Acusan a guatemalteco de matar a un jugador de la NFL y Trump aprovecha para promover el muro

Un guatemalteco que conducía ebrio está acusado de matar a un jugador de los Colts de Indianápolis y a su chofer en las primeras horas del domingo en Indiana, y al enterars de la tragedia, Donald Trump reaccionó, impulsando su retórica anti-inmigrante.

Después de que la policía de Indiana informó que Manuel Orrego-Savala, deportado dos veces, es el presunto responsable de la muerte de Edwin Jackson y el taxista Jeff Monroe, Trump dijo que es una desgracia que una persona que está ilegalmente en el país matara al linebacker Edwin Jackson. "Esta es una de muchas tragedias prevenibles. Tenemos que hacer que los demócratas se pongan duros en la Frontera, y con la inmigración ilegal".

Relacionada: Guatemateco participa en el rescate de niños...

El equipo de los Colts de Indianápolis publicó el 4 de febrero la noticia de la muerte de Jackson, de 26, a quien recordó como un jugador muy querido, a quien admiraban por su personalidad extrovertida, su espíritu competitivo y mentalidad trabajadora. "Era muy respetado y será echado de menos grandemente en los vestidores".

No fue hasta un segundo "tuit" que Trump le ofreció condolencias a la familia del jugador fallecido.

El compañero de cuarto de Jackson, Chad Bouchez, dijo a la televisión local que el jugador era como un hermano para él, y que había tomado la decisión correcta al contratar los servicios de Uber para regresar seguro a su casa.

Orrego-Savala, de acuerdo a la policía, fue arrestado con un nivel de alcohol en la sangre tres veces por encima del límite legal. El sospechoso usó un alias al ser detenido (Alex Cabrera Gonzales, reportó Indystar.com) y se encontraba sin estatus legal en el país, tras haber sido deportado en 2007 y 2009.

Pero Bouchez, declaró que a Jackson no le hubiera gustado que politizaran su muerte.

"El no hubiera querido eso... No creo que Edwin hubiera juzgado a alguien por el lugar de donde eran o algo más".

El congresista Todd Rokita de Indianápolis declaró en un comunicado: "Debemos... garantizar que esto nunca suceda otra vez mediante la construcción de un muro, terminando las ciudades santuario y deteniendo la inmigración ilegal de una vez por todas".

Después de que la policía de Indiana informó que Manuel Orrego-Savala, deportado dos veces, es el presunto responsable de la muerte de Edwin Jackson y el taxista Jeff Monroe, Trump dijo que es una desgracia que una persona que está ilegalmente en el país matara al linebacker Edwin Jackson. "Esta es una de muchas tragedias prevenibles. Tenemos que hacer que los demócratas se pongan duros en la Frontera, y con la inmigración ilegal".

Relacionada: Guatemateco participa en el rescate de niños...

El equipo de los Colts de Indianápolis publicó el 4 de febrero la noticia de la muerte de Jackson, de 26, a quien recordó como un jugador muy querido, a quien admiraban por su personalidad extrovertida, su espíritu competitivo y mentalidad trabajadora. "Era muy respetado y será echado de menos grandemente en los vestidores".

No fue hasta un segundo "tuit" que Trump le ofreció condolencias a la familia del jugador fallecido.

El compañero de cuarto de Jackson, Chad Bouchez, dijo a la televisión local que el jugador era como un hermano para él, y que había tomado la decisión correcta al contratar los servicios de Uber para regresar seguro a su casa.

Orrego-Savala, de acuerdo a la policía, fue arrestado con un nivel de alcohol en la sangre tres veces por encima del límite legal. El sospechoso usó un alias al ser detenido (Alex Cabrera Gonzales, reportó Indystar.com) y se encontraba sin estatus legal en el país, tras haber sido deportado en 2007 y 2009.

Pero Bouchez, declaró que a Jackson no le hubiera gustado que politizaran su muerte.

"El no hubiera querido eso... No creo que Edwin hubiera juzgado a alguien por el lugar de donde eran o algo más".

El congresista Todd Rokita de Indianápolis declaró en un comunicado: "Debemos... garantizar que esto nunca suceda otra vez mediante la construcción de un muro, terminando las ciudades santuario y deteniendo la inmigración ilegal de una vez por todas".