Hidalguense en Texas: Casi dos décadas de entrega al futbol infantil en Austin

Ismael Guzmán revisa una portería en un campo de East Austin

"Todavía quisiera saber quien fue", dice con esperanza y cierta curiosidad Ismael Guzmán, fundador de un club de futbol infantil-juvenil en Austin, Texas quien recientemente ha estado bajo los reflectores en reconocimiento a su labor de impulso el deporte entre la niñez de su comunidad.

Sin proponérselo, Guzmán comenzó a llamar la atención de los medios de comunicación locales y luego nacionales varios meses después de que alguien colocó un letrero afuera de los campos designados para el club "East Austin Soccer", del cual está a cargo, administra y limpia desde 2006. El mensaje dice (en inglés) simplemente : "Vecino, este campo no reciben mantenimiento del municipio, sino de un abuelo voluntario".

Después de muchos años de altibajos, bastó con un reporte local de la estación NBC para que la historia de Guzmán tomara fuerza.

Es un inmigrante que se asentó en Austin hace ya más de 20 años y que en cuanto pudo, dedicó parte de su tiempo libre a cultivar en su hijo pequeño el gusto por el futbol. Poco después, consiguió el permiso de la ciudad de Austin para ocupar las canchas que ahora son sede de su club, con la condición de encargarse por completo de darles mantenimiento.

"Están ubicadas en zona de inundación", así que la ciudad no nos puso muchos peros y nos dejó usarlas", dijo Guzmán en una entrevista con HOY Dallas a principios de mayo. El suelo no es el ideal para el crecimiento del pasto y Guzmán (o el "Abuelo" al que se refiere el letrero) hace todo lo posible por mantenerlo en condiciones que le permitan a los equipos de futbol de su club jugar sin sufrir lesiones.

Además de hacer todo lo que puede por tener un pasto bueno para que se juegue futbol durante dos temporadas al año (coincidiendo con el calendario escolar), Guzmán, un hidalguense de nacimiento, también la hace a veces de vigilante, aunque le tiene mucha paciencia a los residentes del área. El letrero precisamente le quiere recodar a los visitantes que un adulto mayor -aunque muy activo- es el encargado de recoger lo que muchos dejan tirado al llevar al parque a sus perros a hacer.

"Me imagino que alguien se dio cuenta del problema que yo tengo con los perros; [de gente] que trae sus perras [a hacer] y nunca levantan nada", dice el entrenador de varios equipos de futbol.

Los niños a veces están entrenando y de repente se dan cuenta que sus zapatillas deportivas se mancharon con el excremento de un perro, agrega respecto al problema. En un video que grabamos en el sitio, se puede ver un bote de basura lleno de excrementos.

La labor titánica de Guzmán ha sido posible gracias al apoyo de su familia. Sus hijos que ya también son adultos, lo asisten en varias tareas para seguir cumpliendo con el objetivo de brindarle una oportunidad a los niños y adolescentes de escasos recursos que desean practicar el futbol, pero a quienes a veces sus padres no pueden costearle la inscripción o sus uniformes.

Toyota le regaló al club un generador o planta de luz para que los campos cuenten con mejor iluminación para los juegos de noche. La automotriz patrocinó un documental que produjo TUDN y fue transmitido recientemente por Univisión.

Sin proponérselo, Guzmán comenzó a llamar la atención de los medios de comunicación locales y luego nacionales varios meses después de que alguien colocó un letrero afuera de los campos designados para el club "East Austin Soccer", del cual está a cargo, administra y limpia desde 2006. El mensaje dice (en inglés) simplemente : "Vecino, este campo no reciben mantenimiento del municipio, sino de un abuelo voluntario".

Después de muchos años de altibajos, bastó con un reporte local de la estación NBC para que la historia de Guzmán tomara fuerza.

Es un inmigrante que se asentó en Austin hace ya más de 20 años y que en cuanto pudo, dedicó parte de su tiempo libre a cultivar en su hijo pequeño el gusto por el futbol. Poco después, consiguió el permiso de la ciudad de Austin para ocupar las canchas que ahora son sede de su club, con la condición de encargarse por completo de darles mantenimiento.

"Están ubicadas en zona de inundación", así que la ciudad no nos puso muchos peros y nos dejó usarlas", dijo Guzmán en una entrevista con HOY Dallas a principios de mayo. El suelo no es el ideal para el crecimiento del pasto y Guzmán (o el "Abuelo" al que se refiere el letrero) hace todo lo posible por mantenerlo en condiciones que le permitan a los equipos de futbol de su club jugar sin sufrir lesiones.

Además de hacer todo lo que puede por tener un pasto bueno para que se juegue futbol durante dos temporadas al año (coincidiendo con el calendario escolar), Guzmán, un hidalguense de nacimiento, también la hace a veces de vigilante, aunque le tiene mucha paciencia a los residentes del área. El letrero precisamente le quiere recodar a los visitantes que un adulto mayor -aunque muy activo- es el encargado de recoger lo que muchos dejan tirado al llevar al parque a sus perros a hacer.

"Me imagino que alguien se dio cuenta del problema que yo tengo con los perros; [de gente] que trae sus perras [a hacer] y nunca levantan nada", dice el entrenador de varios equipos de futbol.

Los niños a veces están entrenando y de repente se dan cuenta que sus zapatillas deportivas se mancharon con el excremento de un perro, agrega respecto al problema. En un video que grabamos en el sitio, se puede ver un bote de basura lleno de excrementos.

La labor titánica de Guzmán ha sido posible gracias al apoyo de su familia. Sus hijos que ya también son adultos, lo asisten en varias tareas para seguir cumpliendo con el objetivo de brindarle una oportunidad a los niños y adolescentes de escasos recursos que desean practicar el futbol, pero a quienes a veces sus padres no pueden costearle la inscripción o sus uniformes.

Toyota le regaló al club un generador o planta de luz para que los campos cuenten con mejor iluminación para los juegos de noche. La automotriz patrocinó un documental que produjo TUDN y fue transmitido recientemente por Univisión.