Dallas ISD

El superintendente del Dallas ISD reflexiona sobre lo ocurrido en el Capitolio de EE.UU.

DALLAS -- "Mientras los estadounidenses daban la bienvenida al nuevo año con alivio por el cierre de una elección polémica, y con la anticipación de que la llegada de la vacuna contra el COVID-19 marcaba el comienzo de un ansiado regreso a la normalidad, quedamos completamente conmocionados y nuestro optimismo se vio destrozado por los eventos que ocurrieron en el Capitolio de Estados Unidos esta semana.

El ataque de la multitud enfurecida que irrumpió en la institución más venerada del país, e interrumpió al Congreso mientras buscaba resolver finalmente una elección nacional, será recordado como un capítulo triste en la historia de Estados Unidos. El insolente y perturbador asalto a nuestra democracia ha sacudido a los estadounidenses en lo más profundo y ha planteado serias dudas sobre la salud de nuestro sistema democrático.

Dallas ISD

La desordenada y sediciosa demostración de los agitadores contrasta notablemente con el importante trabajo que los educadores se esfuerzan por hacer todos los días para enseñar a los estudiantes los principios democráticos sagrados que definen a este país, principios que incluyen el respeto y la legalidad.

La intención de boicotear los resultados de una elección libre y justa, según lo determinado por múltiples tribunales, y descartar la voluntad de las personas que votaron en las elecciones, es inaceptable y un ejemplo perjudicial para los jóvenes estudiantes. Muchos de ellos quedaron preocupados y acudieron a los maestros y padres en busca de explicaciones sobre los vergonzosos acontecimientos del 6 de enero.

Mi esperanza es que los maestros y todos los adultos responsables utilicen esta tragedia para enseñar a los estudiantes cómo funciona nuestra democracia y con qué facilidad puede verse amenazada cuando el hambre por el poder eclipsa el comportamiento y no permite la toma de decisiones éticas y basadas en principios.

En la medida en que estos acontecimientos ayuden a promover conversaciones francas en la comunidad sobre la justicia, el racismo, el servicio público y el impacto de las decisiones, puede que momento tan peligroso sirva para algo positivo.

Mientras continua el trabajo para recuperarnos de esta debacle, todavía quedan muchos retos por delante. Quizás uno de los más cruciales es que tomemos el tiempo para mostrarles a los estudiantes el verdadero significado del patriotismo y cómo sanar, reconstruir y unirnos por el bienestar de todos".

El ataque de la multitud enfurecida que irrumpió en la institución más venerada del país, e interrumpió al Congreso mientras buscaba resolver finalmente una elección nacional, será recordado como un capítulo triste en la historia de Estados Unidos. El insolente y perturbador asalto a nuestra democracia ha sacudido a los estadounidenses en lo más profundo y ha planteado serias dudas sobre la salud de nuestro sistema democrático.

Dallas ISD

La desordenada y sediciosa demostración de los agitadores contrasta notablemente con el importante trabajo que los educadores se esfuerzan por hacer todos los días para enseñar a los estudiantes los principios democráticos sagrados que definen a este país, principios que incluyen el respeto y la legalidad.

La intención de boicotear los resultados de una elección libre y justa, según lo determinado por múltiples tribunales, y descartar la voluntad de las personas que votaron en las elecciones, es inaceptable y un ejemplo perjudicial para los jóvenes estudiantes. Muchos de ellos quedaron preocupados y acudieron a los maestros y padres en busca de explicaciones sobre los vergonzosos acontecimientos del 6 de enero.

Mi esperanza es que los maestros y todos los adultos responsables utilicen esta tragedia para enseñar a los estudiantes cómo funciona nuestra democracia y con qué facilidad puede verse amenazada cuando el hambre por el poder eclipsa el comportamiento y no permite la toma de decisiones éticas y basadas en principios.

En la medida en que estos acontecimientos ayuden a promover conversaciones francas en la comunidad sobre la justicia, el racismo, el servicio público y el impacto de las decisiones, puede que momento tan peligroso sirva para algo positivo.

Mientras continua el trabajo para recuperarnos de esta debacle, todavía quedan muchos retos por delante. Quizás uno de los más cruciales es que tomemos el tiempo para mostrarles a los estudiantes el verdadero significado del patriotismo y cómo sanar, reconstruir y unirnos por el bienestar de todos".