Proveedores de Toyota piden a empresarios de Texas ayudar a revertir la SB4

Max Navarro y Frank Herrera, dos conocidos líderes comunitarios de San Antonio, que son dueños de compañías proveedoras de Toyota, que produce camionetas Tundra y Tacoma en dicha ciudad, le están pidiendo a los líderes empresariales de Texas que apoyen los esfuerzos para revertir la ley SB4.

En un artículo de opinión publicado el martes por el San Antonio Express-News, Navarro y Herrera dijeron que los líderes empresariales del estado no deberían solo de contar con las cortes para que frenen dicha ley, y en vez de ello, deben decirle al gobernador Greg Abbott y a los legisladores estatales que reviertan la SB4, "por el bien de nuestras comunidades, nuestra economía y nuestra herencia".

"La retórica política barata tiene un alto costo que Texas podría ahora tener que pagar como resultado de la SB4. En vez de ser considerados como un estado multicultural que recibe a negocios, estudiantes internacionales y visitantes por igual, nuestros líderes nos han llevado hacia atrás, al feo pasado racista de nuestro estado”, señalan los dos líderes empresarios.

También destacan los efectos negativos que la aprobación de la SB4 ya ha producido entre la comunidad latina, que ha dejado de reportar crímenes a la policía por miedo a exponer el estatus migratorio de familiares o el de las propias víctimas, cuando se trata de violencia doméstica, por ejemplo.

Sobre las convenciones celebradas en el estado, señalan el claro ejemplo de AILA, que decidió no llevar a cabo su evento anual programado para el 2018 en Gravepine, suburbio de DFW. Mientras que el comercio minorista en la frontera ha experimentado una caída.

“La industria del turismo, que es crítica para nuestro estado y para nuestra ciudad natal, San Antonio, mantiene un ojo vigilante sobre posibles cancelaciones de convenciones. "Visit San Antonio", que se ha opuesto activamente a la SB4, está escuchando a grupos que están preocupados por la nueva ley, y algunos mencionan que tal vez no puedan celebrar sus convenciones en San Antonio como resultado.

“Grapevine ya recibió un golpe de 3 millones de dólares después de que la Asociación Nacional de Abogados de Inmigración Estadounidenses retiraron su convención de 3,000 miembros para el 2018 de Texas. El gobierno y las empresas de México -el mayor socio comercial de nuestro estado- le están dando la espalda a Texas , y las ciudades están notando una caída en el comercio minorista, particularmente a lo largo de la frontera.

"Dependiendo de qué tan sucios estén nuestros jeans o de lo sudorosos que nos veamos, los hispanos en Texas, e incluso los visitantes extranjeros, se verán obligados a producir la prueba de ciudadanía al ser detenidos por la policía en nuestro camino a Home Depot, incluso si nuestras familias han estado aquí por más de un siglo".

El director estatal de Mi Familia Vota, Carlos Duarte, elogió la acción de Navarro y Herrera, y opinó que, “los grandes líderes empresariales, especialmente esos que son escuchados por el gobernador, tiene una obligación moral y económica de levantarse y defender a la comunidad hispana que ha ayudado al crecimiento de la poderosa economía del estado”.

En un artículo de opinión publicado el martes por el San Antonio Express-News, Navarro y Herrera dijeron que los líderes empresariales del estado no deberían solo de contar con las cortes para que frenen dicha ley, y en vez de ello, deben decirle al gobernador Greg Abbott y a los legisladores estatales que reviertan la SB4, "por el bien de nuestras comunidades, nuestra economía y nuestra herencia".

"La retórica política barata tiene un alto costo que Texas podría ahora tener que pagar como resultado de la SB4. En vez de ser considerados como un estado multicultural que recibe a negocios, estudiantes internacionales y visitantes por igual, nuestros líderes nos han llevado hacia atrás, al feo pasado racista de nuestro estado”, señalan los dos líderes empresarios.

También destacan los efectos negativos que la aprobación de la SB4 ya ha producido entre la comunidad latina, que ha dejado de reportar crímenes a la policía por miedo a exponer el estatus migratorio de familiares o el de las propias víctimas, cuando se trata de violencia doméstica, por ejemplo.

Sobre las convenciones celebradas en el estado, señalan el claro ejemplo de AILA, que decidió no llevar a cabo su evento anual programado para el 2018 en Gravepine, suburbio de DFW. Mientras que el comercio minorista en la frontera ha experimentado una caída.

“La industria del turismo, que es crítica para nuestro estado y para nuestra ciudad natal, San Antonio, mantiene un ojo vigilante sobre posibles cancelaciones de convenciones. "Visit San Antonio", que se ha opuesto activamente a la SB4, está escuchando a grupos que están preocupados por la nueva ley, y algunos mencionan que tal vez no puedan celebrar sus convenciones en San Antonio como resultado.

“Grapevine ya recibió un golpe de 3 millones de dólares después de que la Asociación Nacional de Abogados de Inmigración Estadounidenses retiraron su convención de 3,000 miembros para el 2018 de Texas. El gobierno y las empresas de México -el mayor socio comercial de nuestro estado- le están dando la espalda a Texas , y las ciudades están notando una caída en el comercio minorista, particularmente a lo largo de la frontera.

"Dependiendo de qué tan sucios estén nuestros jeans o de lo sudorosos que nos veamos, los hispanos en Texas, e incluso los visitantes extranjeros, se verán obligados a producir la prueba de ciudadanía al ser detenidos por la policía en nuestro camino a Home Depot, incluso si nuestras familias han estado aquí por más de un siglo".

El director estatal de Mi Familia Vota, Carlos Duarte, elogió la acción de Navarro y Herrera, y opinó que, “los grandes líderes empresariales, especialmente esos que son escuchados por el gobernador, tiene una obligación moral y económica de levantarse y defender a la comunidad hispana que ha ayudado al crecimiento de la poderosa economía del estado”.