Dallas: Dos acusadas de matar a Marisela Botello huyeron al retirarse monitor GPS

Dos mujeres acusadas de apuñalar a muerte a una joven hispana de Seattle durante su visita a Dallas en octubre de 2020 lograron huir estando libres bajo fianza tras retirarse sus respectivos brazaletes electrónicos que les colocaron en los tobillos las autoridades en el polémico caso.

De acuerdo a documentos judiciales, Nina Marrano y Lisa Dykes, de 50 y 58 años de edad, se retiraron sus dispositivos GPS  con minutos de diferencia, una después de la otra el Día de Navidad y huyeron, estando en libertad bajo fianza de $500,000 cada una y bajo arresto domiciliario.

No fue hasta más de una semana después que se le notificó al condado de Dallas que la pareja había desaparecido (el 4 de enero), según WFAA.

Ambas mujeres enfrentan cargos por el asesinato de Marisela Botello-Valadez en Dallas, acusadas de homicidio y destrucción de evidencia tras el crimen que presuntamente cometieron a principios de octubre de 2020.

Dennesly Castillo, una familiar de Botello, quien tenía 23 años, le dijo a WFAA que estaba frustrada porque la pareja había sido dejada libre y que tal como lo temía, las dos intentaron escapar y lo lograron.

"Supongo que pudieron pasar las vacaciones juntos en la comodidad de su casa en lugar de estar encerrados", dijo Castillo. "(Nosotros)No tenemos esa opción. No tenemos la opción de poder volver a sentarnos allí con Marisela y celebrar o estar fuera de casa".

Botello viajó de Seattle a Dallas a visitar a un amigo y una noche antes de su vuelo de regreso a casa, salió sola a un lugar a la zona Deep Ellum y no volvió a ser vista con vida por su amigo ni familiares.

Durante meses no hubo señales de Botello y los reportes de su desaparición tardaron en volverse oficiales hasta que la Policía de Dallas emitió los avisos correspondientes. Los restos de la joven mujer de raíces mexicanas fueron descubiertos Wilmer, un área boscosa a 15 millas de Dallas en marzo de 2021.

Marano y Dykes fueron arrestados en Florida poco después del hallazgo, tras un análisis de los registros telefónicos, el cual llevó a los investigadores a una casa compartida por las mujeres, que son pareja sentimental, en Mesquite. Un registro de la vivienda reveló que, a pesar de los esfuerzos por limpiar la alfombra, debajo de esta encontraron manchas de sangre roja y marrón pertenecientes a Botello-Valadez.

Mientras que Charles Beltran, de 32 años, quien fue visto con Botello-Valadez la noche de su desaparición, permaneció encarcelado en el condado de Dallas, Dykes y Marano fueron liberadas bajon fianza después de pagar una fianza en mayo del año pasado con la condición de permanecer bajo arresto domiciliario y usar monitores GPS.

Pero el Día de Navidad, con una aparente diferencia de 4 minutos, cada una logró quitarse el brazalete o tobillera con el que cada una era monitoreada por las autoridades.

Dos días después de Navidad, las autoridades llamaron y enviaron mensajes de texto y correos electrónicos a los números indicados, pero no pudieron comunicarse con ninguna de las mujeres, según los documentos.

No fue hasta más de una semana después que se notificó al condado de Dallas que la pareja había desaparecido el 4 de enero, según WFAA.

De acuerdo a documentos judiciales, Nina Marrano y Lisa Dykes, de 50 y 58 años de edad, se retiraron sus dispositivos GPS  con minutos de diferencia, una después de la otra el Día de Navidad y huyeron, estando en libertad bajo fianza de $500,000 cada una y bajo arresto domiciliario.

No fue hasta más de una semana después que se le notificó al condado de Dallas que la pareja había desaparecido (el 4 de enero), según WFAA.

Ambas mujeres enfrentan cargos por el asesinato de Marisela Botello-Valadez en Dallas, acusadas de homicidio y destrucción de evidencia tras el crimen que presuntamente cometieron a principios de octubre de 2020.

Dennesly Castillo, una familiar de Botello, quien tenía 23 años, le dijo a WFAA que estaba frustrada porque la pareja había sido dejada libre y que tal como lo temía, las dos intentaron escapar y lo lograron.

"Supongo que pudieron pasar las vacaciones juntos en la comodidad de su casa en lugar de estar encerrados", dijo Castillo. "(Nosotros)No tenemos esa opción. No tenemos la opción de poder volver a sentarnos allí con Marisela y celebrar o estar fuera de casa".

Botello viajó de Seattle a Dallas a visitar a un amigo y una noche antes de su vuelo de regreso a casa, salió sola a un lugar a la zona Deep Ellum y no volvió a ser vista con vida por su amigo ni familiares.

Durante meses no hubo señales de Botello y los reportes de su desaparición tardaron en volverse oficiales hasta que la Policía de Dallas emitió los avisos correspondientes. Los restos de la joven mujer de raíces mexicanas fueron descubiertos Wilmer, un área boscosa a 15 millas de Dallas en marzo de 2021.

Marano y Dykes fueron arrestados en Florida poco después del hallazgo, tras un análisis de los registros telefónicos, el cual llevó a los investigadores a una casa compartida por las mujeres, que son pareja sentimental, en Mesquite. Un registro de la vivienda reveló que, a pesar de los esfuerzos por limpiar la alfombra, debajo de esta encontraron manchas de sangre roja y marrón pertenecientes a Botello-Valadez.

Mientras que Charles Beltran, de 32 años, quien fue visto con Botello-Valadez la noche de su desaparición, permaneció encarcelado en el condado de Dallas, Dykes y Marano fueron liberadas bajon fianza después de pagar una fianza en mayo del año pasado con la condición de permanecer bajo arresto domiciliario y usar monitores GPS.

Pero el Día de Navidad, con una aparente diferencia de 4 minutos, cada una logró quitarse el brazalete o tobillera con el que cada una era monitoreada por las autoridades.

Dos días después de Navidad, las autoridades llamaron y enviaron mensajes de texto y correos electrónicos a los números indicados, pero no pudieron comunicarse con ninguna de las mujeres, según los documentos.

No fue hasta más de una semana después que se notificó al condado de Dallas que la pareja había desaparecido el 4 de enero, según WFAA.