Un año después: Arrestan a un padre por la muerte de su bebé en Fort Worth

FORT WORTH -- Un hombre de 22 años enfrenta un cargo de homicidio capital, acusado en la muerte de su hija de menos de dos meses de vida ocurrida el año pasado en esta ciudad.

La bebé Aracely Estella Gonzalez falleció en la unidad de cuidados intensivos en el hospital Cook Children el 10 de agosto de 2022 y la oficina del Médico Forense del condado de Tarrant determinó que su muerte fue un homicidio.

De acuerdo al diario Star-Telegram, Heron Gonzalez llamó al 911 el 10 de agosto de 2022 por la tarde y le dijo a la operadora que su hija no respondía. González declaró a la policía que cuidaba de la pequeña Aracely y de su hijastro de dos años mientras la mamá de los niños estaba trabajando ese día. Detalló que acostó a la niña para una siesta y se fue a jugar con su hijastro al otro cuarto y cuando regresó a revisar a la niña, descubrió que la bebé había cambiado de color y estaba inconsciente.

El padre de la bebé dijo que se llenó de pánico y empezó a darle resucitación cardiopulmonar (RCP). En un documento producido tras una orden de registro se estableció que le dijo a la policía que él "no había lastimado a Aracely de ninguna manera", pero no pudo explicar lesiones tales como hemorragia cerebral aguda, hemorragia retinal, múltiples fracturas de costillas, golpes en el pecho y laceración del hígado.

La madre de la bebé, Angélica Soto, le dijo a los detectives que le preocupaba que el padre de su niña "se frustrara demasiado o le diera ansiedad al cuidar a Aracely". Su esposo nunca se había portado violento con la bebé, le dijo Soto a la policía, pero señaló que batallaba para lidiar con el llanto de la niña y que a veces se ponía "enfurecido" si era interrumpido mientras jugaba videojuegos.

Soto dijo que ese día le envió mensajes a González recordándole que saliera a fumar si necesitaba calmarse o que caminara afuera un rato. Gonzalez le dijo a Soto que no se preocupara y le mandó fotos de Aracely, dijo la policía. Poco después de las 3:30 p.m. González le llamó a Soto para decirle que algo estaba mal y le envió textos unos tres minutos después preguntándole si le debería de llamar al 911, de acuerdo a una copia de la orden de arresto contra González obtenida por el Star-Telegram.

La policía giró una orden de registro el 22 de agosto de 2022, 12 días después de la muerte de la bebé y confiscó los teléfonos, tanto de González como de Soto. También recogieron una consola de juego Xbox del apartamento para determinar si González había estado en una sesión de juego alrededor del tiempo en que la bebé fue lesionada.

En julio de 2023 el caso fue reasignado a otro detective para investigar más a fondo. El detective revisó el historial del teléfono de González y encontró búsquedas en internet sobre dar RCP a un bebé alrededor de las 3:24 p.m. el día en que Aracely murió. Inmediatamente después de llamarle a Soto para decirle que algo estaba mal, González llamó a otro número y no llamó al 911 sino hasta cerca de las 3:40 p.m. de acuerdo a la orden de arresto.

El detective habló con Soto y revisó las fotos de la niña tomadas horas antes de su muerte y la bebé aparecía normal y saludable en las fotos según la orden de arresto. "Aracely pasó de estar en buena condición a necesitar asistencia médica mientras estuvo bajo los cuidados de Heron", estableció la orden de arresto.

La policía arrestó a González el jueves pasado y lo fichó en la cárcel de Fort Worth poco antes de las 2 p.m. El viernes se encontraba en la cárcel del condado de Tarrant con una fianza de $400,000.

En un caso aparte, en febrero de este año González fue acusado de agredir a Soto y un gran jurado le hizo una acusación formal en julio en un cargo de violencia familiar continua, de acuerdo a documentos judiciales.

"Voy a hacer que su espíritu se mantenga vivo, que su historia sea contada y que su memoria no sea olvidada", dijo la joven madre a WFAA-TV en una entrevista.

La bebé Aracely Estella Gonzalez falleció en la unidad de cuidados intensivos en el hospital Cook Children el 10 de agosto de 2022 y la oficina del Médico Forense del condado de Tarrant determinó que su muerte fue un homicidio.

De acuerdo al diario Star-Telegram, Heron Gonzalez llamó al 911 el 10 de agosto de 2022 por la tarde y le dijo a la operadora que su hija no respondía. González declaró a la policía que cuidaba de la pequeña Aracely y de su hijastro de dos años mientras la mamá de los niños estaba trabajando ese día. Detalló que acostó a la niña para una siesta y se fue a jugar con su hijastro al otro cuarto y cuando regresó a revisar a la niña, descubrió que la bebé había cambiado de color y estaba inconsciente.

El padre de la bebé dijo que se llenó de pánico y empezó a darle resucitación cardiopulmonar (RCP). En un documento producido tras una orden de registro se estableció que le dijo a la policía que él "no había lastimado a Aracely de ninguna manera", pero no pudo explicar lesiones tales como hemorragia cerebral aguda, hemorragia retinal, múltiples fracturas de costillas, golpes en el pecho y laceración del hígado.

La madre de la bebé, Angélica Soto, le dijo a los detectives que le preocupaba que el padre de su niña "se frustrara demasiado o le diera ansiedad al cuidar a Aracely". Su esposo nunca se había portado violento con la bebé, le dijo Soto a la policía, pero señaló que batallaba para lidiar con el llanto de la niña y que a veces se ponía "enfurecido" si era interrumpido mientras jugaba videojuegos.

Soto dijo que ese día le envió mensajes a González recordándole que saliera a fumar si necesitaba calmarse o que caminara afuera un rato. Gonzalez le dijo a Soto que no se preocupara y le mandó fotos de Aracely, dijo la policía. Poco después de las 3:30 p.m. González le llamó a Soto para decirle que algo estaba mal y le envió textos unos tres minutos después preguntándole si le debería de llamar al 911, de acuerdo a una copia de la orden de arresto contra González obtenida por el Star-Telegram.

La policía giró una orden de registro el 22 de agosto de 2022, 12 días después de la muerte de la bebé y confiscó los teléfonos, tanto de González como de Soto. También recogieron una consola de juego Xbox del apartamento para determinar si González había estado en una sesión de juego alrededor del tiempo en que la bebé fue lesionada.

En julio de 2023 el caso fue reasignado a otro detective para investigar más a fondo. El detective revisó el historial del teléfono de González y encontró búsquedas en internet sobre dar RCP a un bebé alrededor de las 3:24 p.m. el día en que Aracely murió. Inmediatamente después de llamarle a Soto para decirle que algo estaba mal, González llamó a otro número y no llamó al 911 sino hasta cerca de las 3:40 p.m. de acuerdo a la orden de arresto.

El detective habló con Soto y revisó las fotos de la niña tomadas horas antes de su muerte y la bebé aparecía normal y saludable en las fotos según la orden de arresto. "Aracely pasó de estar en buena condición a necesitar asistencia médica mientras estuvo bajo los cuidados de Heron", estableció la orden de arresto.

La policía arrestó a González el jueves pasado y lo fichó en la cárcel de Fort Worth poco antes de las 2 p.m. El viernes se encontraba en la cárcel del condado de Tarrant con una fianza de $400,000.

En un caso aparte, en febrero de este año González fue acusado de agredir a Soto y un gran jurado le hizo una acusación formal en julio en un cargo de violencia familiar continua, de acuerdo a documentos judiciales.

"Voy a hacer que su espíritu se mantenga vivo, que su historia sea contada y que su memoria no sea olvidada", dijo la joven madre a WFAA-TV en una entrevista.