Dallas ISD

La muerte de un soldado de la Nación Navajo aumenta presión sobre Fort Hood

Actualización: 19 de septiembre de 2020 -- La familia del soldado nativo americano Corlton Chee, quien murió a principios de mes en un hospital tras colapsar durante un entrenamiento en Fort Hood sospecha que hubo actividad criminal alrededor de su muerte al señalar que encontraron moretones y rasguños en su cadáver, además de una protuberancia en la parte posterior de su cabeza.

Chee le envió un texto a su prometida diciéndole que "algo" andaba mal. "Él sintió que algo iba a pasar", dijo su prima y portavoz de la familia al Gallup Independent. Hasta ahora no se ha determinado la causa de su muerte.

Relacionada: Ahora tenemos más preguntas (sobre Fort Hood)

Dallas ISD

DALLAS -- El pasado 28 de agosto un joven soldado sufrió un colapso grave durante un entrenamiento de acondicionamiento físico en la base militar Fort Hood y cinco días después murió en el hospital en donde era atendido, confirmaron las autoridades del fuerte.

El soldado Corlton Chee, de 25 años, de Nuevo México, falleció el miércoles 2 de septiembre, dio a conocer el Ejército el pasado viernes 4. El incidente está bajo investigación y las autoridades informaron que está pendiente la realización de una autopsia.

El día de su muerte, en la base se hizo efectivo el relevo del comandante de Fort Hood Scott Efflandt, quien fue remplazado por John Richardson IV a raiz de la investigación de que es objeto la base y la serie de muertes ocurridas este año, que ya llegó a 28.

Relacionada: Exijo una investigación congresional: Gloria Guillén

El brutal asesinato de la soldado Vanessa Guillen es hasta ahora el caso de más alto perfil, cuya familia, desde la desaparición de la joven mexicoamericana ha protestando continuamente afuera de una de las entradas del fuerte pacíficamente, pidiendo que sea cerrado y que se "llegue a la verdad" de lo que ocurrió con la militar de tan solo 20 años, quien antes de desaparecer le había contado a familiares y colegas que era acosada sexualmente en la base.

Chee había ingresado al Ejército este año, en febrero y fue Tripulante de Tanques, asignado al 2do. Batallón, 12avo. Regimiento de Caballería y recibió varios reconocimientos por su servicio. La Nación Navajo informó que ha solicitado una investigación sobre el caso y que se sienten perturbados por la serie de muertes ocurridas en Fort Hood.

En agosto, el Secretario del Ejército de Estados Unidos admitió que Fort Hood tiene una de las tasas más altas de asesinato y agresión sexual del Ejército.

Ryan McCarthy visitó la base durante un par de días y expresó al final de su recorrido: "Los números son altos aquí. Son los más altos de la mayoría de los casos de agresión sexual, acoso y asesinatos de toda nuestra formación, el Ejército Estados Unidos. Así que estamos recibiendo una mirada externa para ayudarnos”.

Poco después de su visita y del funeral de Guillén en Houston, las autoridades localizaron el cuerpo sin vida de Elder Fernandes, otro soldado de Fort Hood que desapareció de la base y fue encontrado en Temple, Texas colgando de un árbol.

Chee le envió un texto a su prometida diciéndole que "algo" andaba mal. "Él sintió que algo iba a pasar", dijo su prima y portavoz de la familia al Gallup Independent. Hasta ahora no se ha determinado la causa de su muerte.

Relacionada: Ahora tenemos más preguntas (sobre Fort Hood)

Dallas ISD

DALLAS -- El pasado 28 de agosto un joven soldado sufrió un colapso grave durante un entrenamiento de acondicionamiento físico en la base militar Fort Hood y cinco días después murió en el hospital en donde era atendido, confirmaron las autoridades del fuerte.

El soldado Corlton Chee, de 25 años, de Nuevo México, falleció el miércoles 2 de septiembre, dio a conocer el Ejército el pasado viernes 4. El incidente está bajo investigación y las autoridades informaron que está pendiente la realización de una autopsia.

El día de su muerte, en la base se hizo efectivo el relevo del comandante de Fort Hood Scott Efflandt, quien fue remplazado por John Richardson IV a raiz de la investigación de que es objeto la base y la serie de muertes ocurridas este año, que ya llegó a 28.

Relacionada: Exijo una investigación congresional: Gloria Guillén

El brutal asesinato de la soldado Vanessa Guillen es hasta ahora el caso de más alto perfil, cuya familia, desde la desaparición de la joven mexicoamericana ha protestando continuamente afuera de una de las entradas del fuerte pacíficamente, pidiendo que sea cerrado y que se "llegue a la verdad" de lo que ocurrió con la militar de tan solo 20 años, quien antes de desaparecer le había contado a familiares y colegas que era acosada sexualmente en la base.

Chee había ingresado al Ejército este año, en febrero y fue Tripulante de Tanques, asignado al 2do. Batallón, 12avo. Regimiento de Caballería y recibió varios reconocimientos por su servicio. La Nación Navajo informó que ha solicitado una investigación sobre el caso y que se sienten perturbados por la serie de muertes ocurridas en Fort Hood.

En agosto, el Secretario del Ejército de Estados Unidos admitió que Fort Hood tiene una de las tasas más altas de asesinato y agresión sexual del Ejército.

Ryan McCarthy visitó la base durante un par de días y expresó al final de su recorrido: "Los números son altos aquí. Son los más altos de la mayoría de los casos de agresión sexual, acoso y asesinatos de toda nuestra formación, el Ejército Estados Unidos. Así que estamos recibiendo una mirada externa para ayudarnos”.

Poco después de su visita y del funeral de Guillén en Houston, las autoridades localizaron el cuerpo sin vida de Elder Fernandes, otro soldado de Fort Hood que desapareció de la base y fue encontrado en Temple, Texas colgando de un árbol.