Dallas: Abren al público una fuente interactiva en el parque Klyde Warren

DALLAS -- Decenas de niños disfrutaron el miércoles del primer día de una espectacular fuente interactiva que empezó a funcionar en el parque Klyde Warren y está ubicada entre las calles Olive y Pearl en el centro de la ciudad.

También, al parecer, se olvidaron durante un largo rato de sus aparatos electrónicos y chapotearon todo lo que quisieron.

Mateo y Christian llegaron con su madre desde el área de Pleasant Grove y durante más de una hora se centraron en el par de tenis del mayor de los hermanos, los cuales nunca pudo sacar del chapoteadero una vez que el más pequeño se apoderó de ellos de manera juguetona pero enérgica.

Su madre los observaba sonriendo, sentada en una banca frente a ellos. Una de las cosas que más le agradó de la fuente y chapoteadero es que le inyectan más seguridad, en comparación a cuando los lleva a una alberca en donde se preocupa del peligro de ahogamiento, dijo a HOY Dallas. 

El horario de la atracción (gratuita y abierta al público) es de 8 a.m. a 10 p.m. A diario, cuando comience a oscurecer, la fuente "cobrará vida" durante aproximadamente 30 a 45 minutos con aguas y luces danzantes y un despliegue musical que cambiará mensualmente.

La familia Jasso llegó con sus tres niños poco antes de que empezara el espectáculo de luces y sonido en la noche inaugural. Se prepararon tan bien que sus pequeños recorrían la fuente protegidos con cascos y a bordo de pequeños triciclos.

Los visitantes pueden jugar en el agua incluso durante el show, un hecho que convierte a la fuente en una de las más únicas del mundo.

"Es una oportunidad para sacarlos de casa y que dejen de jugar frente a una pantalla", dijo Yareli Jasso. Su esposo Abraham coincidió con ella.

Los Jasso además vieron también la ocasión de que varias culturas se puedan reunir al converger en el lugar.

Tres "árboles" de acero inoxidable y una serie de figuras de metal inspiradas en las áreas verdes del parque que une al área de "Uptown" con el centro de Dallas (por encima de un tramo de la autopista 35), producen hojas gigantescas cuando funcionan al unísono.

Los impresionantes árboles fueron fabricados localmente por trabajadores de la compañía Big D Metalworks.

La construcción de la fuente fue posible gracias a la generosidad de Nancy Best, integrante de la mesa directiva del Klyde Warren Park.

También, al parecer, se olvidaron durante un largo rato de sus aparatos electrónicos y chapotearon todo lo que quisieron.

Mateo y Christian llegaron con su madre desde el área de Pleasant Grove y durante más de una hora se centraron en el par de tenis del mayor de los hermanos, los cuales nunca pudo sacar del chapoteadero una vez que el más pequeño se apoderó de ellos de manera juguetona pero enérgica.

Su madre los observaba sonriendo, sentada en una banca frente a ellos. Una de las cosas que más le agradó de la fuente y chapoteadero es que le inyectan más seguridad, en comparación a cuando los lleva a una alberca en donde se preocupa del peligro de ahogamiento, dijo a HOY Dallas. 

El horario de la atracción (gratuita y abierta al público) es de 8 a.m. a 10 p.m. A diario, cuando comience a oscurecer, la fuente "cobrará vida" durante aproximadamente 30 a 45 minutos con aguas y luces danzantes y un despliegue musical que cambiará mensualmente.

La familia Jasso llegó con sus tres niños poco antes de que empezara el espectáculo de luces y sonido en la noche inaugural. Se prepararon tan bien que sus pequeños recorrían la fuente protegidos con cascos y a bordo de pequeños triciclos.

Los visitantes pueden jugar en el agua incluso durante el show, un hecho que convierte a la fuente en una de las más únicas del mundo.

"Es una oportunidad para sacarlos de casa y que dejen de jugar frente a una pantalla", dijo Yareli Jasso. Su esposo Abraham coincidió con ella.

Los Jasso además vieron también la ocasión de que varias culturas se puedan reunir al converger en el lugar.

Tres "árboles" de acero inoxidable y una serie de figuras de metal inspiradas en las áreas verdes del parque que une al área de "Uptown" con el centro de Dallas (por encima de un tramo de la autopista 35), producen hojas gigantescas cuando funcionan al unísono.

Los impresionantes árboles fueron fabricados localmente por trabajadores de la compañía Big D Metalworks.

La construcción de la fuente fue posible gracias a la generosidad de Nancy Best, integrante de la mesa directiva del Klyde Warren Park.