Dallas: Violencia doméstica, detrás de la causa de la explosión en los apartamentos Highland Hills

La policía de Dallas anunció un arresto en relación a la explosión ocurrida en unos apartamentos en sur de la ciudad a finales de septiembre. El acusado presuntamente causó la explosión tras disparar con una pistola hacia una de las unidades habitacionales, pegándole a una estufa en el interior, la cual al día siguiente se incendió (tras una larga fuga de gas) y produjo una fuerte explosión.

Phillip Dankins, de 28 años, enfrenta cargos de "conducta mortal" por la explosión del pasado 29 de septiembre en los apartamentos Highland Hills (5700 Highland Hills Drive), sitio al que acudieron los bomberos a investigar un fuerte olor a gas y fueron sorprendidos por el estallido alrededor de las 10:30 a.m. que dejó a ocho personas lesionadas.

El jefe de la policía de Dallas, Eddie García, no ofreció declaraciones en público sobre el caso, pero emitió un comunicado por escrito y dijo estar a disposición de los medios de comunicación vía correo electrónico.

Dankins es acusado en documentos de corte de disparar al apartamento en donde su novia se había resguardado de él con el hijo de ambos en brazos, causando una fuga al romper una línea de gas detrás de una estufa.

El sospechoso declaró a los detectives que después de tener una discusión con la mujer alrededor de las 10 p.m. el 28 de septiembre, caminó alrededor del complejo de viviendas por varias horas antes de salir en un taxi cerca de las 2: 30 a.m.

En algún momento durante ese intervalo de tiempo, Dankins regresó al apartamento de un vecino (donde su novia -que está embarazada- se refugió con su bebé) y disparó un arma hacia la puerta y ventana, pegándole a una línea de gas detrás de la estufa del lugar. La mujer y su hijo ya no estaban en la unidad.

A día siguiente, cuatro bomberos respondieron a las llamadas de vecinos que reportaban una aparente fuga de gas. Pauline Pérez, Andrew Curtis, Christopher Gadomski y Ronald Hall llegaron al lugar y hablaron con tres empleados de los apartamentos.

De acuerdo a la declaración jurada, Pérez entró al apartamento y detectó el olor a gas. Cuando iba a salir, el gas que despedía la estufa prendió fuego y no se alcanzó a librar del estallido, los mismo que sus tres compañeros.

La oficial tuvo que ser hospitalizada tras sufrir quemaduras de tercer y segundo grado. Fue dada de alta el pasado 15 de octubre tras resultar gravemente herida.

Aproximadamente 250 personas fueron desplazadas de sus viviendas debido a los daños causados, además de reportar robos. Esta semana, seguían afectados por el daño colateral del incidente.

Gadomski sufrió fracturas de tibias y peroné en ambas piernas, así como quemaduras en la cara y el cuerpo, de acuerdo a la información contenida en la declaración jurada.Hall se fracturó la tibia derecha y sufrió quemaduras de segundo grado. Curtis se lastimó el pie derecho, pero fue atendido y dado de alta el mismo día. Gadomski y Hall seguían hospitalizados el martes, cuando la policía anunció el arresto del sospechoso.

Los tres empleados del apartamento también sufrieron lesiones, incluidas quemaduras, cortes y quemaduras de cabello.

Phillip Dankins, de 28 años, enfrenta cargos de "conducta mortal" por la explosión del pasado 29 de septiembre en los apartamentos Highland Hills (5700 Highland Hills Drive), sitio al que acudieron los bomberos a investigar un fuerte olor a gas y fueron sorprendidos por el estallido alrededor de las 10:30 a.m. que dejó a ocho personas lesionadas.

El jefe de la policía de Dallas, Eddie García, no ofreció declaraciones en público sobre el caso, pero emitió un comunicado por escrito y dijo estar a disposición de los medios de comunicación vía correo electrónico.

Dankins es acusado en documentos de corte de disparar al apartamento en donde su novia se había resguardado de él con el hijo de ambos en brazos, causando una fuga al romper una línea de gas detrás de una estufa.

El sospechoso declaró a los detectives que después de tener una discusión con la mujer alrededor de las 10 p.m. el 28 de septiembre, caminó alrededor del complejo de viviendas por varias horas antes de salir en un taxi cerca de las 2: 30 a.m.

En algún momento durante ese intervalo de tiempo, Dankins regresó al apartamento de un vecino (donde su novia -que está embarazada- se refugió con su bebé) y disparó un arma hacia la puerta y ventana, pegándole a una línea de gas detrás de la estufa del lugar. La mujer y su hijo ya no estaban en la unidad.

A día siguiente, cuatro bomberos respondieron a las llamadas de vecinos que reportaban una aparente fuga de gas. Pauline Pérez, Andrew Curtis, Christopher Gadomski y Ronald Hall llegaron al lugar y hablaron con tres empleados de los apartamentos.

De acuerdo a la declaración jurada, Pérez entró al apartamento y detectó el olor a gas. Cuando iba a salir, el gas que despedía la estufa prendió fuego y no se alcanzó a librar del estallido, los mismo que sus tres compañeros.

La oficial tuvo que ser hospitalizada tras sufrir quemaduras de tercer y segundo grado. Fue dada de alta el pasado 15 de octubre tras resultar gravemente herida.

Aproximadamente 250 personas fueron desplazadas de sus viviendas debido a los daños causados, además de reportar robos. Esta semana, seguían afectados por el daño colateral del incidente.

Gadomski sufrió fracturas de tibias y peroné en ambas piernas, así como quemaduras en la cara y el cuerpo, de acuerdo a la información contenida en la declaración jurada.Hall se fracturó la tibia derecha y sufrió quemaduras de segundo grado. Curtis se lastimó el pie derecho, pero fue atendido y dado de alta el mismo día. Gadomski y Hall seguían hospitalizados el martes, cuando la policía anunció el arresto del sospechoso.

Los tres empleados del apartamento también sufrieron lesiones, incluidas quemaduras, cortes y quemaduras de cabello.