10 cargos contra médico acusado de alterar bolsas intravenosas en Dallas

Raynaldo Ortiz, el anestesiólogo del norte de Texas acusado de alterar bolsas intravenosas en un hospital de Dallas y cuyos actos presuntamente causaron la muerte de una persona, fue instruido de 10 cargos en espera de comparecer nuevamente en un tribunal. 

Recientemente fue revelado que a Ortiz se le imputan 10 cargos criminales relacionados con la manipulación y adulteración de sustancias médicas y su próxima cita en una corte es el 14 de octubre.

Cinco cargos de manipulación de productos y cinco cargos de adulteración de una droga forman parte de la acusación formal dada a conocer este mes. De los cinco cargos de manipulación de productos, cuatro de ellos resultaron en lesión corporal seria, indican los documentos judiciales.

Un reporte de WFAA indica que Ortiz le había dicho a un colega que sentía que los supervisores del hospital lo estaban tratando de “crucificar" en relación a un error médico por el que fue reprendido poco antes de que presuntamente inyectara agentes bloqueadores de nervios y otras drogas en bolsas intravenosas en el centro quirúrgico Baylor Scott & White Surgicare North Dallas.

El 15 de septiembre, una denuncia penal indicó que la presunta manipulación a bolsa intravenosas hecha por Ortiz causó la muerte de la anestesióloga Melanie Kaspar, de 55 años, y provocó otras 11 emergencias cardíacas en otros pacientes en el lugar donde trabajaba Ortiz.

Los funcionarios del hospital dijeron que se dieron cuenta de las bolsas intravenosas contaminadas el 24 de agosto, momento en el que "detuvieron todas las operaciones" en las instalaciones del norte de Dallas y notificaron a "las autoridades locales y federales correspondientes". El centro médico volvió a abrir poco después.

En cada caso en que los pacientes tuvieron emergencias cardíacas, según la denuncia, los médicos pudieron estabilizarlo solo mediante el uso de medidas de emergencia. La queja también señaló que la mayoría de los incidentes ocurrieron durante cirugías en las que se usó más de una bolsa intravenosa.

Los investigadores señalaron que la mayoría de las complicaciones ocurrieron en cirugías en las que Ortiz no era el anestesiólogo, pero el video de vigilancia del pasillo de la sala de operaciones del hospital aparentemente mostraba a Ortiz colocando bolsas intravenosas en un calentador de bolsas de acero inoxidable utilizado por otros médicos, poco antes de que sus pacientes experimentaran emergencias cardíacas.

En septiembre, Ortiz fue suspendido por la Junta Médica de Texas después de determinarse que su práctica representaba una “continua amenaza al bienestar del público”. En dos ocasiones anteriores había sido disciplinado por esa misma junta.

El anestesiólogo podría enfrentar una sentencia de cárcel de por vida si es hallado culpable de los cargos federales que ahora enfrenta.

Recientemente fue revelado que a Ortiz se le imputan 10 cargos criminales relacionados con la manipulación y adulteración de sustancias médicas y su próxima cita en una corte es el 14 de octubre.

Cinco cargos de manipulación de productos y cinco cargos de adulteración de una droga forman parte de la acusación formal dada a conocer este mes. De los cinco cargos de manipulación de productos, cuatro de ellos resultaron en lesión corporal seria, indican los documentos judiciales.

Un reporte de WFAA indica que Ortiz le había dicho a un colega que sentía que los supervisores del hospital lo estaban tratando de “crucificar" en relación a un error médico por el que fue reprendido poco antes de que presuntamente inyectara agentes bloqueadores de nervios y otras drogas en bolsas intravenosas en el centro quirúrgico Baylor Scott & White Surgicare North Dallas.

El 15 de septiembre, una denuncia penal indicó que la presunta manipulación a bolsa intravenosas hecha por Ortiz causó la muerte de la anestesióloga Melanie Kaspar, de 55 años, y provocó otras 11 emergencias cardíacas en otros pacientes en el lugar donde trabajaba Ortiz.

Los funcionarios del hospital dijeron que se dieron cuenta de las bolsas intravenosas contaminadas el 24 de agosto, momento en el que "detuvieron todas las operaciones" en las instalaciones del norte de Dallas y notificaron a "las autoridades locales y federales correspondientes". El centro médico volvió a abrir poco después.

En cada caso en que los pacientes tuvieron emergencias cardíacas, según la denuncia, los médicos pudieron estabilizarlo solo mediante el uso de medidas de emergencia. La queja también señaló que la mayoría de los incidentes ocurrieron durante cirugías en las que se usó más de una bolsa intravenosa.

Los investigadores señalaron que la mayoría de las complicaciones ocurrieron en cirugías en las que Ortiz no era el anestesiólogo, pero el video de vigilancia del pasillo de la sala de operaciones del hospital aparentemente mostraba a Ortiz colocando bolsas intravenosas en un calentador de bolsas de acero inoxidable utilizado por otros médicos, poco antes de que sus pacientes experimentaran emergencias cardíacas.

En septiembre, Ortiz fue suspendido por la Junta Médica de Texas después de determinarse que su práctica representaba una “continua amenaza al bienestar del público”. En dos ocasiones anteriores había sido disciplinado por esa misma junta.

El anestesiólogo podría enfrentar una sentencia de cárcel de por vida si es hallado culpable de los cargos federales que ahora enfrenta.