Nuevas acusaciones: Ken Paxton usó teléfono desechable, correo electrónico secreto y nombre falso de Uber para ocultar nexos con Nate Paul

En nuevas denuncias reveladas el miércoles, los investigadores de la Cámara de Representantes de Texas acusaron al fiscal general suspendido Ken Paxton de participar en un complejo encubrimiento para ocultar su relación con el inversionista inmobiliario Nate Paul, puesto que sus asesores principales estaban cada vez más preocupados por la disposición de Paxton a usar su oficina para beneficiar a Paul.

El subterfugio o farsa presuntamente incluía a Paxton y Paul creando una cuenta de Uber con un alias para que pudieran reunirse y el fiscal general pudiera visitar a la mujer con la que sostenía una relación extramatrimonial.

Los administradores del juicio político de Paxton alegaron también que una vez que Paxton se enteró de que varios funcionarios de alto rango en su oficina informaron su conducta al FBI, tomó pasos inmediatos para encubrir su relación con Paul, incluyendo el transferirle un pago de $122,000 a una empresa afiliada a Paul en un esfuerzo por esconder las renovaciones de la casa que Paul le había proporcionado de forma gratuita.

Las acusaciones, descritas en una serie de documentos presentados ante el tribunal de juicio político del Senado de Texas, arrojan nueva luz sobre la relación entre Paul y Paxton que es el foco principal del juicio político en su contra.

Entre los nuevos reclamos: los principales funcionarios de la oficina del fiscal general advirtieron de forma persistente a Paxton que Paul era un "ladrón" y que sus aserveraciones de que había sido tratado injustamente por las fuerzas del orden público no tenían mérito y que los dos se reunieron al menos 20 veces en la primavera y el verano de 2020, a veces para discutir la investigación del FBI sobre el tambaleante imperio inmobiliario de Paul.

Paxton "aceptó ciegamente la conspiración de Paul", alegaron los encargados del juicio político. "El personal ejecutivo instó a Paxton a mantenerse alejado. Pero cuando se trataba de Paul, Paxton era inmune a la razón".

Paul fue arrestado en junio por cargos de delitos graves federales de mentir a instituciones financieras para obtener préstamos comerciales.

Los administradores de la Cámara de Representantes también detallaron múltiples acciones en las que supuestamente Paxton buscó usar su oficina para beneficiar a Paul. Las nuevas acusaciones sobre Paxton surgen en respuesta a las peticiones que buscan desestimar los 20 artículos de juicio político en contra de Paxton, incluidos cuatro que no se incluirán en el juicio programado para dar inicio el 5 de septiembre.

También alegan que Paxton llevó a cabo una "investigación criminal falsa" sobre los "adversarios" de Paul, anulando rutinariamente las preocupaciones del personal de la agencia que le dijeron que Paul era un "criminal" y que Paxton necesitaba "escaparse".

En cambio, alegaron los gerentes de la Cámara, Paxton se "enredó cada vez más en la red de engaños de Paul" e "hizo todo lo posible" para ocultar su relación con Paul, usando un teléfono desechable y cuentas de correo electrónico secretas, abandonando su equipo de seguridad y usando el nombre falso de Uber para ser "transportado a las propiedades de su amante o de Paul más de una docena de veces".

En respuesta a los favores de Paul, incluido el supuesto empleo de la mujer y el pago de la remodelación de la casa de Paxton, Paxton "continuamente abusó del poder de su oficina para promover los objetivos de Paul", alegaron los gerentes de la Cámara.

En un caso, Paxton supuestamente le dijo al personal de la agencia que no quería que la oficina ayudara a las fuerzas del orden público "de ninguna manera" con una investigación sobre Paul, quien, según Paxton, estaba siendo "presionado" y necesitaba un acceso "sin precedentes" a información confidencial sobre su caso.

Después de reunirse con el personal superior "alarmado", Paxton supuestamente exigió archivos sobre el caso penal de Paul que incluían una carta del FBI sin editar que identificaba a las personas involucradas en una redada de 2019 en la casa y los negocios de Paul.

"Paxton retuvo el archivo durante más de una semana", escribieron los gerentes de la Cámara. "Al final, la OAG (Oficina del Fiscal General) no le reveló la información a Paul. Pero Paxton lo hizo.

En otro caso, Paxton fue acusado de emitir una opinión legal que evitó una ejecución hipotecaria pendiente de los negocios de Paul en el punto álgido de la pandemia de COVID-19 en 2020. Los investigadores de la Cámara citaron a dos empleados de la agencia que dijeron que se vieron obligados a trabajar toda la noche para producir la opinión mientras Paxton los llamaba con frecuencia.

Paxton "sonaba como si alguien lo estuviera manteniendo como rehén", dijo uno de los empleados a los investigadores.

La opinión, que supuestamente Paxton mismo editó, se publicó a la 1 a. m. del 2 de agosto de 2020 y decía que los procedimientos de ejecución hipotecaria representaban una amenaza para la salud pública, a pesar del mantra "abierto para negocios" del estado durante la pandemia, dijeron los gerentes.

Al día siguiente, alegaron los gerentes, Paul citó la opinión para retrasar con éxito las ejecuciones hipotecarias.

"Es difícil imaginar un abuso más flagrante de la oficina de Paxton", escribieron los gerentes de la Cámara.

El equipo legal de Paxton había presentado más de una docena de mociones para desestimar todos los artículos de juicio político, a menudo argumentando que las acusaciones subyacentes no tenían fundamento o que caían dentro de los deberes legítimos de la oficina del fiscal general.

Sus abogados también acusaron a la Cámara de Representantes de Texas de tratar de "anular la voluntad de los votantes" que reeligieron a Paxton para un tercer mandato el año pasado a pesar de varios escándalos públicos que datan de 2015. Un argumento enfatizó que Paxton no puede ser acusado por supuesta mala conducta anterior a su más reciente mandato. elección bajo la llamada "doctrina del período anterior". Y restaron importancia a algunas de las acusaciones que enfrenta, diciendo que, incluso si fueran ciertas, no son lo suficientemente graves como para justificar su destitución de su cargo.

Los abogados de Paxton también atacaron dos artículos de juicio político relacionados con sobornos, diciendo que no había evidencia de un "quid pro quo" y que los vínculos de Paxton con Paul no eran más que "una relación personal con un elector, y que el elector encontró algo que el Fiscal General hizo para ser agradable de alguna manera".

Según las reglas adoptadas por el Senado, cualquier moción previa al juicio para desestimar o anular un artículo de juicio político debe ser votada por los senadores. Una mayoría, 16 senadores, puede aprobar la anulación de un artículo, lo que pone a prueba la determinación de los 19 republicanos de la cámara de permitir un juicio por las acusaciones. Esos votos se tomarán poco después de que comience el juicio en septiembre.

En una respuesta por escrito, presentada ante el Senado el martes y hecha pública el miércoles, el equipo de acusación cuestionó otras afirmaciones previas al juicio de los abogados de Paxton, quienes afirmaron que los artículos de acusación eran deficientes porque no enumeraron leyes específicas que Paxton supuestamente violó.

"Los delitos imputables no tienen por qué ser delitos procesables", argumentó el equipo de la Cámara. "La acusación en Texas busca proteger contra conductas que socavan la integridad del cargo, ignoran los deberes constitucionales y los juramentos del cargo, abusan del proceso y el poder del gobierno e impactan negativamente en el sistema de gobierno".

Además, muchos de los artículos enumeraban delitos particulares y varios detallaban "cómo Paxton abusó de su cargo para su propio beneficio personal o el de Nate Paul y las entidades comerciales controladas por Paul", argumentó el equipo.

En un sentido más amplio, los gerentes enfatizaron que el juicio político no es un procedimiento penal o civil, como ha insinuado el lado de Paxton. En una nueva presentación, los gerentes escribieron que un juicio político es "un procedimiento único, si no principalmente político, con una 'P' mayúscula, es decir, una acción de los representantes del pueblo que impugnan las acciones oficiales que son contrarias al interés público".

Ese punto de vista coincide con el que el vicegobernador Dan Patrick, quien dirige el Senado y actúa como juez en el juicio político, ofreció en una entrevista televisiva el martes.

"No es un juicio penal. No es un juicio civil. Es un juicio político", dijo Patrick a la filial de Fox en Houston.

Los administradores de la Cámara también pidieron al Senado que desestime la solicitud de Paxton para anular los artículos o devolverlos a la Cámara para agregar más detalles a las acusaciones. Los gerentes dijeron que la demanda muestra un "malentendido fundamental" de cómo funciona el juicio político, argumentando que la Constitución de Texas no requiere el nivel de detalle común en un procedimiento civil o penal.

"Una persona puede ser acusada sin una acusación, por lo tanto, Paxton no tiene derecho a exigir más detalles", dijeron los gerentes.

El subterfugio o farsa presuntamente incluía a Paxton y Paul creando una cuenta de Uber con un alias para que pudieran reunirse y el fiscal general pudiera visitar a la mujer con la que sostenía una relación extramatrimonial.

Los administradores del juicio político de Paxton alegaron también que una vez que Paxton se enteró de que varios funcionarios de alto rango en su oficina informaron su conducta al FBI, tomó pasos inmediatos para encubrir su relación con Paul, incluyendo el transferirle un pago de $122,000 a una empresa afiliada a Paul en un esfuerzo por esconder las renovaciones de la casa que Paul le había proporcionado de forma gratuita.

Las acusaciones, descritas en una serie de documentos presentados ante el tribunal de juicio político del Senado de Texas, arrojan nueva luz sobre la relación entre Paul y Paxton que es el foco principal del juicio político en su contra.

Entre los nuevos reclamos: los principales funcionarios de la oficina del fiscal general advirtieron de forma persistente a Paxton que Paul era un "ladrón" y que sus aserveraciones de que había sido tratado injustamente por las fuerzas del orden público no tenían mérito y que los dos se reunieron al menos 20 veces en la primavera y el verano de 2020, a veces para discutir la investigación del FBI sobre el tambaleante imperio inmobiliario de Paul.

Paxton "aceptó ciegamente la conspiración de Paul", alegaron los encargados del juicio político. "El personal ejecutivo instó a Paxton a mantenerse alejado. Pero cuando se trataba de Paul, Paxton era inmune a la razón".

Paul fue arrestado en junio por cargos de delitos graves federales de mentir a instituciones financieras para obtener préstamos comerciales.

Los administradores de la Cámara de Representantes también detallaron múltiples acciones en las que supuestamente Paxton buscó usar su oficina para beneficiar a Paul. Las nuevas acusaciones sobre Paxton surgen en respuesta a las peticiones que buscan desestimar los 20 artículos de juicio político en contra de Paxton, incluidos cuatro que no se incluirán en el juicio programado para dar inicio el 5 de septiembre.

También alegan que Paxton llevó a cabo una "investigación criminal falsa" sobre los "adversarios" de Paul, anulando rutinariamente las preocupaciones del personal de la agencia que le dijeron que Paul era un "criminal" y que Paxton necesitaba "escaparse".

En cambio, alegaron los gerentes de la Cámara, Paxton se "enredó cada vez más en la red de engaños de Paul" e "hizo todo lo posible" para ocultar su relación con Paul, usando un teléfono desechable y cuentas de correo electrónico secretas, abandonando su equipo de seguridad y usando el nombre falso de Uber para ser "transportado a las propiedades de su amante o de Paul más de una docena de veces".

En respuesta a los favores de Paul, incluido el supuesto empleo de la mujer y el pago de la remodelación de la casa de Paxton, Paxton "continuamente abusó del poder de su oficina para promover los objetivos de Paul", alegaron los gerentes de la Cámara.

En un caso, Paxton supuestamente le dijo al personal de la agencia que no quería que la oficina ayudara a las fuerzas del orden público "de ninguna manera" con una investigación sobre Paul, quien, según Paxton, estaba siendo "presionado" y necesitaba un acceso "sin precedentes" a información confidencial sobre su caso.

Después de reunirse con el personal superior "alarmado", Paxton supuestamente exigió archivos sobre el caso penal de Paul que incluían una carta del FBI sin editar que identificaba a las personas involucradas en una redada de 2019 en la casa y los negocios de Paul.

"Paxton retuvo el archivo durante más de una semana", escribieron los gerentes de la Cámara. "Al final, la OAG (Oficina del Fiscal General) no le reveló la información a Paul. Pero Paxton lo hizo.

En otro caso, Paxton fue acusado de emitir una opinión legal que evitó una ejecución hipotecaria pendiente de los negocios de Paul en el punto álgido de la pandemia de COVID-19 en 2020. Los investigadores de la Cámara citaron a dos empleados de la agencia que dijeron que se vieron obligados a trabajar toda la noche para producir la opinión mientras Paxton los llamaba con frecuencia.

Paxton "sonaba como si alguien lo estuviera manteniendo como rehén", dijo uno de los empleados a los investigadores.

La opinión, que supuestamente Paxton mismo editó, se publicó a la 1 a. m. del 2 de agosto de 2020 y decía que los procedimientos de ejecución hipotecaria representaban una amenaza para la salud pública, a pesar del mantra "abierto para negocios" del estado durante la pandemia, dijeron los gerentes.

Al día siguiente, alegaron los gerentes, Paul citó la opinión para retrasar con éxito las ejecuciones hipotecarias.

"Es difícil imaginar un abuso más flagrante de la oficina de Paxton", escribieron los gerentes de la Cámara.

El equipo legal de Paxton había presentado más de una docena de mociones para desestimar todos los artículos de juicio político, a menudo argumentando que las acusaciones subyacentes no tenían fundamento o que caían dentro de los deberes legítimos de la oficina del fiscal general.

Sus abogados también acusaron a la Cámara de Representantes de Texas de tratar de "anular la voluntad de los votantes" que reeligieron a Paxton para un tercer mandato el año pasado a pesar de varios escándalos públicos que datan de 2015. Un argumento enfatizó que Paxton no puede ser acusado por supuesta mala conducta anterior a su más reciente mandato. elección bajo la llamada "doctrina del período anterior". Y restaron importancia a algunas de las acusaciones que enfrenta, diciendo que, incluso si fueran ciertas, no son lo suficientemente graves como para justificar su destitución de su cargo.

Los abogados de Paxton también atacaron dos artículos de juicio político relacionados con sobornos, diciendo que no había evidencia de un "quid pro quo" y que los vínculos de Paxton con Paul no eran más que "una relación personal con un elector, y que el elector encontró algo que el Fiscal General hizo para ser agradable de alguna manera".

Según las reglas adoptadas por el Senado, cualquier moción previa al juicio para desestimar o anular un artículo de juicio político debe ser votada por los senadores. Una mayoría, 16 senadores, puede aprobar la anulación de un artículo, lo que pone a prueba la determinación de los 19 republicanos de la cámara de permitir un juicio por las acusaciones. Esos votos se tomarán poco después de que comience el juicio en septiembre.

En una respuesta por escrito, presentada ante el Senado el martes y hecha pública el miércoles, el equipo de acusación cuestionó otras afirmaciones previas al juicio de los abogados de Paxton, quienes afirmaron que los artículos de acusación eran deficientes porque no enumeraron leyes específicas que Paxton supuestamente violó.

"Los delitos imputables no tienen por qué ser delitos procesables", argumentó el equipo de la Cámara. "La acusación en Texas busca proteger contra conductas que socavan la integridad del cargo, ignoran los deberes constitucionales y los juramentos del cargo, abusan del proceso y el poder del gobierno e impactan negativamente en el sistema de gobierno".

Además, muchos de los artículos enumeraban delitos particulares y varios detallaban "cómo Paxton abusó de su cargo para su propio beneficio personal o el de Nate Paul y las entidades comerciales controladas por Paul", argumentó el equipo.

En un sentido más amplio, los gerentes enfatizaron que el juicio político no es un procedimiento penal o civil, como ha insinuado el lado de Paxton. En una nueva presentación, los gerentes escribieron que un juicio político es "un procedimiento único, si no principalmente político, con una 'P' mayúscula, es decir, una acción de los representantes del pueblo que impugnan las acciones oficiales que son contrarias al interés público".

Ese punto de vista coincide con el que el vicegobernador Dan Patrick, quien dirige el Senado y actúa como juez en el juicio político, ofreció en una entrevista televisiva el martes.

"No es un juicio penal. No es un juicio civil. Es un juicio político", dijo Patrick a la filial de Fox en Houston.

Los administradores de la Cámara también pidieron al Senado que desestime la solicitud de Paxton para anular los artículos o devolverlos a la Cámara para agregar más detalles a las acusaciones. Los gerentes dijeron que la demanda muestra un "malentendido fundamental" de cómo funciona el juicio político, argumentando que la Constitución de Texas no requiere el nivel de detalle común en un procedimiento civil o penal.

"Una persona puede ser acusada sin una acusación, por lo tanto, Paxton no tiene derecho a exigir más detalles", dijeron los gerentes.