Nerviosismo entre familias por semana de explosiones en el noroeste de Dallas

DALLAS – A pesar de haber recibido luz verde para regresar a sus hogares después una mortal explosión que el viernes obligó a cientos de familias a evacuar sus casas en un barrio del noroeste de la ciudad, la tranquilidad para algunos residentes del área no regresó de inmediato.

Una vocera de Atmos Energy anunció que desde el sábado, alrededor de las 3 p.m. las órdenes de evacuación para unas 300 familias habían sido levantadas y podían regresar a sus hogares (aunque no tendrían servicio de gas) después de que cuadrillas de la compañía inspeccionaron las tuberías en calles adyacentes al sitio donde una explosión dejó a una niña sin vida y a 4 familiares suyos heridos a causa de una aparente fuga de gas natural.

Jenniffer Altieri, en representación de Atmos, habló ante varios reporteros y por lo menos dos docenas de residentes que aguardaban para conocer más detalles sobre la situación.

La señora Belinda Arvizu, por ejemplo, dijo no estar convencida de regresar a su casa en la calle Fontana. Temiendo por su propia seguridad y la de su familia, aseguró que pasarían una segunda noche en un hotel hasta sentirse confiados de volver a su hogar.

El alojamiento está siendo pagado por Atmos, pero a Arvizu le parece una pesadilla por lo que están pasando y no la dejó dormir la tragedia que sufrieron sus vecinos de la calle Española, muy cerca de la Fontana Dr. donde ella vive.

“No pude dormir pensando en la familia”, dijo Arvizu, quien recordó a la niña hispana Linda “Michellita” Rogers quien perdió la vida en la explosión del viernes y era una estudiante de la escuela Williams, en donde tanto estudiantes como padres se consideran parte de una misma familia.

“No quiero que vuelva a pasar”, añadió, recordando de que el olor a gas desde hacía meses se "había estado sintiendo en la calle Durango". También narró dos incidentes peligrosos ocurridos durante la semana antes de la desgracias del viernes.

Atmos Energy informó en su sitio electrónico que tiene aproximadamente 40 equipos contratados que están reemplazando 2.5 millas de tuberías en el área, incluyendo tuberías de transmisión de gas, además de las tuberías que conectan el servicio de gas a los hogares.

Altieri dijo que la compañía empezaría a restablecer el servicio de gas en el área a partir del domingo, de manera gradual.

DESCONCERTADA
La señora María Guadalupe Alcalá, por su parte, declaró que a ella le cortaron el suministro de gas sin avisarle después de que alguien llamó el jueves a Atmos para quejarse de que su residencia olía a gas. Su casa también se ubica en La Espanola, indicó.

La explosión del viernes, sin embargo, ocurrió después de que la señora Alcalá salió a trabajar. Al regresar, no se enteró de la oferta que les habían hecho para alojarse en un hotel y fue a pasar la noche en casa de conocidos.

El sábado, después del anuncio que hizo la vocera de Atmos, Alcalá no sabía si regresar a su casa, sin gas, o pedir que le orientaran para ocupar un cuarto de hotel al que tiene derecho.

Otra preocupación que externó a Hoy Dallas antes de hablar con una representante de Atmos fue la de los rumores de posibles robos en el área.

Al comunicarle sus preocupaciones a una trabajadora de Atmos que la atendió en español en el Centro de Comando instalado cerca de la Webb Chapel y Larkin, la señora Alcalá nos dijo que  se quedaría a la espera de a ver si le conseguían una habitación de hotel no muy lejos de su casa, debido a que no se sentía confiada de manejar en las autopistas y hasta temía perderse.

Tanto Alcalá como Arvizu, y un joven de 24 años que solo compartió su nombre: Eddie, manifestaron su descontento por el tiempo que Atmos tardó en reaccionar frente a las condiciones de las tuberías de gas en el área.

“Hasta que se murió alguien investigaron”, lamentó Eddie, quien vive en la calle Cortez, y la noche del viernes la pasó en un hotel cerca del Aeropuerto DFW.

En medio de la caótica situación, el joven agradeció que sus padres viajaron a México desde el jueves, evitando la zozobra que otros cientos han experimentado después de la trágica explosión.

INFORMACIÓN
La compañía Atmos estableció una dirección electrónica en inglés para mantener al público y a afectados al tanto de los trabajos que hace en el área, así como un documento en español al final de la página, con  preguntas y respuestas al respecto.

Una vocera de Atmos Energy anunció que desde el sábado, alrededor de las 3 p.m. las órdenes de evacuación para unas 300 familias habían sido levantadas y podían regresar a sus hogares (aunque no tendrían servicio de gas) después de que cuadrillas de la compañía inspeccionaron las tuberías en calles adyacentes al sitio donde una explosión dejó a una niña sin vida y a 4 familiares suyos heridos a causa de una aparente fuga de gas natural.

Jenniffer Altieri, en representación de Atmos, habló ante varios reporteros y por lo menos dos docenas de residentes que aguardaban para conocer más detalles sobre la situación.

La señora Belinda Arvizu, por ejemplo, dijo no estar convencida de regresar a su casa en la calle Fontana. Temiendo por su propia seguridad y la de su familia, aseguró que pasarían una segunda noche en un hotel hasta sentirse confiados de volver a su hogar.

El alojamiento está siendo pagado por Atmos, pero a Arvizu le parece una pesadilla por lo que están pasando y no la dejó dormir la tragedia que sufrieron sus vecinos de la calle Española, muy cerca de la Fontana Dr. donde ella vive.

“No pude dormir pensando en la familia”, dijo Arvizu, quien recordó a la niña hispana Linda “Michellita” Rogers quien perdió la vida en la explosión del viernes y era una estudiante de la escuela Williams, en donde tanto estudiantes como padres se consideran parte de una misma familia.

“No quiero que vuelva a pasar”, añadió, recordando de que el olor a gas desde hacía meses se "había estado sintiendo en la calle Durango". También narró dos incidentes peligrosos ocurridos durante la semana antes de la desgracias del viernes.

Atmos Energy informó en su sitio electrónico que tiene aproximadamente 40 equipos contratados que están reemplazando 2.5 millas de tuberías en el área, incluyendo tuberías de transmisión de gas, además de las tuberías que conectan el servicio de gas a los hogares.

Altieri dijo que la compañía empezaría a restablecer el servicio de gas en el área a partir del domingo, de manera gradual.

DESCONCERTADA
La señora María Guadalupe Alcalá, por su parte, declaró que a ella le cortaron el suministro de gas sin avisarle después de que alguien llamó el jueves a Atmos para quejarse de que su residencia olía a gas. Su casa también se ubica en La Espanola, indicó.

La explosión del viernes, sin embargo, ocurrió después de que la señora Alcalá salió a trabajar. Al regresar, no se enteró de la oferta que les habían hecho para alojarse en un hotel y fue a pasar la noche en casa de conocidos.

El sábado, después del anuncio que hizo la vocera de Atmos, Alcalá no sabía si regresar a su casa, sin gas, o pedir que le orientaran para ocupar un cuarto de hotel al que tiene derecho.

Otra preocupación que externó a Hoy Dallas antes de hablar con una representante de Atmos fue la de los rumores de posibles robos en el área.

Al comunicarle sus preocupaciones a una trabajadora de Atmos que la atendió en español en el Centro de Comando instalado cerca de la Webb Chapel y Larkin, la señora Alcalá nos dijo que  se quedaría a la espera de a ver si le conseguían una habitación de hotel no muy lejos de su casa, debido a que no se sentía confiada de manejar en las autopistas y hasta temía perderse.

Tanto Alcalá como Arvizu, y un joven de 24 años que solo compartió su nombre: Eddie, manifestaron su descontento por el tiempo que Atmos tardó en reaccionar frente a las condiciones de las tuberías de gas en el área.

“Hasta que se murió alguien investigaron”, lamentó Eddie, quien vive en la calle Cortez, y la noche del viernes la pasó en un hotel cerca del Aeropuerto DFW.

En medio de la caótica situación, el joven agradeció que sus padres viajaron a México desde el jueves, evitando la zozobra que otros cientos han experimentado después de la trágica explosión.

INFORMACIÓN
La compañía Atmos estableció una dirección electrónica en inglés para mantener al público y a afectados al tanto de los trabajos que hace en el área, así como un documento en español al final de la página, con  preguntas y respuestas al respecto.