Piden a ICE libere a abuela que fue arrestada injustamente

Defensores de los derechos de los inmigrantes y familiares llegaron esta semana hasta las escalinatas de la Corte de Imigración de Los Angeles a pedir la liberación de Xóchitl Hernández, una indocumentada que es madre de cinco hijos estadodunidenses (y abuela de cuatro) y lleva seis meses encerrada en un centro de detención en California.

El grupo Red Nacional de Jornaleros (NDLON) encabeza una campaña que denuncia la forma injusta en que Hernández fue arrestada el pasado 24 de febrero durante un operativo que no la tenía en la mira a ella. LAPD y DHS hicieron una redada conjunta en busca de un hombre en específico y arrestaron a Xóchitl, que visitaba a un amigo en un barrio del sur de Los Angeles en donde creció y donde su mamá aún vive.

La inmigrante fue detenida por supuestamente tener nexos con pandillas pero sin evidencia alguna y la Policía de Los Angeles nunca le presentó cargos, explica NDLON en su informe.

Hernández lleva casi 30 años viviendo en Estados Unidos y el único delito menor (misdemeanor) que cometió alguna vez se remonta a un episodio en el que robó en una tienda de autoservicio hace una década.

“Está siendo criminalizada por ser una mujer pobre de color que vive en un barrio de trabajadores”, dijo la abogada Olga Tomchin sobre la situación de Hernández, cuya madre es residente permanente de Estados Unidos.

NDLON ha reunido firmas para exigirle a ICE que la deje en libertad, pues Hernández está en riesgo de ser deportada con base en acusaciones infundadas de estar relacionada con pandillas, a pesar de que nunca ha sido condenada o recibido cargos por participar en algún grupo delicitivo.

De acuerdo a NDLON, incluso LAPD ha admitido que la alegada afiliación a pandillas de Hernández está basada en mera especulación.

Relacionada: Lídres latinos piden a Obama que cierre centros de detención privados

Latino Leaders Urge President Obama to Close Privately-Operated Immigrant Detention Centers 

 

El nombre y un testimonio de Hernández fue incluido en una demanda de grupo que presentó a principios de agosto la ACLU (Unión Americana de Libertades Civiles) contra los niveles absurdos de fianza que impone el gobierno. A Hernández le fijaron una por $60,000.

Activistas indican que la abuela Xóchitl es candidata potencial a una visa U como sobreviviente de abuso de exmarido y también al programa DAPA. Aún así, ICE se negó a dejarla en libertad, en violación de sus propias reglas que establecen que Hernández debería de tener la posibilidad de esperar su visa U mientras cuida de sus dos hijos más jóvenes. Hay reportes de que los niños se presentaron a la escuela llorando después de que su madre fue detenida.

El grupo Red Nacional de Jornaleros (NDLON) encabeza una campaña que denuncia la forma injusta en que Hernández fue arrestada el pasado 24 de febrero durante un operativo que no la tenía en la mira a ella. LAPD y DHS hicieron una redada conjunta en busca de un hombre en específico y arrestaron a Xóchitl, que visitaba a un amigo en un barrio del sur de Los Angeles en donde creció y donde su mamá aún vive.

La inmigrante fue detenida por supuestamente tener nexos con pandillas pero sin evidencia alguna y la Policía de Los Angeles nunca le presentó cargos, explica NDLON en su informe.

Hernández lleva casi 30 años viviendo en Estados Unidos y el único delito menor (misdemeanor) que cometió alguna vez se remonta a un episodio en el que robó en una tienda de autoservicio hace una década.

“Está siendo criminalizada por ser una mujer pobre de color que vive en un barrio de trabajadores”, dijo la abogada Olga Tomchin sobre la situación de Hernández, cuya madre es residente permanente de Estados Unidos.

NDLON ha reunido firmas para exigirle a ICE que la deje en libertad, pues Hernández está en riesgo de ser deportada con base en acusaciones infundadas de estar relacionada con pandillas, a pesar de que nunca ha sido condenada o recibido cargos por participar en algún grupo delicitivo.

De acuerdo a NDLON, incluso LAPD ha admitido que la alegada afiliación a pandillas de Hernández está basada en mera especulación.

Relacionada: Lídres latinos piden a Obama que cierre centros de detención privados

Latino Leaders Urge President Obama to Close Privately-Operated Immigrant Detention Centers 

 

El nombre y un testimonio de Hernández fue incluido en una demanda de grupo que presentó a principios de agosto la ACLU (Unión Americana de Libertades Civiles) contra los niveles absurdos de fianza que impone el gobierno. A Hernández le fijaron una por $60,000.

Activistas indican que la abuela Xóchitl es candidata potencial a una visa U como sobreviviente de abuso de exmarido y también al programa DAPA. Aún así, ICE se negó a dejarla en libertad, en violación de sus propias reglas que establecen que Hernández debería de tener la posibilidad de esperar su visa U mientras cuida de sus dos hijos más jóvenes. Hay reportes de que los niños se presentaron a la escuela llorando después de que su madre fue detenida.