“Necesitamos construir algo nuevo, un nuevo Texas”: Lupe Valdez

DALLAS -- La exsheriff del condado de Dallas, Lupe Valdez, lanzó oficialmente su campaña para gobernadora de Texas en la que primero tendrá competir contra otros demócratas para ganar la nominación oficial y retar a Greg Abbott.

Valdez, de 70 años, pronunció un largo discurso el domingo por la tarde ante unos 200 simpatizantes que acudieron a apoyarla en un local del área de Oak Cliff.

“Estoy contendiendo porque quiero ser la candidata del pueblo y regresarle el sentido común al gobierno. Quiero ser la candidata que haga la diferencia para los texanos -todos los texanos”, dijo.

Valdez habló del asunto de la inmigración indocumentada y el problema del divisionismo en el estado, así como el cuestionable desempeño de los integrantes de la Legislatura, entre otros temas.

“Los intereses especiales en Austin siguen cocinando ideas falsas detrás del telón”, dijo Valdez, en referencia directa a la propuesta fallida que pretendía regular mediante una ley el uso de baños públicos de personas transgénero, así como la ley SB4 aprobada en 2017 y que el gobernadorAbbott refrendó con su firma.

“Juntos, necesitamos construir algo nuevo -un nuevo Texas”, dijo Valdez, hija de trabajadores del campo, quien creció en un ambiente humilde en San Antonio. "Un Texas donde un niño en el Valle del Río Grande pueda alcanzar sus sueños igual que uno en la gran ciudad de Dallas".

También señaló que los “Dreamers y sus padres deben ser capaces de alcanzar sus metas en la tierra que siempre han considerado su país... Debemos educar para avanzar”, agregó hablando en español.

CUESTA ARRIBA
Al preguntársele sobre la poca oportunidad que le dan quienes perciben su campaña hacia el gobierno estatal como una lucha perdida, Valdez reiteró que el mensaje de su campaña es de “esperanza”, sin responder directamente a lo cuestionado.

“La gente común es la gente mayoría de este estado, esas son las personas [a las que les] debemos poner atención y debemos de acabar este mensaje de odio y debemos de dar un mensaje de esperanza. Que Texas debe de ser mejor, y que incluya a toda la gente de cualquier color”.

“No tiene nada de malo el 1% [de la población], pero tenemos que incluir al 99 por ciento. Debemos de frenar las cosas que dañan a la mayoría de las personas, para traer esperanza y retos que podamos lograr juntos”, afirmó.

Valdez fue electa como sheriff del Condado de Dallas en 2004, en su primer intento, convirtiéndose en la primera alguacil latina abiertamente lesbiana. Renunció apenas en diciembre, cuando fungía como Sheriff por cuarto periodo consecutivo para aspirar a la candidatura demócrata por la gubernatura y retar al republicano Abbott.

Valdez, de 70 años, pronunció un largo discurso el domingo por la tarde ante unos 200 simpatizantes que acudieron a apoyarla en un local del área de Oak Cliff.

“Estoy contendiendo porque quiero ser la candidata del pueblo y regresarle el sentido común al gobierno. Quiero ser la candidata que haga la diferencia para los texanos -todos los texanos”, dijo.

Valdez habló del asunto de la inmigración indocumentada y el problema del divisionismo en el estado, así como el cuestionable desempeño de los integrantes de la Legislatura, entre otros temas.

“Los intereses especiales en Austin siguen cocinando ideas falsas detrás del telón”, dijo Valdez, en referencia directa a la propuesta fallida que pretendía regular mediante una ley el uso de baños públicos de personas transgénero, así como la ley SB4 aprobada en 2017 y que el gobernadorAbbott refrendó con su firma.

“Juntos, necesitamos construir algo nuevo -un nuevo Texas”, dijo Valdez, hija de trabajadores del campo, quien creció en un ambiente humilde en San Antonio. "Un Texas donde un niño en el Valle del Río Grande pueda alcanzar sus sueños igual que uno en la gran ciudad de Dallas".

También señaló que los “Dreamers y sus padres deben ser capaces de alcanzar sus metas en la tierra que siempre han considerado su país... Debemos educar para avanzar”, agregó hablando en español.

CUESTA ARRIBA
Al preguntársele sobre la poca oportunidad que le dan quienes perciben su campaña hacia el gobierno estatal como una lucha perdida, Valdez reiteró que el mensaje de su campaña es de “esperanza”, sin responder directamente a lo cuestionado.

“La gente común es la gente mayoría de este estado, esas son las personas [a las que les] debemos poner atención y debemos de acabar este mensaje de odio y debemos de dar un mensaje de esperanza. Que Texas debe de ser mejor, y que incluya a toda la gente de cualquier color”.

“No tiene nada de malo el 1% [de la población], pero tenemos que incluir al 99 por ciento. Debemos de frenar las cosas que dañan a la mayoría de las personas, para traer esperanza y retos que podamos lograr juntos”, afirmó.

Valdez fue electa como sheriff del Condado de Dallas en 2004, en su primer intento, convirtiéndose en la primera alguacil latina abiertamente lesbiana. Renunció apenas en diciembre, cuando fungía como Sheriff por cuarto periodo consecutivo para aspirar a la candidatura demócrata por la gubernatura y retar al republicano Abbott.