"Fue premeditado". Plano ISD y la policía examinan la denuncia de maltrato a un menor afroamericano

El distrito escolar de Plano y la policía de esa misma ciudad informaron que están examinando en conjunto el caso de un menor afroamericano, cuya madre denunció el viernes públicamente la infamia que al parecer su hijo sufrió hace algunas semanas en una fiesta entre compañeros de clase.

La Policía de Plano informó que asignó varios detectives al caso y Plano ISD indicó que están trabajando con el cuerpo policiaco en torno a la denuncia dada a conocer en una conferencia de prensa sobre la queja del menor de 13 años, quien le dijo a su madre que un grupo de compañeros de escuela lo obligó a beber la orina de ellos durante una fiesta a la que asistió afuera de la escuela.

"Esto va más allá del acoso (bullying), son diabólicos", dijo entre lágrimas Summer Smith ante los micrófonos. Su hijo, quien por decisión propia acudió a la conferencia de prensa después de la reunión con la Policía, tiene 13 años y estudia en la escuela Haggard Middle School.

Sobre la junta que sostuvo con el jefe policiaco Ed Drain, Smith dijo que era algo "prometedor" y que de su hijo estaba orgullosa porque le había confiado lo que le pasó.

La familia del menor denunció que el muchacho ha sido objeto de abuso físico y verbal durante dos años en la escuela Hagard.

Hace dos semanas se empezó a rotar un video en el que aparece bebiendo un líquido amarillo de un vaso, el cual la familia dice que era orina.

Smith dijo que tanto la escuela como el distrito ignoraron otras quejas del menor y que el mismo grupo de adolescentes en varias ocasiones le decían "N-----".

La madre declaró a WFAA-TV que a su hijo lo invitó un compañero (que recién se había hecho su amigo) a una fiesta para quedarse a dormir. Una especialista en crisis que está asesorando a la familia, afirmó que ese muchacho no fue quien empezó el "ataque".

Aunque la señora Smith hizo sus averiguaciones sobre quiénes irían a la fiesta, no estaba enterada de que el grupo de jovencitos que aparentemente habían acosado a su hijo antes estarían en el lugar al día siguiente.

"Fue premeditado. Fue obvio que mi hijo fue invitado solamente para su puro entretenimiento", dijo Smith.

El viernes por la noche, varias horas después del diálogo con los medios de comunicación, hasta 300 personas marcharon pacíficamente por las calles de Plano, en denuncia del presunto abuso que sufió el estudiante de raza negra.

El distrito escolar de Plano dijo que se enteró originalmente de las acusaciones el 2 de marzo y que posteriormente le notificó a todas las partes.

"Debido a restricciones legales de confidencialidad e informaicón de estudiantes, Plano ISD no puede publicar información específica de estudiantes, pero puede confirmar que las medidas apropiadas fueron rápidamente tomadas para proteger a la víctima y para investigar estas alegaciones", declaró el viernes a los medios de comunicación.

El domingo, le comunicó a los padres de estudiantes de sus escuelas lo siguiente:

"La Junta Escolar de Plano ISD se mantiene unida en la creencia de que ningún niño debe ser victimizado de niguna manera ni ser sujeto a ninguna forma de acoso, abuso o intolerancia".

Continuará...

La Policía de Plano informó que asignó varios detectives al caso y Plano ISD indicó que están trabajando con el cuerpo policiaco en torno a la denuncia dada a conocer en una conferencia de prensa sobre la queja del menor de 13 años, quien le dijo a su madre que un grupo de compañeros de escuela lo obligó a beber la orina de ellos durante una fiesta a la que asistió afuera de la escuela.

"Esto va más allá del acoso (bullying), son diabólicos", dijo entre lágrimas Summer Smith ante los micrófonos. Su hijo, quien por decisión propia acudió a la conferencia de prensa después de la reunión con la Policía, tiene 13 años y estudia en la escuela Haggard Middle School.

Sobre la junta que sostuvo con el jefe policiaco Ed Drain, Smith dijo que era algo "prometedor" y que de su hijo estaba orgullosa porque le había confiado lo que le pasó.

La familia del menor denunció que el muchacho ha sido objeto de abuso físico y verbal durante dos años en la escuela Hagard.

Hace dos semanas se empezó a rotar un video en el que aparece bebiendo un líquido amarillo de un vaso, el cual la familia dice que era orina.

Smith dijo que tanto la escuela como el distrito ignoraron otras quejas del menor y que el mismo grupo de adolescentes en varias ocasiones le decían "N-----".

La madre declaró a WFAA-TV que a su hijo lo invitó un compañero (que recién se había hecho su amigo) a una fiesta para quedarse a dormir. Una especialista en crisis que está asesorando a la familia, afirmó que ese muchacho no fue quien empezó el "ataque".

Aunque la señora Smith hizo sus averiguaciones sobre quiénes irían a la fiesta, no estaba enterada de que el grupo de jovencitos que aparentemente habían acosado a su hijo antes estarían en el lugar al día siguiente.

"Fue premeditado. Fue obvio que mi hijo fue invitado solamente para su puro entretenimiento", dijo Smith.

El viernes por la noche, varias horas después del diálogo con los medios de comunicación, hasta 300 personas marcharon pacíficamente por las calles de Plano, en denuncia del presunto abuso que sufió el estudiante de raza negra.

El distrito escolar de Plano dijo que se enteró originalmente de las acusaciones el 2 de marzo y que posteriormente le notificó a todas las partes.

"Debido a restricciones legales de confidencialidad e informaicón de estudiantes, Plano ISD no puede publicar información específica de estudiantes, pero puede confirmar que las medidas apropiadas fueron rápidamente tomadas para proteger a la víctima y para investigar estas alegaciones", declaró el viernes a los medios de comunicación.

El domingo, le comunicó a los padres de estudiantes de sus escuelas lo siguiente:

"La Junta Escolar de Plano ISD se mantiene unida en la creencia de que ningún niño debe ser victimizado de niguna manera ni ser sujeto a ninguna forma de acoso, abuso o intolerancia".

Continuará...