Biden responsabiliza a funcionarios de Texas por el retraso en su respuesta a Beryl

Biden responsabiliza a funcionarios de Texas por el retraso en su respuesta a Beryl

Joe Biden de visita en Texas. FOTO:

Texas está recibiendo ayuda federal por el Huracán Beryl más tarde de lo necesario debido a que los líderes estatales fueron lentos al solicitar una declaración oficial de desastre de la Casa Blanca, le dijo el presidente Joe Biden al Houston Chronicle el martes.

Con el gobernador Greg Abbott fuera del país en un viaje de desarrollo económico en Asia, el vicegobernador Dan Patrick ha fungido como gobernador interino en medio de la tormenta, con la responsabilidad de hacer la solicitud de ayuda del estado.

Un vocero de la Casa Blanca le dijo al Chronicle que los funcionarios habían intentado comunicarse varias veces con Abbott y Patrick, y Biden dijo que solo se comunicó con Patrick el martes, después de lo cual emitió la declaración de desastre. Beryl llegó a la costa del Golfo de Texas el lunes por la mañana temprano, provocando fuertes lluvias y vientos que causaron estragos en Houston y otras partes del sureste de Texas.

Patrick negó el relato de Biden y escribió en las redes sociales que el presidente lo estaba "acusando falsamente" de ser inalcanzable.

En una declaración a primera hora de la tarde del martes, Biden señaló que los recursos de FEMA habían estado en Texas "desde mucho antes de la tormenta". Eso incluía 500.000 comidas y 800.000 litros de agua que estaban "listos para distribuir a petición del estado", dijeron funcionarios de FEMA. dijo en un comunicado el lunes la agencia también desplegó 60 generadores "para proporcionar energía a la infraestructura crítica, si es necesario".

La declaración de desastre incluye 121 condados, incluido el condado de Harris y otras partes del sureste de Texas que fueron duramente afectadas por Beryl, dijo el jefe de la División de Manejo de Emergencias de Texas, Nim Kidd, en una conferencia de prensa el martes por la tarde.

SIN LUZ. Cerca de dos millones de tejanos se aprestaban el martes a pasar un tercer día de verano sin electricidad después de que el huracán Beryl causó estragos en varios condados, incluido el más poblado del estado, y las temperaturas aumentaron peligrosamente hasta los 90 grados.

Las compañías eléctricas han desplegado a miles de trabajadores para restablecer el suministro eléctrico, mientras los funcionarios estatales y locales navegan entre las frustraciones de los residentes por lo que se está volviendo rutinario en Texas: cortes masivos de energía después de tormentas invernales, tormentas eléctricas, tornados o huracanes.

"El sistema eléctrico es una infraestructura crítica que salva vidas; es la diferencia entre la vida y la muerte", dijo Costa Samaras, profesora de ingeniería civil y ambiental en la Universidad Carnegie Mellon. "La era en la que nadie podía prever estas condiciones ha terminado".

Con información adicional de las actualizaciones del Texas Tribune sobre Beryl.

 

Con el gobernador Greg Abbott fuera del país en un viaje de desarrollo económico en Asia, el vicegobernador Dan Patrick ha fungido como gobernador interino en medio de la tormenta, con la responsabilidad de hacer la solicitud de ayuda del estado.

Un vocero de la Casa Blanca le dijo al Chronicle que los funcionarios habían intentado comunicarse varias veces con Abbott y Patrick, y Biden dijo que solo se comunicó con Patrick el martes, después de lo cual emitió la declaración de desastre. Beryl llegó a la costa del Golfo de Texas el lunes por la mañana temprano, provocando fuertes lluvias y vientos que causaron estragos en Houston y otras partes del sureste de Texas.

Patrick negó el relato de Biden y escribió en las redes sociales que el presidente lo estaba "acusando falsamente" de ser inalcanzable.

En una declaración a primera hora de la tarde del martes, Biden señaló que los recursos de FEMA habían estado en Texas "desde mucho antes de la tormenta". Eso incluía 500.000 comidas y 800.000 litros de agua que estaban "listos para distribuir a petición del estado", dijeron funcionarios de FEMA. dijo en un comunicado el lunes la agencia también desplegó 60 generadores "para proporcionar energía a la infraestructura crítica, si es necesario".

La declaración de desastre incluye 121 condados, incluido el condado de Harris y otras partes del sureste de Texas que fueron duramente afectadas por Beryl, dijo el jefe de la División de Manejo de Emergencias de Texas, Nim Kidd, en una conferencia de prensa el martes por la tarde.

SIN LUZ. Cerca de dos millones de tejanos se aprestaban el martes a pasar un tercer día de verano sin electricidad después de que el huracán Beryl causó estragos en varios condados, incluido el más poblado del estado, y las temperaturas aumentaron peligrosamente hasta los 90 grados.

Las compañías eléctricas han desplegado a miles de trabajadores para restablecer el suministro eléctrico, mientras los funcionarios estatales y locales navegan entre las frustraciones de los residentes por lo que se está volviendo rutinario en Texas: cortes masivos de energía después de tormentas invernales, tormentas eléctricas, tornados o huracanes.

"El sistema eléctrico es una infraestructura crítica que salva vidas; es la diferencia entre la vida y la muerte", dijo Costa Samaras, profesora de ingeniería civil y ambiental en la Universidad Carnegie Mellon. "La era en la que nadie podía prever estas condiciones ha terminado".

Con información adicional de las actualizaciones del Texas Tribune sobre Beryl.