cosechado, el corazón de la planta se tuesta, antes de la molienda y extracción de su jugo para la destilación.

José Cuervo utiliza una parte de las fibras de agave restantes como abono para sus haciendas, y los artesanos locales hacen artesanías y papel de agave de los restos.

Ahora, como parte del plan de sostenibilidad más amplio de José Cuervo, el fabricante tequilero está uniendo fuerzas con el fabricante automotriz para desarrollar una nueva forma de utilizar sus fibras remanentes.

"Un automóvil típico contiene 400 libras de plástico", dijo Mielewski. "Nuestro trabajo es encontrar el lugar adecuado para un compuesto verde como éste para ayudar a nuestro impacto en el planeta. Es un trabajo que me enorgullece, y podría tener un impacto más amplio a través de numerosas industrias".