Caso Vanessa Guillén: Defensa pide que desechen la confesión de Cecily Aguilar

DALLAS -- El abogado defensor de Cecily Anne Aguilar, la única persona acusada en la muerte de Vanessa Guillén, pidió el miércoles en una corte de Waco que no se tome en cuenta su confesión en torno al asesinato de la soldado mexicoamericana, a menos de un mes que se cumpla un año de su muerte.

En documentos presentados en la corte, el abogado de Aguilar considera que las pruebas usadas en contra de la mujer fueron obtenidas de manera "ilegal" y que antes de ser interrogada el pasado 30 de junio, no se le infomó de sus derechos.

Tanto Mayra como Lupe Guillén, hermanas mayor y menor, respectivamente, de Vanessa, expresaron su decepción y desconcierto por la noticia de la petición judicial.

"Estoy a punto de perder toda la fe, honestamente", dijo la mayor de las Guillén en Twitter. 

Aguilar enfrenta cargos por presuntamente (de acuerdo a su propia confesión) ayudar a Aaron Robinson a disponer del cuerpo de Vanessa Guillén, cuyos restos fueron desmembrados y quemados parcialmente.

"No puedo expresar la furia que sentimos, pero puedo decir que no nos rendiremos en nuestra lucha por Vanessa Guillén. Aguilar confesó un crimen horrible y ayudó a esconderlo por más de dos meses viéndonos pedir ayuda para encontrar a nuestra amada. Mereces seguir en prisión", fueron las palabras de Lupe, por su parte.

De acuerdo a la petición presentada por su defensa, Aguilar aceptó ser interrogada por el equipo de investigación criminal del Ejército (CID) entre 8:30 p.m. y cerca de la 1 a.m. la noche del 30 de junio y se le informó que no estaba bajo arresto al principio del cuestionamiento, pero no se le leyeron sus derechos (y que la entrevista fue grabada).

KXXV reportó que durante la interrogación, los agentes le dijeron a Aguilar que su ayuda podría marcar "la diferencia entre pasar 40, 30 o 20 años en prisión". Ella continuó respondiendo y cooperó con varias llamadas telefónicas controladas que hizo a Robinson.

A Aguilar se le informó, según el documento sometido a la corte, que habían hallado un cuerpo donde ella y Robinson habían estado el 22 de abril y la interrogada entonces les dijo que Robinson la había sacado a un área boscosa y le mostró el cuerpo de Guillén y que Robinson la hizo ayudarle a desmembrarlo.

Al final del interrogatorio, los agentes le informaron a Aguilar que no iría a casa sino que estaba bajo arresto. Y presuntamente fue cuando le leyeron sus derechos o "Miranda rights".

La semana pasada, un canal local de ABC solicitó  la ciudad de Killeen las imágenes que captó la policía del reportado suicidio de Robinson, el asesino de Vanessa de acuerdo a la confesión de Aguilar, pero el municipio se niega a hacer público el video, bajo la excusa de contar con una excepción debido a que el sospechoso murió bajo custodia de la policía.

La defensa de Aguilar anteriormente solicitó, sin éxito, que no se hablara del caso en los medios de comunicación. 

En documentos presentados en la corte, el abogado de Aguilar considera que las pruebas usadas en contra de la mujer fueron obtenidas de manera "ilegal" y que antes de ser interrogada el pasado 30 de junio, no se le infomó de sus derechos.

Tanto Mayra como Lupe Guillén, hermanas mayor y menor, respectivamente, de Vanessa, expresaron su decepción y desconcierto por la noticia de la petición judicial.

"Estoy a punto de perder toda la fe, honestamente", dijo la mayor de las Guillén en Twitter. 

Aguilar enfrenta cargos por presuntamente (de acuerdo a su propia confesión) ayudar a Aaron Robinson a disponer del cuerpo de Vanessa Guillén, cuyos restos fueron desmembrados y quemados parcialmente.

"No puedo expresar la furia que sentimos, pero puedo decir que no nos rendiremos en nuestra lucha por Vanessa Guillén. Aguilar confesó un crimen horrible y ayudó a esconderlo por más de dos meses viéndonos pedir ayuda para encontrar a nuestra amada. Mereces seguir en prisión", fueron las palabras de Lupe, por su parte.

De acuerdo a la petición presentada por su defensa, Aguilar aceptó ser interrogada por el equipo de investigación criminal del Ejército (CID) entre 8:30 p.m. y cerca de la 1 a.m. la noche del 30 de junio y se le informó que no estaba bajo arresto al principio del cuestionamiento, pero no se le leyeron sus derechos (y que la entrevista fue grabada).

KXXV reportó que durante la interrogación, los agentes le dijeron a Aguilar que su ayuda podría marcar "la diferencia entre pasar 40, 30 o 20 años en prisión". Ella continuó respondiendo y cooperó con varias llamadas telefónicas controladas que hizo a Robinson.

A Aguilar se le informó, según el documento sometido a la corte, que habían hallado un cuerpo donde ella y Robinson habían estado el 22 de abril y la interrogada entonces les dijo que Robinson la había sacado a un área boscosa y le mostró el cuerpo de Guillén y que Robinson la hizo ayudarle a desmembrarlo.

Al final del interrogatorio, los agentes le informaron a Aguilar que no iría a casa sino que estaba bajo arresto. Y presuntamente fue cuando le leyeron sus derechos o "Miranda rights".

La semana pasada, un canal local de ABC solicitó  la ciudad de Killeen las imágenes que captó la policía del reportado suicidio de Robinson, el asesino de Vanessa de acuerdo a la confesión de Aguilar, pero el municipio se niega a hacer público el video, bajo la excusa de contar con una excepción debido a que el sospechoso murió bajo custodia de la policía.

La defensa de Aguilar anteriormente solicitó, sin éxito, que no se hablara del caso en los medios de comunicación.