Vergil Ortiz Jr. retiene su cinturón welter y se acerca a un título mundial

FRISCO, Texas -- Vergil Ortiz Jr. (18-0, 18 KOs) del área de Dallas venció por nocáut al lituano Egidijus Kavaliauskas (22-2-1, 18 KOs) el sábado por la noche en una pelea a 12 rounds en el Ford Center.

El combate estuvo lleno de acción y aunque el lituano salió a golpear temprano a Ortiz, oriundo de Grand Prairie, su caída en el segundo episodio fue declarada un resbalón por los jueces. Ortiz se reincorporó e intercambió golpes con su rival para el resto del segundo capítulo que puso de pie al público.

En el tercer asalto, Ortiz derribó a Kavaliauskas y lo siguió agresivamente durante todo el episodio. En las siguientes rondas los peleadores se permitieron algo de espacio, aunque Vergil fue capaz de usar un "jab" con efectividad sobre el lituano directamente en su rostro. Para el octavo asalto, el mexicoamericano logró dominar al lituano y lo derribó cuatro veces hasta ganar el combate en el minuto 2:59.

"Me siento bien. La pelea empezó lenta en mi opinión y solo me tuve que ajustar. Después del segundo round me ajusté y traté de hallar una forma de cansarlo. Empecé a usar mi jab más, después del tercero me sentí más confiado. Pero es un tipo difícil, muy fuerte y respeto el que haya venido a pelear", dijo Ortiz al final.

"Pensé que iba a terminar la pelea en el segundo round, pero (Ortiz) sobrevivió. Es un guerrero. Tiene poder y buena velocidad, buen jab, buena técnica, es un buen peleador", declaró Kavaliauskas.

Con información  y una imagen de Golden Boy Promotions.

El combate estuvo lleno de acción y aunque el lituano salió a golpear temprano a Ortiz, oriundo de Grand Prairie, su caída en el segundo episodio fue declarada un resbalón por los jueces. Ortiz se reincorporó e intercambió golpes con su rival para el resto del segundo capítulo que puso de pie al público.

En el tercer asalto, Ortiz derribó a Kavaliauskas y lo siguió agresivamente durante todo el episodio. En las siguientes rondas los peleadores se permitieron algo de espacio, aunque Vergil fue capaz de usar un "jab" con efectividad sobre el lituano directamente en su rostro. Para el octavo asalto, el mexicoamericano logró dominar al lituano y lo derribó cuatro veces hasta ganar el combate en el minuto 2:59.

"Me siento bien. La pelea empezó lenta en mi opinión y solo me tuve que ajustar. Después del segundo round me ajusté y traté de hallar una forma de cansarlo. Empecé a usar mi jab más, después del tercero me sentí más confiado. Pero es un tipo difícil, muy fuerte y respeto el que haya venido a pelear", dijo Ortiz al final.

"Pensé que iba a terminar la pelea en el segundo round, pero (Ortiz) sobrevivió. Es un guerrero. Tiene poder y buena velocidad, buen jab, buena técnica, es un buen peleador", declaró Kavaliauskas.

Con información  y una imagen de Golden Boy Promotions.