Abuela recuperada de Covid-19 prepara 800 tamales para agradecer al personal que la atendió

Una abuela del área del Valle de San Fernando, en el área de Los Angeles, California que se enfermó seriamente de COVID-19 en abril pasado, regresó el jueves, 8 meses después de haber sido dada de alta, con varias centenas de tamales para los trabajadores del hospital en donde fue tan bien atendida y logró sobrevivir.

Susy Montañez, una de sus hijas, le dijo a una reportera de una televisora local (KTLA) que su madre todos los días se acuerda de los trabajadores que la atendieron, por ese decidió preparles tamales. Una promesa que se hizo cuando estuvo internada.

Dallas

Margarita Montañez, de 73 años, pasó 20 días en un ventilador y varios de ellos en el área de Cuidados Intensivos en el hospital Cedars-Sinai, cuyas enfermeras y doctores, la dejaron con tan buena impresión que decidió hacerles una tamaliza.

La abuela de 12, con el apoyo de otro par de manos se tardó cinco días en tener listas 800 unidades de la tradicional delicia mexicana y esta semana, acompañada de su hija, pudo hacer entrega de ellos.

Montañez admitió que el día que llevó al hospital a su madre después de los síntomas que presentaba en abril, fue uno de los más aterradores de su vida.

"Cuatro enfermeras se la llevaron y no sabía si la iba a volver a ver", dijo emocionada.

El ingrediente secreto de los tamales de la señora Margarita, dice su hija, son el amor con el que los prepara. Y los trabajadores del hospital son unos héroes que merecen probar "los mejores tamales del mundo".

Susy Montañez, una de sus hijas, le dijo a una reportera de una televisora local (KTLA) que su madre todos los días se acuerda de los trabajadores que la atendieron, por ese decidió preparles tamales. Una promesa que se hizo cuando estuvo internada.

Dallas

Margarita Montañez, de 73 años, pasó 20 días en un ventilador y varios de ellos en el área de Cuidados Intensivos en el hospital Cedars-Sinai, cuyas enfermeras y doctores, la dejaron con tan buena impresión que decidió hacerles una tamaliza.

La abuela de 12, con el apoyo de otro par de manos se tardó cinco días en tener listas 800 unidades de la tradicional delicia mexicana y esta semana, acompañada de su hija, pudo hacer entrega de ellos.

Montañez admitió que el día que llevó al hospital a su madre después de los síntomas que presentaba en abril, fue uno de los más aterradores de su vida.

"Cuatro enfermeras se la llevaron y no sabía si la iba a volver a ver", dijo emocionada.

El ingrediente secreto de los tamales de la señora Margarita, dice su hija, son el amor con el que los prepara. Y los trabajadores del hospital son unos héroes que merecen probar "los mejores tamales del mundo".