Miles de mujeres vuelven a marchar pacíficamente por las calles de Dallas

Por segundo año consecutivo, las calles de Dallas se llenaron de mujeres, hombres, jóvenes, niños y adultos mayores, conmemorando con una nueva marcha mutitudinaria el primer aniversario de la histórica Marcha de Mujeres de 2017.

En defensa de varias causas, principalmente a favor de la igualdad y la justicia, decenas de grupos de activistas desfilaron pacíficamente por el centro de la ciudad, sumando varios miles.

Una larga cantidad de asistentes vistió de color rosa, mientras que otras portaban pancartas con mensajes de rechazo dirigidos a Donald Trump o pidiendo ejercer el derecho a votar.

El segundo año de marchas feministas coincide con el primer aniversario de la presidencia de Trump, que justamente está siendo enmarcado por un cierre parcial del gobierno, debido a un presupuesto de gastos no aprobado en el que los congresistas no se han puesto de acuerdo, ya que un sector se niega a incluir una ley que proteja a los "Dreamers".

POR SU NIETA
La señora Rosario desfiló junto a su hija y su nieta, mostrando un letrero que leía: "Enseñen a las niñas a ser alguien, en vez de, "de alguien". (Teach Girls To Be Somebodies Rather Than Someboody's" #2018).

La abuela explicó que salió a marchar porque tiene una nieta que le va a tocar "vivir en un mundo como éste y quiere igualdad para ella".

Sobre el primer año de Trump en la Casa Blanca, opinó que hay muchos problemas, y espera que "gente buena se ponga a trabajar para resolverlos. Y que Dios nos ayude".

Donald Trump, por su parte, le atribuyó a los legisladores demócratas el cierre de su gobierno, y animó cínicamente a las mujeres a salir a marchar, para celebrar, uno de los niveles más bajos de desempleo en el país entre las féminas.

HACIENDO HISTORIA
En el mitin que tuvo lugar en Pike Park al final de la marcha, varios miles se quedaro a escuchar a decenas de oradoras que compartieron sus ideas y celebraron el éxito del evento.

"Volvimos a hacer historia", dijo la representante estatal Victoria Neave, quien les pidió a las mujeres no olvidar de donde vienen, y a las niñas, no dudar nunca de su poder y coraje.

La comisionada del Condado de Dallas, Elba García, recordó a la multitud la importancia de salir a votar y señaló el asunto pendiente en favor de los jóvenes indocumentados que podrían beneficiarse del Dream Act. "Su voto es su voz", dijo al despedirse.

La activista musulmana Alia Salem mencionó la crisis que viven los palestinos en Tierra Santa y trajo a colación la detención de una chica que abofeteó a guardias israelitas y que fue a dar a prisión. "Es incómodo hablar de esto, pero hay que hacerlo", señaló.

Además de Salem, al escenario subieron activistas en defensa de las personas con discapacidad, de la comunidad LGBT, de los derechos de la salud y de los inmigrantes sin documentos, como la jovencita Emma Chalott Barrón, del North Texas Dream Team, quien pidió tener presente a los trabajadores agrícolas, entre muchos otros grupos "olvidados".

En defensa de varias causas, principalmente a favor de la igualdad y la justicia, decenas de grupos de activistas desfilaron pacíficamente por el centro de la ciudad, sumando varios miles.

Una larga cantidad de asistentes vistió de color rosa, mientras que otras portaban pancartas con mensajes de rechazo dirigidos a Donald Trump o pidiendo ejercer el derecho a votar.

El segundo año de marchas feministas coincide con el primer aniversario de la presidencia de Trump, que justamente está siendo enmarcado por un cierre parcial del gobierno, debido a un presupuesto de gastos no aprobado en el que los congresistas no se han puesto de acuerdo, ya que un sector se niega a incluir una ley que proteja a los "Dreamers".

POR SU NIETA
La señora Rosario desfiló junto a su hija y su nieta, mostrando un letrero que leía: "Enseñen a las niñas a ser alguien, en vez de, "de alguien". (Teach Girls To Be Somebodies Rather Than Someboody's" #2018).

La abuela explicó que salió a marchar porque tiene una nieta que le va a tocar "vivir en un mundo como éste y quiere igualdad para ella".

Sobre el primer año de Trump en la Casa Blanca, opinó que hay muchos problemas, y espera que "gente buena se ponga a trabajar para resolverlos. Y que Dios nos ayude".

Donald Trump, por su parte, le atribuyó a los legisladores demócratas el cierre de su gobierno, y animó cínicamente a las mujeres a salir a marchar, para celebrar, uno de los niveles más bajos de desempleo en el país entre las féminas.

HACIENDO HISTORIA
En el mitin que tuvo lugar en Pike Park al final de la marcha, varios miles se quedaro a escuchar a decenas de oradoras que compartieron sus ideas y celebraron el éxito del evento.

"Volvimos a hacer historia", dijo la representante estatal Victoria Neave, quien les pidió a las mujeres no olvidar de donde vienen, y a las niñas, no dudar nunca de su poder y coraje.

La comisionada del Condado de Dallas, Elba García, recordó a la multitud la importancia de salir a votar y señaló el asunto pendiente en favor de los jóvenes indocumentados que podrían beneficiarse del Dream Act. "Su voto es su voz", dijo al despedirse.

La activista musulmana Alia Salem mencionó la crisis que viven los palestinos en Tierra Santa y trajo a colación la detención de una chica que abofeteó a guardias israelitas y que fue a dar a prisión. "Es incómodo hablar de esto, pero hay que hacerlo", señaló.

Además de Salem, al escenario subieron activistas en defensa de las personas con discapacidad, de la comunidad LGBT, de los derechos de la salud y de los inmigrantes sin documentos, como la jovencita Emma Chalott Barrón, del North Texas Dream Team, quien pidió tener presente a los trabajadores agrícolas, entre muchos otros grupos "olvidados".