Tragedia en el hospital Metodista de Dallas y la historia criminal del acusado

Las autoridades confirmaron la identidad y los antecedentes criminales del hombre acusado de disparar y matar a dos empleadas en un hospital de Dallas el sábado, en el área de maternidad.

Nestor Oswaldo Hernandez, de 30 años, enfrenta cargos de homicidio capital tras la tragedia ocurrida alrededor de las 11 a.m. en el Centro Médico Metodista Dallas. El agresor tenía permiso de estar en el lugar para visitar a su pareja que iba dar a luz.

De acuerdo a una declaración jurada, Hernandez al estar en la habitación con su novia y el recién nacido, comenzó a reclamarle una "infidelidad" y a amenazar con matarla.

Hernandez no cumplió con la amenaza, pero sí golpeo a la mujer con la pistola que llevaba. Instantes después, disparo contra dos empleadas que fueron identificadas el lunes por la oficina del medico forense del condado de Dallas.

Jaqueline Pokuaa y Katie Flowers fueron las víctimas fatales de la tragedia. Una era una asistente y trabajadora social del hospital y la otra era una enfermera. 

"La familia del Sistema de Salud Metodista tiene el corazón roto por la perdida de dos de nuestros queridos miembros. Toda nuestra organización lamenta esta inimaginable tragedia. Queremos asegurarle a nuestros pacientes, doctores, empleados y comunidad que el Centro Médico Metodista Dallas está seguro y no hay amenazas. Apreciamos el apoyo de la comunidad durante este difícil trance", declaró el centro hospitalario.

El presunto agresor fue baleado por un policía del hospital después de disparar sobre las empleadas. Hernández fue detenido y transportado a otro hospital. 

La vocera del Departamento de Justicia Criminal de Texas corroboró que Hernandez llevaba un monitor en el tobillo, así como la libertad condicional en la que se encontraba después de una condena por robo agravado.

Se desconoce su estado de salud o si ha conseguido un abogado.

Eddie García, jefe de la Policía de Dallas, publico sus condolencias respecto al ataque y dijo sobre el historial criminal de Hernandez, que era una horrible falla del sistema judicial.

 

 

 

Nestor Oswaldo Hernandez, de 30 años, enfrenta cargos de homicidio capital tras la tragedia ocurrida alrededor de las 11 a.m. en el Centro Médico Metodista Dallas. El agresor tenía permiso de estar en el lugar para visitar a su pareja que iba dar a luz.

De acuerdo a una declaración jurada, Hernandez al estar en la habitación con su novia y el recién nacido, comenzó a reclamarle una "infidelidad" y a amenazar con matarla.

Hernandez no cumplió con la amenaza, pero sí golpeo a la mujer con la pistola que llevaba. Instantes después, disparo contra dos empleadas que fueron identificadas el lunes por la oficina del medico forense del condado de Dallas.

Jaqueline Pokuaa y Katie Flowers fueron las víctimas fatales de la tragedia. Una era una asistente y trabajadora social del hospital y la otra era una enfermera. 

"La familia del Sistema de Salud Metodista tiene el corazón roto por la perdida de dos de nuestros queridos miembros. Toda nuestra organización lamenta esta inimaginable tragedia. Queremos asegurarle a nuestros pacientes, doctores, empleados y comunidad que el Centro Médico Metodista Dallas está seguro y no hay amenazas. Apreciamos el apoyo de la comunidad durante este difícil trance", declaró el centro hospitalario.

El presunto agresor fue baleado por un policía del hospital después de disparar sobre las empleadas. Hernández fue detenido y transportado a otro hospital. 

La vocera del Departamento de Justicia Criminal de Texas corroboró que Hernandez llevaba un monitor en el tobillo, así como la libertad condicional en la que se encontraba después de una condena por robo agravado.

Se desconoce su estado de salud o si ha conseguido un abogado.

Eddie García, jefe de la Policía de Dallas, publico sus condolencias respecto al ataque y dijo sobre el historial criminal de Hernandez, que era una horrible falla del sistema judicial.