¿La marihuana es legal en Texas? Infórmate sobre las leyes estatales al respecto

¿La marihuana es legal en Texas? Infórmate sobre las leyes estatales al respecto

Foto de un producto con delta-8. Foto: Eddie Gaspar/The Texas Tribune

Desde que en 2019 los legisladores estatales de Texas legalizaron algunas formas de la planta de cannabis, pero no otras, el enjuiciamiento de los casos de marihuana a través del estado se han desordenado y la aplicación de la ley puede variar dependiendo del área donde se viva.

Una nueva ley de Texas buscó emparejar al estado con una ley federal de 2018 que legalizó el cáñamo (hemp) y mantuvo ilegal la marihuana, resultando en una confusión generalizada.

De acuerdo a reportes, a finales de abril, la DEA (Agencia Antidrogas de EE. UU.) insinuó planes para aliviar algunas restricciones a la marihuana al eliminarla de la Lista I que durante décadas ha integrado junto a drogas mortales como la heroína y las metanfetaminas, catalogadas con un alto potencial de abuso y sin usos médicos. Si la Administración Biden aprueba el cambio, la marihuana se clasificaría en la Lista III, menos estricta, una categoría de drogas con valor medicinal y bajo potencial de abuso que incluye medicamentos como esteroides o Tylenol con codeína. Ambos se recetan regularmente para el dolor y la inflamación, pero no están disponibles sin receta.

Lea esta historia original en inglés, en The Texas Tribune.

La medida no legalizaría la marihuana recreativa en ningún lugar, ni ampliaría el uso de la marihuana medicinal en estados como Texas, donde los médicos pueden recetar marihuana con bajo contenido de THC en forma de gomitas o tintura, pero solo pueden usarla para tratar una lista limitada de enfermedades y afecciones. , incluidos el cáncer y el autismo. Texas aún tendría que ampliar sus leyes para que los residentes tengan un acceso más amplio. Los defensores de la legalización dijeron que la reclasificación probablemente impulsaría la aceptación de los beneficios médicos de la marihuana ahora que el gobierno federal ha manifestado una posición similar.

Mientras tanto, el vicegobernador Dan Patrick sugirió que la Legislatura debería prohibir en 2025 los extractos de marihuana comúnmente conocidos como delta-8 y delta-9.

Así es como se encuentra actualmente la ley de Texas sobre la marihuana y otros productos derivados del cannabis.

Cáñamo, marihuana, CBD y delta-8: ¿cuál es la diferencia? La marihuana y el cáñamo a menudo son indistinguibles por su apariencia u olor porque ambos provienen de la planta de cannabis. La diferencia radica en la cantidad de compuesto psicoactivo THC, o tetrahidrocannabinol, que contienen.

Se clasifica la marihuana como planta de cannabis o sus derivados que tienen una concentración de THC superior al 0,3%. Si la sustancia tiene menos THC, se considera cáñamo.

El cannabidiol, o CBD, es un compuesto no psicoactivo del cannabis. Las empresas pueden venderlo en todo Texas siempre que su concentración de THC sea inferior al 0,3%. Sus partidarios afirman que puede aliviar afecciones como la ansiedad, la depresión y el insomnio. La Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. no ha evaluado muchas de esas afirmaciones y hasta ahora solo ha aprobado un tratamiento con CBD, Epidiolex, para tratar las convulsiones relacionadas con una enfermedad genética rara. También ha aprobado tres productos que contienen THC sintético o sustancias químicas similares al THC.

El delta-8 es una sustancia psicoactiva que las plantas de cannabis producen de forma natural en pequeñas cantidades. Cuando se concentra en un laboratorio, el delta-8 puede producir un "subidón" similar al de la marihuana, lo que lleva a su popularización.

OK, ¿qué es legal en este momento? Todavía es ilegal consumir o poseer marihuana según la ley de Texas, y lo ha sido desde 1931. Lo que cambió en 2019 es que el cáñamo se considera diferente de la marihuana.

El cáñamo se legalizó a nivel federal mediante la Ley Agrícola de 2018 y en Texas mediante el Proyecto de Ley 1325 de la Cámara de Representantes que el gobernador Greg Abbott firmó en 2019. Ahora, los productos de CBD se venden en todo el estado.

La manufactura, sin embargo, es un tema aparte. Si bien es legal comprar, vender y poseer cáñamo, el Departamento de Servicios de Salud del Estado de Texas prohíbe el procesamiento y la fabricación de cáñamo fumable dentro del estado. Esa prohibición fue confirmada por un fallo de la Corte Suprema de Texas en junio de 2022, según el Dallas Observer.

El cannabis medicinal es legal en Texas en circunstancias muy limitadas. A través del Programa de Uso Compasivo de Texas, los texanos con una variedad de afecciones, como epilepsia, autismo, cáncer y trastorno de estrés postraumático, pueden acceder al aceite de cannabis con menos del 1% de THC en peso. El cannabis medicinal puede tratar los síntomas de algunas de estas enfermedades o reducir los efectos secundarios de otros tratamientos, como aliviar las náuseas y la pérdida de apetito asociadas a la quimioterapia o reducir las pesadillas en pacientes con trastorno de estrés postraumático.

Sin embargo, el destino del delta-8 no está claro. Las empresas de CBD inicialmente comenzaron a vender delta-8 en Texas porque su baja concentración de THC lo califica como "extracto de marihuana legal" según la HB 1325. Pero en 2021, DSHS intentó detener las ventas clasificando delta-8 como una sustancia ilegal.

Delta-8 sigue siendo legal en Texas mientras una demanda en curso contra DSHS determina si la agencia puede ilegalizar delta-8. Un juez de un tribunal de distrito dictaminó que DSHS no siguió los requisitos normativos de Texas cuando incluyó al delta-8 como droga ilegal y, por lo tanto, no puede hacer cumplir la orden que declara ilegal la droga. La orden judicial durará sólo hasta que haya una decisión oficial en el caso. Hometown Hero, un dispensario con sede en Austin involucrado en la batalla legal, no respondió a una solicitud de comentarios, pero dijo en un video de YouTube de enero de 2022 que no se había fijado una fecha de audiencia para el caso.

En mayo de 2021, un tribunal federal de California dictaminó en una demanda separada que los productos delta-8 entran dentro de la definición legal de cáñamo (y, por lo tanto, son legales a nivel federal) siempre que su concentración de THC se mantenga por debajo del 0,3%.

Más información respecto a productos derivados del cannabis (en inglés)

Una nueva ley de Texas buscó emparejar al estado con una ley federal de 2018 que legalizó el cáñamo (hemp) y mantuvo ilegal la marihuana, resultando en una confusión generalizada.

De acuerdo a reportes, a finales de abril, la DEA (Agencia Antidrogas de EE. UU.) insinuó planes para aliviar algunas restricciones a la marihuana al eliminarla de la Lista I que durante décadas ha integrado junto a drogas mortales como la heroína y las metanfetaminas, catalogadas con un alto potencial de abuso y sin usos médicos. Si la Administración Biden aprueba el cambio, la marihuana se clasificaría en la Lista III, menos estricta, una categoría de drogas con valor medicinal y bajo potencial de abuso que incluye medicamentos como esteroides o Tylenol con codeína. Ambos se recetan regularmente para el dolor y la inflamación, pero no están disponibles sin receta.

Lea esta historia original en inglés, en The Texas Tribune.

La medida no legalizaría la marihuana recreativa en ningún lugar, ni ampliaría el uso de la marihuana medicinal en estados como Texas, donde los médicos pueden recetar marihuana con bajo contenido de THC en forma de gomitas o tintura, pero solo pueden usarla para tratar una lista limitada de enfermedades y afecciones. , incluidos el cáncer y el autismo. Texas aún tendría que ampliar sus leyes para que los residentes tengan un acceso más amplio. Los defensores de la legalización dijeron que la reclasificación probablemente impulsaría la aceptación de los beneficios médicos de la marihuana ahora que el gobierno federal ha manifestado una posición similar.

Mientras tanto, el vicegobernador Dan Patrick sugirió que la Legislatura debería prohibir en 2025 los extractos de marihuana comúnmente conocidos como delta-8 y delta-9.

Así es como se encuentra actualmente la ley de Texas sobre la marihuana y otros productos derivados del cannabis.

Cáñamo, marihuana, CBD y delta-8: ¿cuál es la diferencia? La marihuana y el cáñamo a menudo son indistinguibles por su apariencia u olor porque ambos provienen de la planta de cannabis. La diferencia radica en la cantidad de compuesto psicoactivo THC, o tetrahidrocannabinol, que contienen.

Se clasifica la marihuana como planta de cannabis o sus derivados que tienen una concentración de THC superior al 0,3%. Si la sustancia tiene menos THC, se considera cáñamo.

El cannabidiol, o CBD, es un compuesto no psicoactivo del cannabis. Las empresas pueden venderlo en todo Texas siempre que su concentración de THC sea inferior al 0,3%. Sus partidarios afirman que puede aliviar afecciones como la ansiedad, la depresión y el insomnio. La Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. no ha evaluado muchas de esas afirmaciones y hasta ahora solo ha aprobado un tratamiento con CBD, Epidiolex, para tratar las convulsiones relacionadas con una enfermedad genética rara. También ha aprobado tres productos que contienen THC sintético o sustancias químicas similares al THC.

El delta-8 es una sustancia psicoactiva que las plantas de cannabis producen de forma natural en pequeñas cantidades. Cuando se concentra en un laboratorio, el delta-8 puede producir un "subidón" similar al de la marihuana, lo que lleva a su popularización.

OK, ¿qué es legal en este momento? Todavía es ilegal consumir o poseer marihuana según la ley de Texas, y lo ha sido desde 1931. Lo que cambió en 2019 es que el cáñamo se considera diferente de la marihuana.

El cáñamo se legalizó a nivel federal mediante la Ley Agrícola de 2018 y en Texas mediante el Proyecto de Ley 1325 de la Cámara de Representantes que el gobernador Greg Abbott firmó en 2019. Ahora, los productos de CBD se venden en todo el estado.

La manufactura, sin embargo, es un tema aparte. Si bien es legal comprar, vender y poseer cáñamo, el Departamento de Servicios de Salud del Estado de Texas prohíbe el procesamiento y la fabricación de cáñamo fumable dentro del estado. Esa prohibición fue confirmada por un fallo de la Corte Suprema de Texas en junio de 2022, según el Dallas Observer.

El cannabis medicinal es legal en Texas en circunstancias muy limitadas. A través del Programa de Uso Compasivo de Texas, los texanos con una variedad de afecciones, como epilepsia, autismo, cáncer y trastorno de estrés postraumático, pueden acceder al aceite de cannabis con menos del 1% de THC en peso. El cannabis medicinal puede tratar los síntomas de algunas de estas enfermedades o reducir los efectos secundarios de otros tratamientos, como aliviar las náuseas y la pérdida de apetito asociadas a la quimioterapia o reducir las pesadillas en pacientes con trastorno de estrés postraumático.

Sin embargo, el destino del delta-8 no está claro. Las empresas de CBD inicialmente comenzaron a vender delta-8 en Texas porque su baja concentración de THC lo califica como "extracto de marihuana legal" según la HB 1325. Pero en 2021, DSHS intentó detener las ventas clasificando delta-8 como una sustancia ilegal.

Delta-8 sigue siendo legal en Texas mientras una demanda en curso contra DSHS determina si la agencia puede ilegalizar delta-8. Un juez de un tribunal de distrito dictaminó que DSHS no siguió los requisitos normativos de Texas cuando incluyó al delta-8 como droga ilegal y, por lo tanto, no puede hacer cumplir la orden que declara ilegal la droga. La orden judicial durará sólo hasta que haya una decisión oficial en el caso. Hometown Hero, un dispensario con sede en Austin involucrado en la batalla legal, no respondió a una solicitud de comentarios, pero dijo en un video de YouTube de enero de 2022 que no se había fijado una fecha de audiencia para el caso.

En mayo de 2021, un tribunal federal de California dictaminó en una demanda separada que los productos delta-8 entran dentro de la definición legal de cáñamo (y, por lo tanto, son legales a nivel federal) siempre que su concentración de THC se mantenga por debajo del 0,3%.

Más información respecto a productos derivados del cannabis (en inglés)