Un año sin Vanessa Guillén y sin justicia. "¿Por qué se ensañaron así con mi niña?", reflexiona su madre.

"Hoy hace exactamente un año que empezó esta horrible pesadilla para mí y (para) mi familia. El secuestro de mi hija Vanessa en una base militar en Killeen, TX": Con esas palabras inicia un largo escrito Gloria Guillén en el que habla, en el primer aniversario de la muerte de su hija, sobre el traspaso de la joven militar, de Virgina a Texas y de su asesinato, un episodio que el año pasado sacudió emocionalmente a la comunidad hispana en Estados Unidos tras conocerse los detalles del crimen contra la soldado de apenas 20 años.

Guillén, quien no acudió a la dedicatoria de una entrada y una placa a su hija en Fort Hood el lunes, tampoco fue vista en Washington, D.C. para el relanzamiento de la propuesta de ley "I am Vanessa Guillén" que busca respaldar a las víctimas de abuso o acoso sexual en servicio militar activo. En su espacio en Facebook en cambio, ofreció detalles y nuevas sospechas sobre la estancia de su hija en la base de Texas, de donde no pudo salir con vida.

En junio de 2021 concluiría su contrato con el "Army" Vanessa y aunque hablaba de querer ir a Alemania, también estaba comprometida para casarse. El 19 de diciembre de 2018, de acuerdo a Gloria Guillén, su hija fue enviada de Virginia a Fort Hood. "Sin pensar que ahí empezaría su calvario y después de 15 meses planearían su horrendo crimen", son las fuertes palabras de la acongojada madre en su escrito.

En su publicación, Guillén comparte que mil veces se ha preguntado por qué se ensañaron así con su hija "de esa horrible manera". También detalla que recientemente descubrió que Vanessa tenía un diario "en donde escribía lo que estaba pasando porque no se lo podía contar a nadie por miedo".

Durante la desaparición de su hija, antes de que sus restos fueran encontrados, Guillén declaró que Vanessa le había contado poco antes (de desaparecer) que era acosada sexualmente adentro de la base, pero no había denunciado formalmente lo que ocurría. Hasta ahora, el Ejército mantiene que no encontró pruebas de las denuncias de acoso que Vanessa le hizo a varios de sus familiares y amigos.

Su madre afirma en su más reciente escrito que Vanessa fue acosada sexualmente por cinco superiores en Fort Hood. Cabe resaltar el detalle sobre el rango de "Especialista" que recibió la soldado raso tras su muerte. La "promoción" fue anunciada durante su desaparición, es decir no fue ascendida en vida.

"Hoy solo pido justicia para ese ser tan hermoso que Dios me regaló y que me siga dando fuerzas y salud física, mental y espiritual junto a todos mis hijos y mi esposo para poder seguir sin una de mis hijas... y que por favor me sigan apoyando para llegar hasta la verdad".

Guillén, quien no acudió a la dedicatoria de una entrada y una placa a su hija en Fort Hood el lunes, tampoco fue vista en Washington, D.C. para el relanzamiento de la propuesta de ley "I am Vanessa Guillén" que busca respaldar a las víctimas de abuso o acoso sexual en servicio militar activo. En su espacio en Facebook en cambio, ofreció detalles y nuevas sospechas sobre la estancia de su hija en la base de Texas, de donde no pudo salir con vida.

En junio de 2021 concluiría su contrato con el "Army" Vanessa y aunque hablaba de querer ir a Alemania, también estaba comprometida para casarse. El 19 de diciembre de 2018, de acuerdo a Gloria Guillén, su hija fue enviada de Virginia a Fort Hood. "Sin pensar que ahí empezaría su calvario y después de 15 meses planearían su horrendo crimen", son las fuertes palabras de la acongojada madre en su escrito.

En su publicación, Guillén comparte que mil veces se ha preguntado por qué se ensañaron así con su hija "de esa horrible manera". También detalla que recientemente descubrió que Vanessa tenía un diario "en donde escribía lo que estaba pasando porque no se lo podía contar a nadie por miedo".

Durante la desaparición de su hija, antes de que sus restos fueran encontrados, Guillén declaró que Vanessa le había contado poco antes (de desaparecer) que era acosada sexualmente adentro de la base, pero no había denunciado formalmente lo que ocurría. Hasta ahora, el Ejército mantiene que no encontró pruebas de las denuncias de acoso que Vanessa le hizo a varios de sus familiares y amigos.

Su madre afirma en su más reciente escrito que Vanessa fue acosada sexualmente por cinco superiores en Fort Hood. Cabe resaltar el detalle sobre el rango de "Especialista" que recibió la soldado raso tras su muerte. La "promoción" fue anunciada durante su desaparición, es decir no fue ascendida en vida.

"Hoy solo pido justicia para ese ser tan hermoso que Dios me regaló y que me siga dando fuerzas y salud física, mental y espiritual junto a todos mis hijos y mi esposo para poder seguir sin una de mis hijas... y que por favor me sigan apoyando para llegar hasta la verdad".