Covid-19: Mueren dos trabajadores de una planta de carne de Dallas que fue cerrada

Dos trabajadores hispanos que laboraban en una planta de carne en el oeste de Dallas murieron la semana pasada por complicaciones del Covid-19 y sus familiares culpan a Quality Sausage Company por no cerrar el lugar al enterarse del brote de coronavirus en el sitio.

        ¿TE GUSTA LEER?

 Recibe HOY Dallas en tu correo

 

"Creo que esto es injusto", dijo Blanca Parra González, pareja de Hugo Domínguez,  un trabajador que falleció el sábado 25 de abril. Tenía menos de 40 años y Parra González apenas contuvo el llanto al hablar del padre de sus hijos durante una conferencia de prensa en la que apareció el martes afuera de la planta junto al hermano de Domínguez y el activista Carlos Quintanilla.

Relacionada: Jenkins reacciona a la orden de reabrir de Abbott

El otro trabajador había muerto un día antes. Quintanilla dijo que la compañía incluso "aceleró la producción" tras el brote en el lugar, en vez de haber cerrado y dar a conocer públicamente los contagios.

Quality Sausage está cerrada desde el viernes, "evaluando su respuesta a la crisis de Covid-19", declaró a KERA.

Mathías Martínez, el otro trabajador, también de menos de 40 años de edad, murió el viernes 24, dijo Quintanilla, quien señaló que ambos hombres siguieron trabajando contagiados y la compañía se los permitió en vez de decir, "vamos a cerrar". 

"Este Covid-19 es la peor cosa que ha pasado en este mundo", dijo Parra González. "No es justo que mis hijos ya no tengan a su papá".

Condado: El juez Clay Jenkins dijo el martes durante una rueda de prensa por la tarde que estaban al tanto del brote en la planta. Anunció 10 muertes adicionales en el condado y en la lista aparecieron la de dos hombres de más de 30 años, coincidiendo con el reporte de los trabajadores fallecidos. 

También se informó del fallecimiento de una estudiante, catalogada como ejemplar, de 17 años que vivía en Lancaster. La jovencita no sufría de condiciones subyacentes y murió de complicaciones por el coronavirus. Su familia hasta ahora no sabe cómo pudo haberse contagiado. 

Otras dos personas de 40 años fallecieron en relación al virus, un recluso de 60 años y 5 adultos mayores. Jenkins recordó que el reporte empate la cifra más mortal que ha dado a conocer de víctimas fatales en la crisis del Covid-19 que se vive en el Condado.

El número de contagios llegó a 3,240 después de sumar 135 casos nuevos, añadió el juez, incluyendo 94 muertes.

        ¿TE GUSTA LEER?

 Recibe HOY Dallas en tu correo

 

"Creo que esto es injusto", dijo Blanca Parra González, pareja de Hugo Domínguez,  un trabajador que falleció el sábado 25 de abril. Tenía menos de 40 años y Parra González apenas contuvo el llanto al hablar del padre de sus hijos durante una conferencia de prensa en la que apareció el martes afuera de la planta junto al hermano de Domínguez y el activista Carlos Quintanilla.

Relacionada: Jenkins reacciona a la orden de reabrir de Abbott

El otro trabajador había muerto un día antes. Quintanilla dijo que la compañía incluso "aceleró la producción" tras el brote en el lugar, en vez de haber cerrado y dar a conocer públicamente los contagios.

Quality Sausage está cerrada desde el viernes, "evaluando su respuesta a la crisis de Covid-19", declaró a KERA.

Mathías Martínez, el otro trabajador, también de menos de 40 años de edad, murió el viernes 24, dijo Quintanilla, quien señaló que ambos hombres siguieron trabajando contagiados y la compañía se los permitió en vez de decir, "vamos a cerrar". 

"Este Covid-19 es la peor cosa que ha pasado en este mundo", dijo Parra González. "No es justo que mis hijos ya no tengan a su papá".

Condado: El juez Clay Jenkins dijo el martes durante una rueda de prensa por la tarde que estaban al tanto del brote en la planta. Anunció 10 muertes adicionales en el condado y en la lista aparecieron la de dos hombres de más de 30 años, coincidiendo con el reporte de los trabajadores fallecidos. 

También se informó del fallecimiento de una estudiante, catalogada como ejemplar, de 17 años que vivía en Lancaster. La jovencita no sufría de condiciones subyacentes y murió de complicaciones por el coronavirus. Su familia hasta ahora no sabe cómo pudo haberse contagiado. 

Otras dos personas de 40 años fallecieron en relación al virus, un recluso de 60 años y 5 adultos mayores. Jenkins recordó que el reporte empate la cifra más mortal que ha dado a conocer de víctimas fatales en la crisis del Covid-19 que se vive en el Condado.

El número de contagios llegó a 3,240 después de sumar 135 casos nuevos, añadió el juez, incluyendo 94 muertes.